Con ventilador. Así se vio por lo menos hoy en la mañana a Lily Pérez en su intervención en el programa de TVN Estado Nacional, donde explicó su ausencia ayer al consejo nacional de Renovación Nacional que se hizo ayer en el Congreso sede Santiago.

La senadora, militante hace 24 años, dijo nunca haberse enfrentado a una directiva como la que lidera el ex concejal de Las Condes y ahora senador designado, Carlos Larraín. “Nunca habíamos vivido una situación como esta. Y me da mucha pena, y tuve mucha razón de no ir al Consejo, de que el voto político no fue un voto de apoyo al Presidente Piñera, que eso era lo importante”, señaló.

Pérez además explicó que ellos no representan la disidencia sino “la esencia de Renovación Nacional” y que es en definitiva la conducción de Larraín la que ha puesto la piedra en el zapato de los integrantes del partido. “Es efectivamente el presidente más conservador que ha tenido Renovación Nacional. Con la diferencia de otros presidentes conservadores en el pasado, como Sergio Diez, nunca hubo un intento de aplastar el otro alma de Renovación Nacional”, dijo.

La senadora por la Quinta Región Interior explicó que siempre han existido diferentes posturas al interior del partido, pero hoy lo que ocurre en la tienda de Antonio Varas son “diferencia ideológicas”. A modo de ejemplo, comentó el voto de la bancada de senadores de RN donde cinco de los ocho que la integran votaron en contra de la Ley Antidiscriminación, algo que calificó como “inmoral”.

Junto a eso, Pérez hizo pebre a los militantes de su partido que no condenaron el homenaje al ex agente de la DINA, Miguel Krassnoff, diciendo que la separa un “abismo ideológico” la postura de algunos miembros del partido. “Me hubiera gustado mucho ver a la directiva de mi partido sumándose a la declaración del Presidente y diciendo exactamente lo mismo, no festinando ni haciendo un chiste de la situación”, aludiendo a las declaraciones de Larraín quien dijo en la semana que los presos también podían tener amigos.