Vía El Comercio

Es madre de una hija de solo 4 años, estudia en la prestigiosa Universidad Estatal de Moscú, pertenece a un grupo de punk y a otro de arte callejero, y además es una activista política y social. Todo esto sirve para describir a solo una mujer, Nadezhda Tolokonnikova, la lideresa del grupo Pussy Riot, quien tiene 22 años y un historial no tan conocido pero muy transgresor hacia los valores tradicionales de la conservadora sociedad rusa.

Tolokonnikova, también esposa del artista de las calles Pyotr Verzilov, con quien conforma el grupo Voina, no solo tomó un templo de la iglesia ortodoxa rusa para dedicarle ‘un rezo punk’ a Vladimir Putin. A esta joven mujer –cuyos acusadores creen que es la líder y creadora de la travesura de las Riot- no le importó hace unos años participar de una orgía revindicativa dentro de un museo de la capital rusa. Lo hizo con su esposo Verzilov y los integrantes de su grupo artístico. Reclamaban (con este estilo transgresor) por la elección de Dimitri Medvedev, ex presidente ruso al que consideraban una marioneta de Putin en el Kremlin. Para entonces, Nadezhda acababa de cumplir 18 años y estaba embarazada.

Esto ocurrió en el 2008, mucho antes de que se haga famosa en todo el mundo. Ahora, sus grandes ojos marrones y rostro inocente se pueden contemplar en todos las portadas de diarios a nivel internacional, vistiendo el simbólico polo azul con la frase “no pasarán” y ocasionando reacciones de naciones pidiendo por la libertad de la banda, condenada a 2 años de prisión.

MÁS DE LAS PROTESTAS DE TOLOKONNIKOVA
Con los Voina (palabra rusa que significa guerra) protestó de varias maneras. Una de sus más atrevidos actos fue dibujar un órgano sexual masculino gigante sobre un puente levadizo frente a un cuartel de los servicios de inteligencia rusos (FSB) en San Petersburgo.

En el 2010 encabezó una manifestación contra la tala de un bosque en Khimki, en las periferias de Moscú, y fue esposada tras enfrentarse a agentes de seguridad.

Otra de sus conocidas performances ocurrió el año pasado, donde Tolokonnikova recorrió las calles de varias ciudades sorprendiendo a unas 120 mujeres agentes de policía mientras las intentaba besar a la fuerza, en tanto que el colectivo Voina la grababa.

Su ‘sex appeal’ ha conquistado al propio director de la edición ucraniana de la revista “Playboy”, quien le deseó pronta libertad y le ofreció las páginas centrales de la revista para mostrarse al desnudo. Algunos testigos han declarado a las autoridades que sus dos amigas detenidas era “chicas normales” antes de conocerla, por lo que consideran que Nadezhda Tolokonnikova es la ‘devil genious’ (malvada genio) del grupo.