A pocos días de ocurrido el terremoto de febrero de 2010, un grupo de ex estudiantes del Luis Campino se reunió en el Phone Box Pub en el Patio de Providencia. El motivo central de la reunión era prestar ayuda a la zona de Doñihue, VI Región, donde muchas veces los convocados realizaron su actividad parroquial, guitarra en mano y cruz de madera colgando al cuello.

Luego de coordinarse uno de ellos preguntó: “¿Y qué es de Marcelo Brunet?”. “No me digas nada que me estafó con plata”, dijo uno de los contertulios. A varios la vergüenza les cambió la expresión del rostro y las respuestas se repitieron: “a mi también”, “a mí también”, “a mí también”.

En 2010 Brunet era un desconocido. Saltó a la fama el 24 de agosto de 2011 cuando fue invitado por el Presidente Sebastián Piñera como “twittero influyente” junto a otros de su género, para analizar la situación nacional, en el marco de las marchas estudiantiles. Lo que hasta ahora es su fuerte como “opinólogo online” fue al mismo tiempo lo que lo expuso ante los que se dicen sus víctimas.

Ahora que se supo de su posible candidatura a diputado por RN en el distrito 19 (Independiencia-Recoleta), muchos a los que les adeuda dinero, hoy le piden que pague. De hecho, en la red del pajarito hasta hace poco se podía encontrar con el hashtag #estafadosporbrunet.

Brunet: un misterio

Apodado en el colegio “el oveja” o “el político” fue uno más de la pastoral, compartió los mismos ideales religiosos y tocaba la guitarra como pocos, toda vez que era el objeto de constante bullying.

Luego de graduarse en el Luis Campino, entró a derecho en la Universidad Católica donde se recibió de abogado. Su camino natural fue a la UDI, partido que abandonó hace pocos años para ingresar a las filas de RN. En dicha colectividad logró instalarse bien, no sólo por su fama de twittero influyente, sino además porque apareció en todos los medios como el profesional que le “salvó” la candidatura a Sabat en el tribunal electoral.

En internet su perfil de Linkedin está cerrado y en algunas publicaciones en la web aparece como abogado externo del estudio Bitrán y Compañía.

Hoy está convertido en “twittero influyente” a tiempo completo. Funge como columnista de La Tercera, las radios Cooperativa, y Agricultura y de panelista en la programa de la Futuro, “palabras sacan palabras”.

Pese a todo ese currículum, arrastra una cantidad de deudas difíciles de imaginar. Su Dicom revelaba hasta hace poco algunas de ellas. Por ejemplo, un protesto con el banco Itaú de más de $ 14 millones que data de 2009, otros $ 4 millones al Santander, entre otros que arrojan un total superior a los $ 28 millones.

Otras deudas las contrajo con sus amigos, sus compañeros de curso, a quienes nunca les pagó la plata que les pidió para cancelar, por ejemplo, la cuenta del celular. Para conseguirlo usaba artimañas como que sus hijos estaban graves en la clínica, entre otras argucias. Mantuvo una millonaria deuda por el arriendo de su departamento en Las Condes, que luego de varios intentos y amenazas de desalojo de los dueños, canceló a regañadientes.

“Un chanta asqueroso”

María José Vásquez es periodista. Su padre tiene un departamento de 170 metros cuadrados en Domingo Bondi, Las Condes. Se lo arrendaron a Brunet hace cerca de tres años y llegó a tener una deuda de más de $8 millones. No ha pagado los gastos comunes y ha usado las mismas chivas peludas. El arriendo, de 450 lucas, de hecho, el dueño de casa nunca se lo reajustó, porque los incumplimientos le hicieron temer que nunca pagaría.

Vásquez confirmó los hechos a este diario y reveló las conversaciones que por twitter ha tenido con Brunet, donde le exige que pague de una vez.

“Un mes no paga, otro sí… De hecho después de casi tres años pagó casi 8 millones… Siempre me decía que tenía una pega lista, un contrato… es un chanta asqueroso”.

La información entregada por la profesional, también consta en una carta de desalojo enviada en agosto pasado por el dueño de casa al padrastro de Marcelo Brunet, René Banduc, quien funge como el verdadero arrendador, ya que el “twittero influyente”, en 2009, no pudo acreditar renta.

-¿Nunca trataron de echarlo?
-En un minuto mi papá con lo que le pagó en su momento dijo: lo llevo a tribunales, pero luego pagaba un poco y así se fue alargando la cosa.

Cagar a la mejor amiga

María Victoria Soto es una doctora de derecha. Estudiaba en Las Monjas Argentinas cuando conoció a Brunet en la pastoral del Luis Campino. Ambos tocaban guitarra. De hecho vivían a pocas cuadras en el barrio Bustamante. “Incluso volvíamos juntos de clase”, recuerda.

“Éramos tan amigos que mi mamá no me dejaba salir si no salía con él. Yuntas, del verbo yuntas”, explica.

En 2008, Soto sufrió violencia intrafamiliar de parte de su marido. Decidió irse de casa con sus hijos para nunca más volver.

“A las pocas semanas me encuentro con Brunet en el Parque Arauco. Me vio unos moretones que tenía en el brazo. Le conté y me dice, ven a hablar conmigo y yo te ayudo. Me fui a su oficina en Vitacura y me cobró 1 millón 800 mil pesos. No tenía, así que le pagué la mitad al contado y el resto en tres cheques que me prestó mi mamá. Incluso tuve que vender mi auto. Hizo un par de gestiones y nada más”, recordó.

Según la afectada, “después de eso nunca más logré comunicarme con él, me cortaba, no me respondía los mensajes.

“Un día de hecho me llamó diciéndome que tenía un problema de flujo de caja y me pidió ayuda con 600 lucas. Le dije no tengo esa cantidad, pero 150 mil sí. Fue hasta mi consulta en Maipú a buscarlas”. En suma, Soto perdió 1 millón 950 mil pesos, asegura.

Pasó un año y en enero de 2009 Soto se aburrió y decidió comenzar a cobrarle. Inició cadenas por facebook, envió mensajes a RN a través de twitter, pidió audiencias y le escribió a Lily Pérez, a Carla Rubilar, pero nada.

“Sabes por qué sigo con esto, porque era mi amigo, porque conozco a su papá, a su mamá, nos contamos la vida, llorábamos juntos, nos faltó pololear… Y espero que nunca haya otro pajarito iluso que caiga en las redes de Brunet y que no llegue a ningún cargo público, porque si lo hace robará abiertamente y protegido por la ley”, insiste.

-Si usted tuviera que calificarlo, ¿qué diría?
-Es un sinverguenza cara de raja. Porque la verdad no tiene pudor. Tiene excusas baratas para todo.

En 2012 Soto presentó una querella criminal patrocinada por el abogado Carlos Quezada, pero la justicia estimó que no se trataba de un delito sino de un incumplimiento de contrato.

Quezada compartió estudio con Brunet y otro del Luis Campino, Reinerio García de la Pastora. De esa oficina Brunet no se fue en muy buenas condiciones. De la Pastora, al ser inquirido por este diario explicó: “No voy a hablar del señor Brunet, pero espero que solucione todos sus problemas para que alguna vez le vaya bien”.

No menor fue la salida de Brunet de Gendarmería, donde sólo alcanzó a estar unos meses en 2011. Lo fueron con viento fresco por su largo Dicom, aseguran fuentes del servicio de prisiones. Quienes le conocen, aseguran que Brunet se justifica con que fueron sólo comentarios maledicentes que terminaron dejándolo fuera de la institución.

Tribunal supremo

Brunet llegó a RN recomendado por la vocera de gobierno Cecilia Pérez hace un par de años. Si bien es militante no es el abogado oficial del partido sino que está contratado para ver temas electorales menores ante el Servel, dijeron en la tienda de Antonio Varas.

El twittero influyente de hecho no tiene oficina en la sede, sino que “va y viene”, dijo una fuente de RN.

El reglamento interno de RN establece sanciones a los militantes por conductas como éstas, las que aplica el Tribunal Supremo. Por lo tanto, quien debe denunciarlo formalmente es otro integrante de la colectividad. De allí que reclamos externos nunca son tomados en cuenta porque se trata de problemas entre privados, indicaron en RN y para ello existen los canales judiciales.

Chiva peluda

La lista de afectados por este abogado no termina. Otro es el ingeniero comercial Claudio Simón, también del Luis Campino, que en 2008 fue contactado a través de Facebook por Brunet.

“Un día me llamó y me dijo que estaba en la clínica; que estaba con su hijo enfermo y que tenía un problema con el teléfono celular; que tenía que pagar la cuenta, que eran 80 mil pesos y me pidió que se la cancelara y que al día siguiente arreglaríamos. De eso han pasado cuatro años y nada”, reveló Simón.

Simón, quien nunca se atrevió a denunciarlo “por el círculo de poder en el que se mueve”, asegura que “lo que me pasó es una monería en comparación con lo que le pasó al resto”, como el caso de un empresario, quien habría sufrido la pérdida de más de $ 7 millones.

Un caso similar lo constituye María Paz Soto, hermana de María Victoria, quien perdió $ 50 mil desde noviembre de 2008. Brunet usó la misma estrategia: su hijo enfermo. La mujer, contactada por este diario reconoció los hechos; que Brunet le dijo lo mismo que a Simón y a su hermana, solicitándole 640 mil pesos. Por suerte no tenía esa cantidad, pero le transfirió lo que le quedaba en la cuenta.

“Este sujeto me cuenta que está complicadísimo porque necesita $640.000, que está terminado de tramitar una cuenta corriente nueva y que como no está lista le va a rebotar un cheque de la clínica. y que en tres días más me devolvería el dinero. (ahora que lo pienso en frío es imposible emitir un cheque de una cuenta corriente que no está tramitada… pero claro, en el minuto uno no piensa bien…. ¡Abran los ojos!)”, escribió en su facebook. Hasta ahora tampoco le ha pagado, pese a los cientos de intentos, consignados en las redes sociales.

Los comentarios a ese post no se hicieron esperar. Amigos, ex compañeros no podían creerlo.

Labia de aquéllas

Otro caso es el del psicólogo, Alejandro Valenzuela, también compañero del Luis Campino y amigos de la pastoral.

“En 2008 aparece Marcelo Brunet por facebook. Que tanto tiempo que no sé de ti, que juntémonos. Le digo, qué buena onda. Yo quería divorciarme y me dijo que me cobraba 2 millones y medio. Le dije, oye ¿ando con el cierre abajo que me quieres ver las bolas?”, relató Valenzuela. Finalmente el tema no prosperó.

Sin embargo, Brunet comenzó a pedirle dinero aduciendo que tiene problemas económicos: “Me pide plata, que su hija estaba muy grave internada en la clínica alemana. Al decirme eso mi corazón se ablandó. Pensé: es un amigo mío y le digo cuánto necesitas. Me dice 300 mil pesos. Después otros 100 mil. Se los pasé. Marcelo me vuelve a llamar dos meses después y me dice ¿tienes 500 mil pesos?. No, le respondí. Pero pásamelos en tres cheques, me dijo. De nuevo accedí”, asegura el profesional.

Pasaron las semanas y el primer cheque salió protestado, pero quien lo cobró fue un factoring. “Lo comencé a hostigar para que me pagara, pero de eso han pasado más de cuatro años. Incluso tuve que pedir un crédito, fue un tremendo problema”, rememoró. Junto a otras peticiones, la suma alcanza más de 1 millón y medio de pesos.

-¿Por qué no lo denunció?
-Este tipo tiene una labia… Y la pérdida de tiempo que iba a tener haciendo ese procedimiento no estaba dispuesto a asumirlo. Así de honesto. Lo real es que este tipo no va a devolver la plata. Nos cagó a todos. Y si me lo encuentro te juro que no me importa caer preso. Mínimo un combo en el hocico. Porque lo único que tenemos son los mensajes de facebook y nada firmado por él.

Otro de los afectados que prefirió omitir su identidad, pero accedió a entregar su versión es un ejecutivo del área financiera, que perdió $ 500 mil pesos.

Aunque en su momento el abogado Mario Schilling, quien fungió hasta hace unos años como vocero de la Fiscalía Oriente, explicó que trabajan en una línea judicial por los “delitos contra el honor”, es decir las injurias a Brunet, hoy el jurista aclara que no está prestando asesorías a candidato RN.

Lea la carta de desalojo contra Brunet

Carta de desalojo contra Brunet

Lea la querella presentada contra Brunet

Querella contra Brunet