A fines de 2011, el entonces ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Alejandro Solís, se trasladó a la ciudad de Calama para realizar diligencias en una causa de violaciones de derechos humanos, relativa a la identificación de restos de 13 detenidos desaparecidos, cuyos cuerpos estaban en el Cementerio Municipal.

Mientras se encontraba en el tribunal, una dirigenta de la Agrupación de Ejecutados Políticos de la zona le pidió una audiencia. Solís se la concedió. Cuando estuvieron frente a frente, la mujer le dijo que la noche anterior le habían dejado bajo la puerta de su casa un sobre sin remitente.

El magistrado escuchó el relato, hasta que la mujer le mostró una imagen tomada desde el aire, cercana al aeropuerto El Loa, ubicado en las afueras de la ciudad.

La fotografía sorprendió a Solís. En ella aparecía un corvo dibujado en el desierto y a los lados de la empuñadura los números 73 y 78. La primera fecha remitía al inicio de la dictadura militar, mientras que el segundo a la remoción de cuerpos a nivel nacional, conocida como “Operación Retiro de Televisores”. Esta última fue supervisada por el entonces general y director de la CNI, Odlanier Mena, quien pese a estar condenado se pasea los fines de semana por el parque arauco, ya que obtuvo el beneficio de la salida dominical.

El ex ministro Alejandro Solís

Hay que recordar que por Calama pasó la llamada Caravana de la Muerte, helicóptero que recorrió el país, a cargo del general Sergio Arellano Stark, que “aceleró juicios” sumarios, es decir fusilamientos, como también una serie de desapariciones forzadas de partidarios de la Unidad Popular. En Calama hubo 26 víctimas a quienes asesinaron a tiros y estocadas de corvo.

Trabajo automático

Con la imagen en la mano, Solís no perdió el tiempo. Llamó de inmediato a Santiago y coordinó con la Brigada de Derechos Humanos de la PDI y el director del Servicio Médico Legal (SML) Patricio Bustos, especialistas del organismo y un arqueólogo para revisar la zona. También iba su actuario Diego Balart.

Lo primero fue verificar la imagen desde el aire. Era real. Fijaron las coordenadas y se dieron a la revisión de la zona, esta vez en tierra firme. Lo que más sorprendió a los presentes fueron las dimensiones: poco más de dos kilómetros. Y que la cal usada para marcar su figura en el desierto, se solidificó para nunca más borrarse.

Rastrearon por varios días si existían restos humanos, porque la imagen bien podía ser una marca en el desierto para saber donde habían sido enterrados los restos de personas que hoy figuran como desaparecidas.

“Sin embargo, pese a la búsqueda acuciosa que se realizó no se halló absolutamente nada”, recordó el magistrado al ser consultado por The Clinic Online acerca del episodio.

El magistrado, hoy en retiro desde fines de 2012 tras cumplir la edad legal de 75 años -y de poco más de diez indagando y condenando a la cúpula de la DINA- explicó que nunca se reveló esta diligencia, para no alimentar falsas expectativas a los familiares.

El corvo, esa arma histórica del Ejército desde la Guerra del Pacífico, sigue allí en el desierto, como un símbolo latente esperando a que alguien descifre su oscuro significado.

Revisa la ubicación en Google Maps


Ver mapa más grande