*
Brindar educación pública de calidad es probablemente la tarea más compleja que un Estado debe asumir ya que, por una parte, se debe asegurar que cada relación de aprendizaje con cada individuo sea de transformación positiva en el desafío del conocimiento y la experiencia y además, esto debe ser diseñado y ejecutado a una escala masiva, en ese sentido, la identidad de las instituciones educativas, los organismos reguladores, las relaciones entre estos y su carácter son muy relevantes porque definen permanentemente el sistema y cuál será su resultado.

El programa de educación de la presidenta electa y de la nueva mayoría es audaz y ambicioso, propone bajo el sello de calidad, equidad e inclusión, cambios en la forma en la cual se ha concebido la provisión de educación escolar en los últimos 30 años. Sus pilares, gratuidad universal, fin al lucro con recursos públicos, término del financiamiento compartido, fortalecimiento del rol del estado en la provisión de servicios educativos y fin a la municipalización, además de una mirada de calidad más allá del simce, sumado a reformas esperables como la de educación parvularia, la educación técnico profesional y la carrera docente son hitos que pretenden dar un ordenamiento diferente a las relaciones establecidas actualmente entre las Identidades que conforman el sistema escolar para asegurar los ejes del programa. En su conjunto se comprende la intención de equilibrar: a) el efecto del dinero en la calidad de educación que se produce para diferentes niños y b) en apariencia implícita, minimizar la influencia de la política como factor determinante en la administración del mismo.

Asumiendo que el programa se implementa, evitando la discusión acá sobre todos los intereses que se verían trastocados con estos hitos, creo desde mi punto de vista que hay un elemento central que se ha dejado de lado que es la Identidad de una Escuela como resultado de sus relaciones internas producidas por sus componentes y que determinan su resultado.

La escuela es el lugar en el cual un maestro produce su arte desplegando su ser y los alumnos aprenden, transformándose en esa experiencia de aprendizaje, por lo que describir la Escuela como resultado de otras Instituciones a mí me resulta inviable y además, aparece una Institución –Sistema Nacional de Educación Pública-, la que al menos por nombre no determina el éxito del propósito sino que sus características con las cuales se relacionará con las Escuelas.

El fin a la Municipalización y la creación del Sistema Nacional de Educación Pública, asumiendo nuevamente que esta se logra implementar, aún con la oposición de los alcaldes que pierden acceso a dinero y poder, y por la deuda que habría que saldar para crear un sistema nuevo, debería relacionarse con las Escuelas con el propósito de que estas continúen siendo Escuela con una Identidad reflejo de buenos resultados, para que esto pueda ocurrir, necesariamente este Servicio Nacional debe ser:

-Completamente apolítico, como el Ministerio Público o el Banco Central, ya que al evitar que sea botín de los partidos se evitan también los vicios de las decisiones no profesionales y además, de eventuales actos de corrupción.

-Basado en la relación de confianza en que la Escuela lo hace bien para perpetuar su Identidad y por tanto, debe tener un foco puesto en la expansión educativa y no el control, es decir, su burocracia no debe tener como eje el control sino que el ayudar a crear. La burocracia es enemiga de la diversidad.

Si este nuevo orden logra poner el acento en las Escuelas como Identidad sustentable que asegura procesos de aprendizaje artísticos por querer decir integrales y a su vez, optimizar los flujos de dinero, llevándolos desde el exceso de burocracia, la corrupción y el lucro hacia el proceso único de aprendizaje, entonces este Sistema caminará por la dirección correcta, lo demás será un parche más como los que tantos tiene nuestro país, un parche que logra solucionar una problemática puntual, pero en medida que lo hace profundiza aún más el problema de fondo. En este camino fractal, el origen jugará un rol clave y a ese pronto tendremos acceso.

*Ingeniero Civil de la U de Chile, co-fundador y gerente de proyectos e Instituciones públicas y privadas en materias de educación con operaciones en Chile y Latinoamérica