Movilh

En representación de la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA) y del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual, el activista Rolando Jiménez expuso en el 26 Período Ordinario de Sesiones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, donde denunció las “graves deudas del Estado de Chile con lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI)”, según consignó el Movilh.

Desde la organización precisaron que Jiménez intervino a pocos minutos de que en la misma sesión el Estado de Chile diera cuenta de su Examen Periódico Universal (EPU), “la más importante prueba en materia de derechos humanos a la que son sometidos los países por sus pares en la ONU”.

“En la ocasión, el Estado de Chile informó que había aceptado todas las propuestas pro igualdad para la diversidad sexual formuladas en enero anterior por variados países de la ONU”, comentaron en el Movimiento.

Al respecto, y ante más de 46 estados, Jiménez valoró que el país asumiera los desafíos planteados por otras naciones, pero puntualizó que “no es suficiente que Chile acepte las recomendaciones, es necesario que se implementen medidas que efectivamente enfrenten la discriminación”.

Asimismo, sostuvo que aún cuando “la discriminación va en sostenido descenso en Chile (…) la homofobia y la transfobia socio-cultural siguen matando. Desde el 2002 a la fecha, 27 personas han sido asesinadas por su orientación sexual o identidad de género y este año, por primera vez, la sede de una organización LGBTI sufrió ataques homofóbicos”.