gaza efe

La ONU condenó hoy el ataque contra una escuela de su agencia para los refugiados palestinos (UNRWA) en la ciudad gazatí de Rafah, en el que murieron al menos 10 civiles, y exigió una rápida investigación y que los responsables respondan ante la Justicia.

“Es un ultraje moral y un acto criminal”, denunció el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en un comunicado de su portavoz, en el que se refirió al suceso como “otra grave violación de la ley humanitaria internacional”.

El diplomático coreano subrayó que los refugios de la ONU deben ser zonas seguras y recordó que se “ha informado repetidamente a las Fuerzas Armadas de Israel del lugar de esas instalaciones”.

“Este ataque, junto a otras violaciones de la legislación internacional, debe ser investigado rápidamente y los responsables deben pagar por ello”, defendió Ban.

Según el portavoz de la UNRWA, Chris Gunness, el bombardeo tuvo lugar a las 10.50 hora local y golpeó las inmediaciones de la escuela de la agencia en Rafah, donde se refugian cerca de 3.000 desplazados.

Durante la actual ofensiva militar, proyectiles del Ejército israelí han alcanzado en al menos otras cinco ocasiones distintos complejos de la ONU, en varios casos ocasionando numerosas víctimas mortales.

El último caso se produjo el pasado 30 de julio cuando quince palestinos murieron y medio centenar resultaron heridos en otro bombardeo en una escuela de la UNRWA en Yabalia, en el norte de Gaza, lo que desató una ola de condenas internacionales contra Israel.

En esta ocasión, el ataque dejó al menos 10 muertos y un número indeterminado de heridos y se produjo dos días después de la ruptura de la última tregua acordada por israelíes y palestinos.

Ban, en su comunicado de hoy, se declaró “profundamente consternado por la espantosa escalada de violencia y por la pérdida de cientos de vidas de palestinos civiles desde la ruptura del alto el fuego humanitario el 1 de agosto”.

“La vuelta de los combates sólo ha exacerbado la crisis humanitaria y sanitaria que está causando estragos en Gaza”, lamentó Ban, que urgió una vez más a retomar el alto el fuego y a iniciar negociaciones entre las partes.

“Esta locura debe detenerse”, subrayó el secretario general de la ONU.

El ataque ocurrió cuando el ejército israelí se ha replegado de la mayor parte del territorio de la franja de Gaza que ocupaba estas dos últimas semanas y media, con la única excepción de la zona de Rafah.

“Hemos completado la retirada de casi todos los sectores”, dijeron las fuentes a Efe al explicar que hoy el Cuerpo de ingenieros completaba la detonación del último de los túneles que Hamás ha construido entre Gaza e Israel.