Andrea Echeverri 2
Andrea Echeverri y Héctor Buitrago. Foto cortesía de Transistor

¿Cómo están para su concierto en el Frontera Festival? Sería la tercera presentación que han hecho como grupo después de su separación.
Claro. Estamos chévere. Nosotros llevábamos como tres años separados, cada uno en su proyecto solista y como a comienzos de este año Rock al Parque, que es un festival grande, gratuito y hecho por el gobierno de Colombia, nos contactó porque este año estaban cumpliendo 20 años. Y como fue una propuesta chévere, comenzamos a ensayar y tocamos en julio. Y luego de eso empezaron a salir más propuestas, tocamos en el Festival de las Almas en el valle de Bravo y luego tenemos Chile.

¿Están pensando en lanzar un nuevo disco?
Estamos en conversaciones, todavía no está firmado ni confirmado, pero nos propusieron hacer un dvd en vivo, más o menos con este mismo repertorio que estamos tocando ahora. Que es un poco histórico, entonces hay un poco de cada disco. Y la idea es que después de ese dvd ahí si nos metamos en el proyecto de un disco nuevo-nuevo.

Han venido varias veces a Chile, ¿cómo es su relación con nuestro público?
Nosotros hemos ido varias veces. Por allá hace muchos años a veces con los Cadillacs, a veces en festivales, una vez tocamos con Los Tres, hicimos varios shows en La Batuta y ahora más reciente con Los Aterciopelados, tal vez en 2010, tocamos en los Carnavales Culturales de Valparaíso. Y luego de eso yo con Ruiseñora, que es mi proyecto personal, estuve en un evento que se llamó ‘Un canto para no olvidar’ y hace menos en la Festival Internacional de Innovación Social, donde canté con Kevin Johanssen.

¿Qué te parece Chile en general?
Me gusta Chile. Me parece que tienen swing. Y ha habido conciertos muy bonitos pero también ha habido varios desastres, pero desastres de esos que tú te acuerdas toda la vida.

¿Cómo cuáles?
Luego de veinte y tantos años de profesión tienes tus desastres más dramáticos y Chile se lleva el premio mayor. Me acuerdo una vez tocamos con los Cadillacs en Reñaca y eso fue pero terrible, porque se convirtió en una una vaina rarísima. Porque era en las dunas y la gente empezó primero a hacer guerra de arena y terminaron con piedras, fue ‘miedosísimo’, terrible. Creo que al guitarrista de los Cadillacs le pegaron con una piedra. Luego de eso hubo otra, muy terrible, en el festival Crazy Rock.Cerraba Cypres Hill y cuando nosotros estábamos tocando, antes de Cypres, la gente empezó a escupirnos.

Pero cómo, ¿se subieron al escenario y la gente los escupió?
Sí, jajaja. La gente nos escupía. Y yo era muy jovencita. Porque si ahora me escupen yo digo bueno chao. Pero yo seguí cantando y me siguieron escupiendo y fue muy horrible. Yo todavía lo recuerdo que veía la guitarra chorreando en escupos, jajaja. Quizá fue porque el público de Cypres era otro al nuestro y ellos eran el plato fuerte. Además en ese tiempo eramos súper famositos con ‘Florecita rockera’, como el ’95. Eramos como los chicos MTV. Pero lo que nos contaban esa vez que en ese particular festival ya habían escupido a varios, entre ellos a Ozzy Osbourne. Puede ser todo esto mitos urbanos o mentiras, pero me contaron que le escupieron y él recogió los escupos en un platillo y se las había tomado, jajaja. No sé si será cierto. Igual hay maneras de afrontar una situación y tal vez la mía fue la peor porque los miembros de la banda echaron pa’ atrás y yo me quedé al frente.

¿Algún otro desastre?
Sí, jajaja. Hubo otra ocasión que fue cuando asumió Bachelet –el 2006- que hubo un gran evento callejero. Entonces me contactaron y me dijeron que me aprendiera ‘Volver a los 17’ de Violeta Parra para tocarlo con los Inti Illimani. Eso era pues muy lindo, muy especial, yo estaba súper feliz. Y todo era como muy televisivo, con los horarios muy justos. Entonces yo estaba lista al lado del escenario, pero antes tocaba Myriam Hernández y como doscientos mil personajes empezaron a chiflar y a gritar enfurecidos contra ella… y yo venía después. Entonces como que los Inti Illimani se pusieron nerviosos y su reacción fue cantar otra canción y no ‘Volver a los 17’. Y yo me quedé en el bordecito del escenario ahí, triste.

¿Y no pudiste cantar la canción?
Pues no porque eso era todo muy justo en las horas, o sea, ya pasó y seguía otra cosa. Esa vez después canté con la banda de Javiera -Parra-. Ellos tocaron para que yo cantara A Eme O, que es una canción mía. Pero ese momento de ‘Volver…’ era como muy especial, muy lindo ¡y tampoco se dio! Entonces es como una energía extraña que yo pienso que ya se está mejorando porque las últimas veces que he ido ha estado más chévere.

¿Escuchas a Violeta Parra?
La he escuchado varias veces de mi vida, como por ciclos. Yo creo que la escuché por primera vez cuando era niña porque las canciones de ella sonaban y por ahí mi mamá cantaba alguna, entonces pienso que los primeros contactos con la música de ella fueron a través de mi madre. Recuerdo haber oído canciones de Violeta en su boca. Y hace un par de años vi esa película increíble ‘Violeta se fue a los cielos’ que ahí ya empiezas a entender un poco más la complejidad de su personaje. Me fascina también el asunto que haya mezclado la música con la actividad plástica, porque yo también soy ceramista, originalmente estudié arte, entonces esa parte me parece bien chévere. Yo creo que no hay nadie que no le guste, porque es una figura muy pero muy potente.

¿Y música chilena, escuchas?
Pues a mí me gustan Los Bunkers. Me gusta Camila Moreno también. Con ella de hecho hice una canción que se llama ‘Panal’. Me gusta mucho.

aterciopelados foto cedida
Foto cortesía Transistor

CERATI

Participaste en un disco tributo a Cerati que se estaba preparando en Chile, ¿no?
¡Óyeme pero no! Me lo propusieron y yo emocionada dije que sí. Había como una fecha límite que yo no alcancé a cumplir pero luego cuando tuve la canción lista como que ya no me volvieron a contactar. Yo escribí y dije ¡ey qué tal!, pero como que ya no.

Para ti Cerati me imagino que es especial. Tocaste un unplugged con él en esa famosa versión de ‘En la ciudad de la furia’ que dio la vuelta al mundo. ¿Qué recuerdos tienes de él?
Pues eso fue resultado de que las dos bandas éramos de BMG, entonces nos mandaron como teloneros de una gira de ellos a Estados Unidos. Era ‘Sueño Stereo’ el disco que ellos tenían en ese momento y nosotros estábamos yo creo que con ‘El Dorado’. Hicimos cuatro fechas en Estados Unidos, ahí nos conocimos y pues, imagínate, nosotros éramos puros novatos y ellos eran masters totales. Entonces nosotros estábamos así con los ojos muy abiertos, fue muy absorbente. Uno salía con unos maletines todos flojos y medios raros, y ellos iban con unas maletas rígidas todas elegantes.

Eran unos rockstar totales…

¡Sí, claro! Y a cada ciudad que llegábamos, si uno se encontraba a Cerati en el ascensor te decía ‘no, mira, aquí en Chicago tienes que ir a la Belmont’ que es como la calle de moda, qué se yo. Y nosotros felices y todos pendientes en la prueba sonido a ver qué hacían, cuál era el método, cómo hacían todo. Fue una época súper especial, súper bonita, y eso desembocó en que luego de la última fecha que era Miami ellos tenían ese desconectado –unplugged- como a la semana y me invitaron ahí a cantar y fue precioso, lindísimo. Y esa canción tuvo mucha acogida y luego de eso en muchas partes contrataron a Soda y a Aterciopelados para que se diera la misma canción. Tocamos en Buenos Aires, Bogotá, Medellín, en Bolivia, en Venezuela.

¿Después lo volviste a ver?
Quizás el concierto en Bolivia fue después de tres o cuatro años de esa gira, pero después no.

El show en el Frontera Festival, será un popurrí histórico de su carrera, con sus éxitos infaltables como ‘Florecita Rockera’ o ‘Bolero falaz’, pasando también por sus últimas producciones, como ‘Río’, que fue nominado a los Grammy Latinos.