boric a1

Hace seis días, exactamente el mismo miércoles en que la Presidenta Michelle Bachelet anunció durante una entrevista concedida a Mario Kreutzberger que le había pedido la renuncia a todo el gabinete, cuestión que se zanjó este lunes con la salida de cinco ministros, el diputado Gabriel Boric había tuiteado “Si a los presidentes de partido de la coalición gobernante no les consultan por cambio de gabinete, ¿con quién gobierna el gobierno?”.

Pues bien, este martes, cuando el ajuste ministerial ya se realizó, el ex presidente de la Fech volvió a criticar a la Jefa de Estado.

 

En conversación con Radio Bíobío, Boric ahondó en este tema y admitió que le preocupa que “detrás de la lógica con la cual se está gobernando hay un autoritarismo muy grande que prescinde de los proyectos colectivos“.

En esa línea, indicó que la estrategia o decisión “habla de un autoritarismo de una lógica casi monárquica en donde hay que estar interpretando, esperando a los exégetas de la Presidenta, y yo creo que eso le hace daño a los proyectos colectivos, que es de lo que se trata la política”.

Al respecto,  reiteró que “la forma de gobernar tan hermética, prescindiendo de los movimientos sociales, prescindiendo incluso de los partidos que la sustentan, tiene rasgos de autoritarismo. Independiente de la personalidad de la Presidenta, este estilo al final del día a mí por lo menos no me parece democrático propiamente tal, más allá de los formalismos”.

Consultado sobre si esa decisión puede obedecer a que la Mandataria se aburrió de los partidos, Boric respondió que “eso es un signo súper autoritario”.

Pese a su comentario sobre el actual de Bachelet, Boric matizó el asunto, agregando que “hoy los partidos están desprestigiados, hoy día los partidos no representan a nadie, ni representan fuerzas sociales vivas”. En ese sentido, dijo que por los menos Izquierda Autónoma apunta a “volver a la lógica de la política de las convicciones y no a la del cuoteo del poder por el poder”.

“Más allá del cambio de gabinete, del hecho puntual, de un nombre u otro nombre, acá hay una crisis de legitimidad. Mi impresión es que esta crisis va a seguir hasta que puedan constituirse nueva fuerzas”.