sabatinii-a1

Pese a que llegó a TVN para intentar enfrentar la crisis que vive el canal, el histórico Vicente Sabatini poco pudo hacer como productor ejecutivo general del área dramática, ya que este lunes a las 4 de la tarde el director de programación Eugenio García le comunicó que sería desvinculado.

En conversación con el diario El Mercurio, Sabatini reconoció que el hecho fue un verdadero balde de agua fría: “No tenía idea, fue muy sorpresivo para mí… Fue inesperado y muy abrupto, pero yo supe desde el primer minuto que no era la persona que Eugenio quería tener en ese cargo”.

Aunque prefirió no revelar el contenido de esa conversación con García, el creador de “La Fiera” admitió que “yo sé que él no estaba cómodo con que yo estuviera ahí, y que no me hubiera elegido para ese puesto. Tenemos visiones muy distintas. Yo hice un esfuerzo muy grande, y no solo yo, sino también el equipo, por entender lo que quería Eugenio y por crear historias con las innumerables restricciones creativas que puso. Son las reglas del juego, nadie tiene absoluta libertad en ninguna cosa, pero acá fueron muchas las limitaciones. Presenté muchos proyectos, que fueron rechazados por él”.

La historia es así, en agosto de 2015 Sabatini regresó a TVN. Dos días después asumió García como director de programación de la estación. La relación entre ambos fue compleja, ya que de todos los proyectos que el hombre de 64 presentó, sólo dos fueron aprobó sólo dos: “El Camionero” y “Linda”.

Sabatini cuenta al medio antes citado que estaba full pega pensando en cómo volver a conectar con la ciudadanía. Se dio el tiempo de llamar a Lauro César Muniz, el hombre detrás de “Trampas y caretas” para trabajar en mejorar la calidad de los contenidos de sus teleseries. El profesional llegó el domingo, sin embargo al día siguiente el creador de “Los Pincheira” fue despedido y todo quedó en nada: “Desconozco cuál será el futuro de ese proyecto”, admitió Sabatini.

“(Eugenio García) rechazó tres proyectos seguidos el año pasado y ahí yo sentí que esto venía muy difícil”, recordó en algunos pasajes de la entrevista.

Al ser consultado por los motivos de García para darle un portazo a sus proyectos, Sabatini contestó que fue “porque no le tincaban a él no más. Yo creo que estaba profundamente equivocado, pero él es el director de programación. Yo tengo una mirada muy distinta de lo que necesita el proyecto de televisión pública como discurso interno y como energía para salir a reconquistar a las audiencias. Frase que no escuché nunca en todos estos meses adentro; por lo tanto, para mí no es raro que decida sacarme”.

Agregó que “hicimos muchas cosas. Si Eugenio hubiera hecho caso, nosotros estaríamos con una teleserie al aire. Cuando llegué, el impulso inicial era tener un proyecto para empalmar con ‘Matriarcas’, pero no cualquier cosa, sino con una historia que realmente funcionara bien”.

Por su parte el profesional no le sacó el poto a la jeringa y confesó que “fue muy difícil convivir en un ambiente en que yo sabía que la relación no era fluida. No era muy grato, pero yo me dediqué a trabajar y mi objetivo era poner al aire una teleserie y que nos fuera bien. Y a eso convoqué a los que trabajaban ahí”.

A su vez, y a modo de aclarar cualquier tipo de dudas, remarcó que “a mí no me despidió TVN, me despidió Eugenio García”.

El hombre que dejó CHV tras siete años reflexionó ante la crisis profunda del canal y los bajas cifras de sintonía que “mi evaluación fue que habíamos perdido la conexión con la audiencia, que ‘Matriarcas’ tenía defectos profundos, y que esa era la razón por la que no había funcionado. Lo mismo con ‘La poseída'”.

“Me parecía que lo primero que había que hacer era volver a presentar historias cercanas a la gente, pero me encontré con que no había proyectos ni para las 15:00 ni para las 20:00 ni para la noche. Había unas ideas sueltas de un equipo de guionistas que llevaban un montón de tiempo escribiendo solos. Yo le había anticipado a Nicolás Acuña (ex director de programación) que esa estructura era un error; primero, porque los resultados en pantalla fueron pésimos; y, segundo, porque no permitía pensar en el futuro ni en los siguientes proyectos”, detalló.

Respecto a su producción aprobada y que lleva por título “El Camionero”, Sabatini expuso que “tuve diferencias con la entrega de los primeros episodios y pedí correcciones, pero eso también me causó problemas con Eugenio, que no lee los capítulos. Le pedí que pesara mi punto de vista porque estaba seguro de que estábamos tomando riesgos como los de ‘Matriarcas'”.

Al ser consultado por si se le escuchó, contestó que “yo diría que no, los capítulos se están reescribiendo, pero no sé en qué va a quedar el proyecto”.