Walker Fuentes A1

Tres transferencias, por un total de $3 millones de pesos, reconoció haber recibido en su cuenta corriente el senador Patricio Walker durante febrero y marzo del año 2013 por parte del entonces presidente de la Federación de las Industrias Pesqueras de la Zona Sur Austral (Fipes), Carlos Vial.

El legislador, que solicitó sin éxito el sobreseimiento en la causa, aseveró que los recursos que recibió posteriormente fueron entregados en efectivo al diputado Iván Fuentes para ayudarlo a solventar sus gastos personales en el marco de la campaña parlamentaria.

Al respecto, Walker declara el 5 de diciembre en el Ministerio Público que le llamó la atención de Fuentes el “liderazgo y carisma y capacidad de plantar las demandas de la región de Aysén al país, teniendo una figuración pública importante.También me llamo la atención su capacidad de lograr acuerdos entre los sectores que habían estado muy divididos en la región de Aysén”. Y agrega que “personalmente incentivé a Iván Fuentes a ser candidato a Diputado por esta Región, y con ello que el primer pescador artesanal pudiera llegar al Congreso era un tema emblemático. El Sr. Fuentes, frente a lo anterior, manifestó que estaba disponible, pero tenía problemas económicos, y si era candidato a diputado dejaría de percibir los ingresos con los cuales solventaba los gastos de su familia, ya que tenía siete hijos y uno de ellos vive en la región de Los Lagos por una enfermedad degenerativa irreversible, lo que implicaba mayores gastos y ello lo complicaba para llevar adelante una campaña”.

Walker detalla tras ello que se propuso “conversar con algunas personas de la región que eventualmente podían ayudar a cubrir parte de esos gastos, lo que no fue fácil. Una de las personas que estuvo de acuerdo en apoyarlo fue Carlos Vial, en cuanto persona natural, no soy amigo de él pero nos conocimos hace un buen tiempo, y sabía que Carlos Vial estaba ligado a FrioSur y estaba dedicado a la actividad pesquera, y sabía también que había desarrollado otras actividades en la región”.

Según el legislador la solicitud a Vial la realizó en enero del año 2013 en el aeropuerto de Balmaceda, ocasión en que éste “se comprometió en apoyar para cubrir esos gastos familiares, a lo menos durante los primeros meses del año 2013. Luego Iván Fuentes ganó la primaria y este apoyo del Sr. Vial se materializó entonces a través de tres transferencias electrónicas a mi cuenta corriente del Banco Chile, en los meses de febrero y marzo, primero un millón en febrero y en marzo del año 2013 dos millones de pesos, dinero que le entregue en efectivo a don Iván Fuentes. Primero entregue un millón en febrero y en marzo un millón quinientos mil pesos y luego quinientos mil pesos”.

Walker asevera que “la petición al señor Vial fue hecha como persona natural y nunca se planteó en esas conversaciones a qué título se realizaría el aporte, digo esto porque en el programa Informe Especial me enteré de un correo electrónico, del cual no soy destinatario, donde el señor Vial pedía el reembolso de esos aportes. A mí nunca Carlos Vial me informó que él solicitaría reembolsos para recuperar los aportes. Además, por estos aportes no hubo ni boletas ni facturas y personalmente actué de total buena fe con la absoluta convicción que no había irregularidad alguna”.

Además plantea que “posteriormente hacia fines de abril o mayo del año 2013 converso nuevamente con Carlos Vial y nuevamente surge la situación económica familiar difícil por la que atravesaba Iván Fuentes. Carlos Vial me señala que intentaría hacer gestiones para seguir apoyando económicamente para cubrir los gastos familiares del sr. Fuentes. No recuerdo haber sabido posteriormente de esas gestiones, sin perjuicio que no descarto que haya recibido o escuchado algún comentario al respecto, dado que es sabido que esos aportes no fueron realizados a través mío, desconociendo el origen y el monto que pudo haber recibido Iván Fuentes”.

Walker recalca que tal como ocurrió con Bachelet respecto del caso Caval y con Piñera en cuanto a la inversiones de Exalmar, se enteró por la prensa de que las pesqueras destinaron fondos a Fuentes, pese a que aparece mencionado en correos electrónicos como el gestor de estos dineros. “Si bien los medios de comunicación algo han publicado sobre la materia, quiero separar absolutamente lo que supe y sé por intervención en los hechos de lo que hoy se conoce o se ha conocido a través de los medios de comunicación”, dijo.

Sobre el rol de su hermano, el abogado Tomás Walker y su estudio de abogados en el caso, el senador sostiene que no sabía que Friosur y Nissui encargarían trabajos jurídicos para justificar el traspaso de un total de $12 millones a Fuentes. “Respecto a si hablé en algún momento con mi hermano para que pudiera hacer un aporte económico a la campaña parlamentaria de Iván puedo decir que no hablé de este tema con Tomás”.

En cuanto al abogado Alejandro Correa, que fue quien boleteó a las empresas, dice que lo conoce “porque me ayudó en un trámite de compra de un inmueble en Santiago, recuerdo en el año 2012. Supe que a él le interesaban los temas ambientales y de recursos naturales. No tomé ningún conocimiento que dicho Abogado habría hecho llegar recursos económicos a Iván Fuentes en esa época. Pero sí con posterioridad Tomás, mi hermano, me contó que había habido algún apoyo para Iván pero no recuerdo cuando fue eso, pero sí muy posteriormente. Jamás supe que hubo boletas de honorarios y otras gestiones, cómo, a través de quién, los montos, etc”.

En esta investigación -a cargo del fiscal regional de Aysén, Pedro Salgado- declaró también Claudio Pumarino Bontempi, director de Friosur, el martes 6 de diciembre. En su testimonio plantea que él contactó al abogado Tomás Walker a principios del mes de junio del año 2013 “para encargarle la realización de un trabajo. Esto parte por una solicitud que le hace Patricio Walker a Carlos Vial de dinero para ayudar a Iván Fuentes”.

Precisa que en el diálogo con el hermano de Walker le manifestó “que los dineros que se pagarían, esto es seis millones de pesos por el trabajo encomendado, serían para ayudar a Iván Fuentes, ante lo cual el me señaló que no tenía problemas, salvo que el abogado que haría el trabajo de su estudio cobraría una parte de esos honorarios”.