El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) denunció que internos gays y transexuales del Centro de Cumplimiento Penitenciario de Antofagasta fueron brutalmente golpeados y torturados por personal de Gendarmería.

El Movilh indica que los abusos tuvieron lugar el pasado 21 de diciembre, y afectaron a la pareja del mismo  R.O.O y C.C.G, así como a las mujeres trans S.R.M y R.P.B.

“Se tradujeron en golpes con pie, puño y luma propinados por funcionarios de Gendarmería, así como lanzamiento de agua con una manguera de bomberos y rociamiento de gas pimienta. Además los/as internos/as fueron obligados/as a desnudarse, junto con recibir continuos insultos en razón de la identidad de género y la orientación sexual, lo cual afectó especialmente la dignidad de las mujeres trans”, dice la agrupación.

El hecho implicó que el magistrado del Juzgado de Garantía de Antofagasta, Marco Antonio Rojas, ordenara el 25 de enero el traslado de los internos a un penal de Arica, situación que debería ocurrir en los próximos días.

Ante los hechos denunciados, el Movilh se reunió con el subsecretario de Justicia, Nicolás Mena.

 

“Expresamos nuestra extrema preocupación por estos hechos al subsecretario Mena. Se trata de atropellos que ya se han transformado en un lamentable y deleznable constante y que convierten a Gendarmería en un lugar peligroso para los derechos humanos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LFBTI)”, sostuvo el Movilh.

“El subsecretario Mena comprometió una investigación, ahora gubernamental, sobre los hechos, así como un reforzamiento de los convenios que nuestra organización tiene con Gendarmería y del trabajo conjunto que veníamos desarrollando con éxito hasta el 2015 con el Departamento de Derechos Humanos de esa entidad”, indicó el dirigente Rolando Jiménez.