Pedro Carcuro no está en Kazán, donde juega mañana la Roja frente a la selección alemana, está en Moscú y con una trombosis que no le permitirá relatar el duelo de este jueves.

“No me digas nada. Son cosas que pasan, lo sé. Ahora estoy más tranquilo y mejor, pero no ha sido fácil” sostuvo el colorín a Las Últimas Noticias.

Carcuro debe estar en reposo obligado por una trombosis en su pierna derecha luego de varios días con dolores en el sector del talón.

“Yo llegué con dolores desde Santiago y pensé que lo podía controlar. Pero con el correr de los días me comenzó a doler más y mi pierna se hinchó demasiado. Hablando con mi hijo me dijo: ‘papá, por favor, tenga cuidado, no vaya a ser otra cosa. Me atendieron los médicos de la Selección, el doctor Fernando Yáñez y Fernando Radice, quienes se portaron re bien”, relata Carcuro desde un hotel en Moscú.

El relator que no canta ‘gol’ añade que “me detectaron una pequeña trombosis, que espero que no sea de mayor preocupación. Yo lo que quiero es ojalá poder volver a trabajar de acá a unos tres días”.

Carcuro dijo que “en un principio estaba asustado. Después a mediodía cuando me hice el exámen estaba contento. Después cuando hablé con el doctor Radicce y mi médico en Santiago que me dijeron que no podía volar, ahí me quería cortar las venas, qué quieres que te diga. Esa es la verdad de las cosas. Pero hay que aguantar nomás y no queda otra”.