Durante horas de esta tarde la machi Francisca Linconao piso suelo boliviano y lo hizo explicando de forma escueta que “vengo sólo de paseo”, indicó La Tercera.

La vocera de Linconao, Ingrid Conejeros, aseguro a EFE que este traslado responde a “una de las tantas invitaciones que la machi ha tenido a nivel nacional e internacional”, y se lleva a cabo “aprovechando su tiempo libre”, y no en busca de ayuda extranjera, como han señalado algunos medios.

Conejeros agregó que la machi “tiene amigos en Bolivia”, y que el tenor de su agenda en ese país, al que viajó junto a dos amigas, “lo decidirá ella”.

La machi Linconao forma parte de un grupo de once comuneros culpados del homicidio del matrimonio Luchsinger-Mackay durante el incendio intencional de su casa, cometido por varios encapuchados el 4 de enero de 2013 en un sector rural de la región de La Araucanía.

El pasado 25 de octubre un tribunal oral de Temuco absolvió a estos once imputados, pero el 29 de diciembre la Corte de Apelaciones anuló dicho dictamen y ordenó un nuevo juicio, que comenzará el 26 de febrero próximo.

Francisca Linconao no tuvo ningún impedimento legal para salir de Chile, pues recién el 8 de enero se celebrará una audiencia para revisar medidas cautelares de los imputados, contra quienes la Fiscalía pedirá prisión preventiva.

“La machi abandonó el territorio nacional porque no tenía ningún impedimento para hacerlo”, dijo el fiscal Abbott a los periodistas.

“Se pidió inmediatamente (al tribunal de Temuco a cargo del caso) una orden de detención en su contra, que no se ha resuelto todavía”, añadió Abbott, que manifestó su esperanza de que la mujer, de 60 años, “vuelva voluntariamente, o tendremos que pedir la extradición”.

“Tenemos los instrumentos legales para traerla forzadamente”, subrayó.

Conejeros respondió que “la persecución” de parte de la Fiscalía, “demuestra nuevamente el racismo que existe en el Poder Judicial, porque ella es una mujer que no tiene requerimientos en su contra, y se busca impedir que se mueva libremente”.

Añadió que Linconao “pasó por un proceso, fue absuelta y quedó libre”, por lo que “tiene derecho a ejercer esa libertad”.

Tras la anulación del primer juicio y la fijación de otro, que se extenderá desde el 26 de febrero al 10 de abril, las organizaciones mapuches y otras que los respaldan calificaron la decisión de “escandalosa” y tildaron el nuevo proceso de “una senda de persecución y hostigamiento” contra la machi, que es una autoridad religiosa tradicional mapuche.

En la madrugada del 4 de enero de 2013, un número indeterminado de encapuchados atacó a tiros e incendió la casa en que vivían Werner Luchsinger y su esposa Vivianne Mackay, quienes murieron calcinados durante el asalto, ocurrido en el sector rural de la localidad de Vilcún, en las cercanías de Temuco.

La Fiscalía sostiene que en la vivienda de Linconao, en la localidad de Padre Las Casas, se realizó una reunión de coordinación en la que participaron los once imputados.

Linconao ha denunciado a través de la prensa que los mapuches “no tenemos justicia. Los ricos tienen justicia, porque tienen plata y compran a los jueces”.

En el sur de Chile existe desde hace décadas un conflicto entre algunas comunidades mapuches que reclaman la propiedad de tierras ancestrales y las empresas privadas que las poseen legalmente, situación que ha derivado en los últimos años en la muerte de varios comuneros, policías y agricultores.