El Archivo Nacional de Chile presentó este viernes más de un millar de documentos secretos restaurados sobre la operación del “Departamento 50”, un organismo policial que permitió desmantelar células de espionaje de la Alemania nazi que operaban en Latinoamérica durante la Segunda Guerra Mundial.

La Policía de Investigaciones (PDI) desclasificó estos escritos a mediados de 2017, y este viernes se dio a conocer al público la última entrega de trece tomos donados, restaurados y digitalizados, que contienen imágenes e información de la forma en que se investigó a los grupos nazis entre los años 1937 a 1947.

“Nosotros recibimos una cantidad grande de documentación de la PDI sobre las actividades del Departamento 50, una unidad de inteligencia dedicada a verificar sospechas que existían sobre la infiltración de células nazis en el centro y sur del país”, dijo a Efe la directora del Archivo Nacional, Emma De Ramón.

De acuerdo con los archivos, esas células paramilitares ingresaban al territorio por medio de su embajada para asentarse en regiones, con el propósito de reclutar jóvenes de origen alemán, y así espiar los movimientos de tropas chilenas y latinoamericanas.

“Esta red fue desmantelada por el Departamento 50, y estos documentos pertenecen a aquella investigación, que se hizo por orden de un juez y amparada en la legislación vigente”, explicó De Ramón, respecto de los cuadernillos sometidos a conservación.

El Archivo Nacional comenzó esta labor con una primera entrega de once volúmenes de parte de la PDI, para finalizar con estos trece “que estaban en peores condiciones”, por lo que se contó con el apoyo económico de la Fundación de Preservación de la Memoria del Judaísmo Chileno.

En los tomos figuran informes, oficios, telegramas, circulares, cédulas de identidad, fotografías y pasaportes que pasaron por las más sofisticadas técnicas de restauración y embalaje, para luego ser digitalizados y puestos a disposición del público en la página web institucional.

“Es posible que no haya habido justicia en su momento, por lo que este trabajo es parte de la reparación que ofrece el Estado de Chile, de tal manera que todos puedan acceder y conocer parte de la historia”, dijo De Ramón, en una ceremonia realizada en el edificio del Archivo Nacional, en el centro de Santiago.

El funcionario de la PDI, César Biernay, aseguró que el área de inteligencia policial “ha sido de reserva”, por lo que conocer estos documentos “permite dar cuenta de todo el trabajo que esa unidad realiza, y sensibilizar a la ciudadanía sobre lo que significó la presencia de cónclaves nazi en Chile”.

El pasado 22 de junio, la PDI ya había revelado más de un millar de documentos, que permanecían secretos en aplicación de la Ley de Inteligencia Nacional, gracias a la solicitud que hizo un grupo de diputados.

La unidad de inteligencia de la policía civil chilena conocida como Departamento 50, fue creada en 1941 tras descubrirse que grupos nacionalsocialistas se asentaron en el sur del país a principios de esa década.

Organizados tanto en Chile como en Argentina, estos colectivos pretendían controlar el tránsito por el Estrecho de Magallanes, un punto de comunicación estratégico.

En 1942, se desbarató una estación de radio alemana que operaba en la localidad chilena de Quilpué y que transmitía mensajes encriptados a Alemania sobre los itinerarios de buques mercantes del bando aliado.

Un año después, una veintena de personas fue detenida en Santiago y el sur de Chile. En aquella operación también fueron desenterrados equipos de radio de alta tecnología, dinero en efectivo, un libro de claves para enviar mensajes a Alemania, y planos para bombardear yacimientos mineros en el norte del país.