Ha sido uno de los temas del día, qué duda cabe, si es que salió o no desde Presidencia (en tiempos de Bachelet) el primer pago a la defensa de Natalia Compagnon, condenada ya en el marco del caso Caval.

El fiscal Segio Moya, en entrevista con La Tercera, había lanzado la bomba: “Compagnon y su abogado me dijeron que su primera defensa se pagó desde Presidencia”.

Conocida ya la frase y en medio de la reformalización por arista Vial Concha (estafa), tanto Compagnon como su marido, Sebastián Dávalos, refutaban los dichos del persecutor.

“Me parece tremendamente bajo que a esta altura sigan mintiendo. Que Moya mejor se vaya para la casa, me da vergüenza ajena”, disparó primero el ex director sociocultural de La Moneda.

Luego, en voz de Compagnon, se escuchaba:” él se tiene que hacer cargos de sus dichos (…). Hemos pagado nosotros, nuestros abogados, lo que corresponde en cualquier causa”.”A mí no me pagaron los abogados, yo los he pagado”.

Haciéndose cargo de sus palabras, el fiscal Moya repetiría durante el mediodía lo dicho al matutino: “Fue en una conversación que tuvo lugar apropósito de la intención de colaborar de ellos y ofrecer antecedentes, eso no se concretó”

Moya reiteró de esa manera que la conversación sobre el pago de los honorarios de los abogados Felipe Polanco y Jessica Norambuena “ocurrió en esa reunión y yo lo plasmé por escrito en un informe que envié a mis superiores”.

Mayo o junio de 2017 habría sido la fecha en que se realizó el encuentro.

“Muy grave”

Desde el gobierno de turno, en tanto, se calificó como de extrema gravedad el hecho. “Lo que ha señalado el fiscal de la causa Caval, el fiscal Sergio Moya, acerca de un eventual uso de recursos reservados de la Presidencia para un eventual pago de abogados en una causa particular, obviamente que es una declaración muy grave”, sostuvo el ministro del Interior, Andrés Chadwick.