El 29° Juzgado Civil de Santiago condenó a Canal 13 a pagar 25 millones de pesos en indemnización a Nora Rivera Cordera, mujer que fue filmada en su hogar sin su consentimiento por el programa “En su propia trampa”, el año 2013.

En abril de dicho año, tres profesionales de la estación de Andrónico Luksic llegaron hasta el domicilio de Nora Rivera, acompañados de una asistente social de la municipalidad de Puente Alto y el director de una fundación que presta ayuda a jóvenes vulnerables. La idea era filmar el entorno del hijastro de Nora, de iniciales E.L.C, quien según el conductor del programa, Emilio Sutherland, contaba con un “nutrido prontuario policial”.

¿El problema? El equipo de Canal 13 jamás se presentó como tal y, de esa forma, realizó grabaciones ocultas del hogar de Nora y E.L.C.

En el episodio -emitido el 30 de septiembre de 2013- uno de los productores del espacio invitó a E.L.C a cometer un supuesto robo. El joven terminó siendo encerrado en la parte trasera de un camión a oscuras, tras lo cual fue amenazado por “infiltrados” del programa con armas de fuego falsas. El objetivo, según planteó Sutherland en dicha emisión, era escarmentar al adolescente para que este “abandonara la senda del delito”.

El capítulo incluía además las filmaciones que Nora jamás autorizó. Entre ellas, conversaciones que se referían a su relación con E.L.C, la comisión de delitos por parte del joven y a los problemas de convivencia con el padre de este.

El mismo capítulo del docureality ya había sido multado en 2014 por el CNTV. La entidad estimó que se había “vulnerado la dignidad” del entonces joven de 16 años.

En el reciente fallo, publicado el 11 de julio de este año, se acreditó que los trabajadores dependientes de Canal 13 cometieron el delito de “grabación de hechos y conversaciones de carácter privado en un recinto particular si autorización del afectado”.

“Ella fue expuesta y juzgada”

Según acreditó el Tribunal, la emisión del capítulo de “En su propia trampa” generó en Nora Rivera “un empobrecimiento importante de su bienestar y salud física y sobretodo mental”.

Los narcotraficantes del sector donde reside la mujer, según testificaron sus vecinos, consideraron que la mujer “expuso al barrio” al aparecer en el programa. Una vecina de Nora declaró: “los vecinos le llaman ‘sapa’ y en el lugar donde viven esto puede traer como consecuencia que le destrocen la casa o incluso la maten”.

“Ella fue expuesta y juzgada por la opinión pública (…) hasta el día de hoy es sujeto de burlas, reproches y sobre todo amenazas de parte de sus vecinos”, opina el fallo.

Lino Disi, el abogado que defendió a Nora en instancias penales y civiles -junto a Claudio Pavlic-, señaló a The Clinic que “el caso da cuenta cómo a esta gente no les importa seguir un marco legal para poder llevar adelante el programa. Y no hemos tenido noticias de que hayan cambiado su actitud después de este fallo”.

Dasic apuntó que presentarán una apelación a la sentencia, ya que considera que la indemnización dictaminada por el Tribunal fue insuficiente, atendiendo que en otros casos similares –de mayor connotación pública-, el monto de la reparación ascendió a los 50 millones de pesos.

“Nosotros básicamente estamos pidiendo que tengan en atención esos montos, porque a nosotros nos dieron la mitad, por exactamente la misma conducta”, finalizó el abogado. De acuerdo al profesional, la estación ya realizó una apelación a la sentencia.

Consultados por The Clinic, desde Canal 13 indicaron que la estación “no comentará causas que están aún tramitándose en tribunales”.