Fútbol, rating y TV

Por Norman Varas
(www.charlatecnica.cl)

Desde hace varios meses, las quejas de los futboleros nacionales se han concentrado en Canal 13 y sus “transmisiones” de fútbol nacional e internacional, las cuales han decepcionado a mucha gente pero que al parecer no es suficiente para hacer cambiar el escenario que hoy tenemos. Los reclamos de los espectadores han llenado diversas páginas web y los grupos de Facebook que organizan campañas en contra del canal del ángel malo abundan por montones.

Los principales reclamos apuntan a que Canal 13 (estación que se ha promocionado como el canal del fútbol chileno y de la Selección) no se la juega por transmitir encuentros en vivo y en directo, abusando de los partidos en diferido (compactos de 30 minutos) en horarios incomprensibles (2 o 3 AM). Esto se ha repetido con los partidos de la Copa Chile, Sudamericano Sub-20 e incluso partidos “Clase B” de la Selección Adulta.

El análisis que se hace de esta situación es siempre el mismo, los hinchas molestos en contra de los canales de TV que no dan los partidos que estos quieren, provocando que mucha gente agarre estos discursos y los repitan como loros, sin pensar en todas las variables que intervienen en estos asuntos, demostrando un desconocimiento en distintos temas que tienen que ver con el trasfondo del porque hay problemas para dar partidos y las posibles respuestas de porque la situación no es como los fanáticos del futbol quieren.

Pese a que la mayoría de las personas lo sabe, la televisión es un negocio y los canales de televisión, sea cual sea, viven del avisaje y no de la caridad hacia los futboleros del país. Quizás es un poco repulsivo pensar de esta manera pero así está armado el sistema y es una de las principales razones por la que se han producido todos los problemas.

La otra razón de peso que influye en que los partidos de fútbol sean exhibidos a las 2 de la madrugada o que definitivamente no los den, es el publico. En Chile, los telespectadores no son futbolizados, mejor dicho, Chile no es un país futbolizado, lo que trae directas consecuencias al rating que se mide en cada evento deportivo, el que termina siendo insuficiente para que un partido de fútbol, que no tenga a un equipo “grande”, sea rentable.

Estas dos razones del fracaso son claras y no podemos ser tan ilusos para pensar que los canales de televisión van a cambiar su forma de manejar estos asuntos porque un puñado de hinchas lo quieren.

Muchos podrán decir que es nuestro derecho reclamar y exigir los partidos por TV abierta, que hay mucha gente dispuesta a ver los encuentros y que el dar los partidos va a generar interés en el público y mejores audiencias, cosa que los canales se la jueguen para que vean los resultados y continúen con las transmisiones de fútbol. Lamentablemente, la realidad es dura y solo partidos “Clase A” de la Selección Chilena por Eliminatorias o algún clásico entre los equipos grandes del país, traen beneficios reales para los canales de TV. El resto, es fácilmente superado por humoristas, películas de estreno, Reality’s Show o algún mono animado famoso.

En la televisión chilena, se mide todo a través del People Meter, “microcomputadora que detecta y registra el estado de cada televisor de los hogares que forman parte de la muestra en estudio”. Este People Meter entrega diversos datos para poder analizar la audiencia de un programa de TV bajo distintos parámetros, los que sirven para tener un panorama más especifico de lo que se quiere saber. Según la información entregada por Time Ibope, empresa encargada del Rating en Chile, las ciudades incluidas en la medición de sintonía son el Gran Santiago, Valparaíso, Viña del Mar, Concepción, Talcahuano, Temuco y Antofagasta.

1 Pto. de rating equivale al 1% del universo que se quiere analizar. Esto significa que si consideramos todas las ciudades que están dentro de este sistema, 1 Pto. corresponde a 62.064 personas (6.206.408 habitantes en total). Según la información que yo poseo, en el caso de los rating que C13 tiene para determinar los programas, solo la ciudad de Santiago estaría considerada.

Con estos datos, podemos entender mejor los “números” que se han dado en los partidos transmitidos por TV abierta desde Enero hasta estas fechas.

Entre enero y febrero se transmitieron alrededor de 15 partidos por TV en vivo y en directo. El partido entre la Universidad de Chile y Audax Italiano jugado en el sur llegó a los 15 puntos promedio y fue superado por una película (“Yo Robot” de Mega) y el Reality Show “1810” de Canal 13 que lideró la sintonía con casi 20 puntos. Días después, el partido entre Unión Española y la Universidad Católica transmitido por MEGA, fue superado por CHV (“Infieles”) y C13 (“TV o no TV”), todos bordeando los 15 puntos.

Desde el jueves 22 se empezó a transmitir el Sudamericano Sub-20 con una paupérrima actuación de nuestra Selección. Esta mala campaña se notó en la audiencia, la que fue de 13 puntos en el debut de la Roja vs Uruguay, partido que fue superado ampliamente por varios programas del día. En la noche, Colo Colo y la UC elevaron el rating a casi 23 puntos, lo que fue una de las excepciones del verano.

Dos días después, Chile jugó su segundo partido vs Bolivia y el rating fue más bajo aun, solo 10 puntos, mientras que el Superclásico de Colo Colo vs Universidad de Chile, solo alcanzó los 16 puntos y fue superado en sintonía por el Festival de Olmué.

El siguiente partido de Chile fue vs Brasil, lo que es garantía de rating en cualquier categoría. 21 unidades alcanzo el partido convirtiéndose en el Top 1 del día. Luego de eso, Chile definió su suerte con Paraguay, pero el “apoyo de la hinchada” bajo a los 14 puntos, siendo superados por la teleserie de TVN “Hijos del Monte”. Ese mismo día, Colo Colo tuvo su Noche Alba, marcando 17 puntos pero fue superado por el Reality Show “1810” y el programa de chistes repetidos de C13.

Los cuartos de final de la Copa Chile era la oportunidad para dar partidos “por los puntos” y ver qué pasaba con la audiencia futbolera. Martes 3 de febrero y Ovalle vs Colo Colo iban en horario “Prime”, marcando 17 puntos de rating, mientras que la competencia llegaba a esa misma cifra con un programa de chistes repetidos y Dr. House. En el preliminar, Cobreloa y la Universidad de Concepción solo llegaron a los 5 puntos de rating, lo que terminó por condicionar el resto de los partidos en donde no hubo equipos grandes (Colo Colo se fue eliminado con Ovalle).

Mientras hubo un equipo grande en la Copa Chile, el rating no bajó de los 15 puntos, pero con el solo ejemplo del partido entre loinos y penquistas (5 puntos), C13 prefirió dar “Los Simpsons” y asegurarse unos 13 puntos de rating en el horario de las 19 Hrs.

Una semana después, C13 transmitió Sudáfrica vs Chile en el mismo horario de “Caso Cerrado”. El fútbol marcó 13.48 puntos mientras que el programa de la Dra. Polo marcó 13.58. Ese mismo día se jugaban las semifinales de la Copa Chile y en el horario en que C13 pudo transmitir el partido entre Ovalle y Huachipato, la teleserie de TVN marcaba 18 puntos y Los Simpsons rondaban los 11 puntos. Horas más tardes, el programa de humor de C13 llegaba a los 18 puntos en el horario en que Unión Española se enfrentaba a la Universidad de Concepción.

¿Qué podemos concluir de esto?

Está claro que en Chile solo existen 3 equipos que sirven para la TV, además de la Selección Chilena, lo que va condicionando cada una de las alternativas que existen para dar otro tipo de partidos en que participen otros equipos. A muchas personas que siguen el fútbol les gustaría acceder de manera más fácil a los eventos por TV sin tener que pagar cerca de 20 mil pesos (Cable o TV satelital + Premium) para disfrutar de algún partido en su casa. Lamentablemente, el fútbol en Chile es un negocio y desde los clubes, pasando por la ANFP y finalizando en el CDF y los canales de TV, todo se rige a través de la rentabilidad de un producto que genera millones.

El tener un público poco futbolizado hace que exista una diferencia bastante grande en rating cuando comparamos un partido de la Selección Chilena por las Eliminatorias y un partido común y corriente. Chile vs Argentina en octubre marcó 51.45 puntos mientras que Chile vs Brasil y Chile vs Perú casi llegaron a los 50, lo que da señales claras de que mucha gente que ve esos partidos, no se interesa en el resto (así como mucha de la gente que va a los partidos de la Selección Chilena no va todos los fines de semana al estadio).

Al ver que Cobreloa vs Universidad de Concepción solo marcó 5 puntos, es inevitable preguntarse qué pasó con la gente que eleva el rating sobre los 50 puntos en los partidos de la Selección. Obviamente que los partidos de la Roja en las Eliminatorias no se comparan con nada pero el principal argumento de la masa que reclama partidos por TV Abierta es que hay público para todos los partidos, juegue quien juegue, pese a que en varias encuestas que se han realizado a lo largo de Chile indican que solo algunas regiones se salvan de tener a Colo Colo, la U y la UC como los 3 principales equipos por sobre los de la zona.

Otro ejemplo que podemos ver es el caso de “Pasión de Primera”, ese horrible programa de MEGA en donde dan los goles de los equipos grandes y adaptan lo que sobra de tiempo para dar compactos ultra-compactos de los otros equipos y la Primera B. En ese programa, que tiene un promedio de 14 puntos de rating este 2009, también priorizan por sintonía (en realidad, hasta el Chavo del 8 se maneja por sintonía), ya que eso les da más dinero para pagar los derechos por los goles y obtener ganancias para el canal al cobrar más a los auspiciadores. Actualmente, Colo Colo, la U y la UC se llevan el peso del programa pero en otras épocas, cuando Bonvallet dirigía en Temuco, el espacio le dio más cobertura a las aventuras del autodenominado “Gurú” que a los partidos de la UC. Claramente, el “fenómeno” Bonvallet marcaba más puntos de rating que la UC y tenía un lugar privilegiado junto a los goles de Colo Colo y la Universidad de Chile.

Algo que podemos inferir de la sintonía del “Pasión de Primera” es que 14 puntos es muy poco si suponemos que la mayoría de los futboleros ven ese programa para saber que pasó en el campeonato y no quieren esperar hasta el lunes para ver todos los goles. La limitación que existe actualmente en la TV chilena (o mejor dicho monopolio), con solo 1 programa para ver los goles el día domingo, nos hace suponer que mucha más gente podría ver los goles en ese programa (pese a lo malo que es), cosa que no sucede.

La realidad que vivimos es esta y las gerencias de los canales de TV realizan su trabajo en base a la rentabilidad de sus programas. Las áreas deportivas están amarradas a lo que dice el departamento de programación de cada estación, a la cual le proponen diversos eventos (Copa Chile, Eurocopa, Goles CDF, Sudamericano Sub-20, etc.) para que sean comprados. En el momento en que esos eventos son propiedad del canal, el mismo Depto. de programación organiza la parrilla con todos los eventos que tenga, priorizando lo que sea mejor para sus intereses económicos. Es así como C13 apostó por la Copa Chile hasta el momento en que se quedó sin el rating que ellos esperaban para hacer de eso un buen negocio.

El problema del público es más difícil de afrontar. El perfil del televidente “simpatizante” del fútbol no va a cambiar de la noche a la mañana y por muy motivados que estén por la Selección Chilena o algún equipo que este en lo alto de alguna competencia sudamericana, sus hábitos televisivos difícilmente van a verse modificados. Para los fanáticos del fútbol, es difícil entender que hay personas que solo ven los partidos de su equipo y no les interesa el resto, lo que quita audiencia a los posibles eventos que se transmitan que no involucren a los equipos más populares. Los números dejan claro que los deseos de ver fútbol nacional con frecuencia por la TV abierta es casi imposible y al ver el negocio del CDF con los clubes nacionales, el futuro no se ve mejor para los telespectadores que añoran los tiempos en que se podían ver algunos partidos del torneo nacional por la TV abierta (aunque también eran de los equipos grandes).

El problema que se presenta es bastante profundo y de difícil solución en el corto plazo. Así como en las preferencias por algún equipo hay “simpatizantes” e “hinchas”, en este asunto del fútbol por TV también se da algo similar, con personas que solo ven los partidos de la Selección o su equipo y con otras que pueden disfrutar con cualquier tipo de encuentro a la hora que sea, el día que sea. Mientras esa forma de actuar no cambie y el público que dice seguir el fútbol nacional no lo confirme con audiencias televisivas o asistencias al estadio, las cosas van a seguir igual que ahora, con miles de quejas repartidas por internet y las clásicas “Cartas al Director” con los reclamos de un puñado de personas que creen estar dentro de un grupo grande de individuos que gustan de un deporte, pero que al resto pareciera no importarle tanto como a ellos.

El negocio televisivo no va a cambiar mientras las tendencias sean las actuales (Reality’s, Farándula, Teleseries, Yingo, etc.) y solo una modificación del comportamiento de los televidentes podrá influir en los criterios con que se manejan las estaciones televisivas en cuanto a la programación de sus contenidos. Estos contenidos están dados por los mismos televidentes, quienes tienen el poder en cuanto a que cosa ver y hacer popular. Es por eso que antes de reclamar tanto, hay que preguntarse porque el público prefiere ver un Reality Show a una final de Copa Chile.

Comentarios