Sr. Director:

En el mes de noviembre de 2008, comenté un grave asunto que afecta a la ciudad de La Serena, el deplorable servicio de transporte público.-

Como señalé en su oportunidad, las micros son verdaderos tarros andantes y en general un peligro para quienes transitamos por la ciudad.-

Ahora, el servicio de transporte se ha visto aún más perjudicado, ya que, como es sabido, el país está frente a un nuevo desafío democrático y tanto la derecha como la agónica Concertación, hacen lo posible por conseguir votos.-

Un método decimonónico para captar votantes, constituyen las obras públicas.-

A las autoridades de La Serena, se les ocurrío reparar arterias de mucho tránsito, me refiero a calle Cienfuegos, Colón, Brasil, causando el caos en el tráfico diario. Entre las añosas micros, la enorme cantidad de colectivos y el excesivo parque automotriz, sumado a las obras públicas con el ruido que producen, han hecho de La Serena un lugar intransitable, incómodo y peligroso.
Esta ciudad tiene características “coloniales”, que empecen la posibilidad de efectuar obras útiles y que por afán de nuevos electores, la autoridad sólo ha logrado crear una contradicción, lamentablemente La Serena, no es tan Serena, ya no queda nada de eso.-

Atentos saludos de un fiel lector.-

RODRIGO JAMES GODOY