Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

21 de septiembre de 2009

Eduardo Bonvallet: “Soy el mejor comentarista del mundo”

Por


POR JORGE ROJAS G. • FOTO. ALEJANDRO OLIVARES

Eduardo Bonvallet lleva dos años sin aparecer ni en la radio ni en la TV. Sus ácidas críticas futbolísticas ya no suenan por ningún lado y hace unas semanas lo último que se supo de él es que perdió un juicio contra Marisela Santibáñez, luego de que ésta fuera absuelta de una querella por injurias. Acá desempolva su pasado como director técnico de Temuco y cuenta por qué los comentaristas de fútbol –dice- le tienen envidia.
___________

¿En qué estás trabajando ahora?

En nada, llevo cesante dos años, pero quiero volver al fútbol para reinsertar al técnico chileno en el fútbol nacional. Hay muchos extranjeros que son desconocidos, por esto de que el fútbol está globalizado. Si tú me dices que Marcelo Bielsa viene a dirigir a Chile es bienvenido, pero hay otros que no, como los que entrenan a los clubes.

¿Son malos?
No, es que no entiendo por qué los técnicos chilenos van a ser menos que el resto de los entrenadores extranjeros. Este país es muy ingrato. Antes el chileno era hipócrita, pero ahora somos hipócritas y mentirosos.

¿Mentirosos?

Sí, eso se ve en todos lados, no sólo en el fútbol. Por ejemplo, a los exonerados políticos les prometieron un aumento en la pensión, pero resulta que mi mamá, Alicia Godoy que es exonerada política, sigue con la misma pensión de ciento y tantas lucas. Mi vieja trabajó en la clandestinidad y arriesgó la vida. Ella agarraba a los muchachos y los hacía saltar a las embajadas para que pidieran asilo y de eso hay testigos como Fernando Paulsen. ¿Pero tú crees que alguna vez la han llamado de La Moneda para condecorarla? Yo me emociono de la madre que tengo porque ves que los que arrancaron hoy gozan de un trato preferencial en el país que no se le da a los que realmente lucharon.

¿Es injusto?

Sí, es injusto que un gallo que se fue del país en dictadura hoy gane 10 millones de pesos y los que se quedaron luchando ganen menos. En realidad, esto no es tanto por la plata, pero es penca que la viejita vaya a cobrar su cheque y no le paguen la plata que le ofrecieron.

¿Quieres que le rindan un homenaje?

Es que nadie se lo ha rendido y al menos yo quiero hacerlo. Ella era de los socialistas que valen la pena, como los de Clodomiro Almeyda donde eran intelectuales y profesionales. No eran cualquier cosa como ahora que hay algunos que no saben ni contar.

¿Tú también eres socialista?
No, yo salí como mi papá que siempre me dijo que votara por el hombre y no por los partidos políticos. Por ejemplo, voté por el NO, por Eduardo Frei, por Joaquín Lavín y ahora último por Michelle Bachelet. Pero mi voto para estas elecciones no lo tengo claro.
Imagino que es Frei.

Considero que Eduardo Frei es un hombre bueno y a este país le hace falta un hombre bueno.

¿Qué te pasa con Sebastián Piñera y Marco Enríquez?
No me desagradan, a pesar que Marco a mí no me quiere, porque una vez peleamos pero no me acuerdo por qué fue. Lo más simpático es que una vez nos encontramos en el maquillaje de un canal de TV y nos miramos con profunda bronca a medio metro de distancia. Estábamos enojados, casi a punto de irnos a las manos. Ahora, con la mujer de Ominami me llevo tremendamente bien. Me cae bien, es gente muy gente.

También te peleaste con Piñera
Sí, porque Sebastián Piñera es futbolista y él dijo que yo era un huevón y al otro día en mi programa de radio le saqué la cresta. Le dije todo lo del Banco de Talca que después de diez años volvió a salir en La Nación, pero yo fui el primero en Chile en sacarle en cara lo del Banco de Talca a Piñera.

¿Y el resto de los candidatos?
No marcan, y no puedo perder mi voto. Hay que ir donde está la pelea.
Parece que los fieles que te siguen a ti son más que los que siguen a los candidatos del 1%.
Ah, sí po’, son muchos más. Si yo me presentara a la presidencia les gano a todos. Pero no tengo moral para eso, porque tendría que haber sido intachable desde que nací y yo no lo he sido. Por ejemplo, me he casado tres veces.

Pero te ofrecieron ser diputado. ¿Por qué no te presentaste?
Me lo han ofrecido en reiteradas ocasiones. Pepe Auth me ofreció también la subsecretaría de Deportes, pero le dije que no, porque eso es administrativo y, política y yo necesito autonomía.

BIELSAMANÍA

¿Qué te parece esta bielsamanía que se ha generado en Chile?
Bielsa es merecedor de todo ese tipo de cosas, de las imitaciones y de todo lo que se hace. Pero no puedo hablar de ese tipo de cosas porque a mí también me han imitado toda la vida.

¿Te sientes como Bielsa?
Es que estamos en ámbitos diferentes. Yo fui un entrenador chico y he tenido muchas vallas para intentar desarrollarme. En cambio, Bielsa ha tenido el camino más despejado, pero además tiene mucho talento. Marcelo Bielsa es el director de orquesta y él organiza a los flautistas y violinistas, pero resulta que a veces al equipo llegan los pianistas y están condenados a tocar la flauta bien porque si no se van cagando del equipo. Ése es el estilo de Bielsa, él arma su equipo y cuando esto funciona concentradamente siempre van a haber éxitos.

¿Eso no pasaba con los anteriores técnicos de Chile?
Es que Bielsa tiene un manejo diferente. Por ejemplo, el equipo tiene que viajar y él lo hace dos o tres días después que los jugadores.

¿Te gusta esa pleitesía que le rinden a Bielsa?
No, eso me molesta. Da lo mismo si es Bielsa u otro, el tema es que los chilenos somos muy sumisos.

Te molesta que estemos tan pendientes de él.

No, ése no es el tema. Si de mí igual cada vez que hablo todos están pendientes. La prensa me puede ignorar, pero el pueblo no. Me molesta la pleitesía y la sumisión.

¿Está loco Bielsa?
No. Loco es el último argumento que se le dice a la persona cuando es demasiado inteligente. Loco es el último argumento del mediocre.

CONSPIRACIÓN EN TEMUCO

¿Fue muy duro dirigir en Temuco?
Sí, de repente no teníamos cancha y teníamos que entrenar en la calle, donde pasaban autos. Pero no quiero hablar mal de Temuco.

Pero te pasaron muchas cosas anecdóticas que en otros lados no pasan.
Es que conmigo hay luces y la prensa me sigue a todos lados. Ningún equipo de Primera B ha ganado tanta plata como lo hizo Temuco conmigo. Fue la cuarta marca del país y el tercer equipo de Chile en llevar más gente a los estadios. Pero no me supieron cuidar.

¿Quiénes?
Un grupo minoritario de personas contratadas desde Santiago que fueron a Temuco a hacerme daño. Cuando llegué a Santiago me junté con ellos y los encaré para preguntarles por qué me habían hecho eso y me dijeron: “sí, te quisimos cagar”. Eso me lo dijo una persona súper importante del fútbol de este país que es parte de la actual directiva de la ANFP.

¿Una conspiración?

Absolutamente, de Santiago venían todas las órdenes. Por ejemplo, jugábamos con un equipo y no me cobraban tres penales, claros, así como de patada en la cabeza.

¿Habían árbitros que te tenían mala onda?
Mala, sólo por ser Eduardo Bonvallet. Para que los guarda líneas levantaran la bandera había que pegarles un balazo y se dedicaban a mirarme todo el rato a mí. Yo les decía: “mira el partido, huevón, después te firmo un autógrafo”. Además nunca se habló nada de lo positivo, como que arreglé los baños, las duchas, compré camisetas, pelotas y pantalones, entre otras cosas.

Eran como un equipo amateur.
Menos que eso, porque ni siquiera les pagaban los sueldos. Pero tengo un gran afecto por los jugadores y dirigentes de Temuco. A mí me hizo daño un grupo de cierto sector de la barra que fue manejado desde Santiago.

¿Te amenazaron?
Sí, pero me da lo mismo, porque me han amenazado muchas veces y algunas muy fuertes como que me iban a matar. Una vez el abogado Fernando Uribe Echeverría, que defendía a una persona que se querelló contra mí, me llamó para advertirme que alguien me iba a matar. Después el “Barti” me mandó una carta contándome que había un plan para apuñalarme, pero como yo era buena persona no lo hicieron. Eso era por las querellas que tenía. Después de leer la carta la rompí porque me conmovió que el Barti fuera un hombre tan bueno.

Pero el Barti está preso por apuñalar al Huinca.
Bueno, pero esos son problemas entre ellos. Conmigo, el Barti fue un hombre bueno.

¿Tan chata tenías a la gente como para que te quisieran matar?
Sí, me querían matar. Había mucho odio y me querían pasar la cuenta.

LA ENVIDIA

¿Te tienen mucha envidia?
Sí po’. Porque yo soy el genio de la historia en este país. No existe nadie como yo en las comunicaciones. A los animadores de estelares les piden autógrafos porque son famosos, en cambio yo soy una razón de vida para muchas personas. Un abogado una vez me paró y me dijo que había sacado su título gracias a mí porque él era depresivo y mi verborrea en el micrófono lo motivaba.

¿Por eso te envidian?
No. Me envidian porque cuando agarro un micrófono desaparecen todas las radios. Me llevo toda la audiencia porque soy un genio. Y el que no lo entiende se está negando a una verdad. En mí aparece el artista, el humorista y el comentarista de fútbol. Soy un todo. De hecho me han venido a buscar de Fox y de Direct TV para irme a Argentina, pero no me fui de huevón.

¿Si eres la mezcla perfecta por qué estay sin pega hace dos años?

Por que todos me han hecho la cama. Por ejemplo, Andrés Zaldívar me echó de la radio Tiempo y era el presidente del Senado, pero no tenía nada que ver con la radio. Con él me saco el sombrero porque lo reconoció. Pero yo le pego tres patadas en el hoyo a todos los comentaristas de Latinoamérica, antes, durante y el día de mañana en las nubes, no en el cielo.

¿Tanto?

No, en realidad no soy el mejor, soy el súper mejor. No existe en el mundo alguien como yo. Soy el mejor comentarista del mundo y cuando agarro el micrófono los otros están obligados a guardar silencio.

Notas relacionadas