Esto fue publicado en la página web del Colegio de Profesores. Parece que el ayuno los puso disléxicos.