Y el hilo se cortó por lo más delgado. El senador José Antonio Gómez, palo blanco de Frei en las primarias y presidente del Partido Radical, renunció a su cargo accediendo a la exigencia de descabezar a los conglomerados de la Concertación hecha por Marco Enríquez-Ominami para comenzar a hablar de un apoyo a la causa oficialista.
“Atendí lo que Marco Enríquez ha dicho en muchas oportunidades, de que él espera gestos de la Concertación. Nosotros, y yo en particular, he tomado la decisión de presentar la renuncia a la presidencia del Partido Radical, pero también una decisión clara al decirle a Marco Enríquez-Ominami que llegó el momento de unirse a la candidatura de Frei”, dijo Gómez.
Ahora las miradas están puestas en los timoneles de la Democracia Cristiana Juan Carlos Latorre, del PPD Pepe Auth y sobre todo en Camilo Escalona, presidente de los socialistas y archienemigo de Enríquez-Ominami. Son ellos quienes decidirán si el salto de Gómez fue a la gloria o al vacío.
Como dato anecdótico podemos señalar que el diputado Fernando Meza asumirá como presidente del Partido Radical