Por Ygal Glisser

Siempre he pensado que las personas tienen altas valoraciones de si mismas. Bastante más altas de lo que corresponde realmente.
De ahí que mucha gente se pasa la vida quejándose porque lo atendieron mal en el almacén, la niña del call center era una estúpida, el flaco del homecenter es un tarado y así.
En cambio nosotros somos perfectos. En lo que trabajamos seguramente somos los mejores y si se trata de atender a alguien nunca tenemos una mala cara.
Esa actitud me apesta profundamente, esa forma de siempre mirar en menos a los demás.
Esa misma actitud llevada a la cuestión política me parece triplemente apestosa.
Eso de que “la politica chilena es un asco”, “es de un nivel tan bajo que da verguenza”, “no hay por quién votar, ninguno me gusta” “voy a votar por el mal menor”.
A veces me pregunto, quién chucha se creen que son? Qué hacen para merecer algo mejor??
Por lo menos yo, por lo que aporto a esta sociedad, con que la ciudad tenga alcantarillado o que los semáforos funcionen me debería pegar con una piedra en el pecho.
Y no creo ser muy diferente a la mayoría de las personas.
Vivimos en un país donde hay más de 50 enfermedades que el ESTADO te GARANTIZA atención.
TE LA GARANTIZA, cosa única en el mundo……bueno quizás en Cuba pase algo así, pero nosotros podemos al mismo tiempo elegir que diario queremos leer.
Es más, mientras usamos el AUGE podemos leer La Segunda, que tiene convencido a medio Chile (incluyendo a súper izquierdistas) que en realidad vivimos en Pakistán y que estamos horrible.
Bueno…en ese país vivimos y aún hay gente que encuentra que el candidato es “fome”.
Sinceramente creo que hay personas que aunque les pusieran como candidato a Martin Luther King y a Nelson Mandela, aún se las arreglarían para encontrar motivos para no votar por ellos.
“No, yo anulo, estos locos no son lo suficientemente negros” dirían.
Yo voto por Frei, no porque le tema a la derecha, o porque hayan sido, no cómplices si no, autores de la peor dictadura que la historia de Chile recuerde.
Yo voto por Frei, porque antes de todo soy un trabajador.
Trabajo en una empresa de la cual tengo muy poco que quejarme. Que cumple con las dispociones establecidas en el código del trabajo con rigor.
Trabajo en turnos y tal como lo establecen nuestras leyes, tengo derecho a 2 domingos libres al mes. Y la empresa para la cual trabajo, cumple las reglas al pie de la letra.
Por eso, cuando escucho al Sr. Piñera hablar de flexibilidad laboral, junto con la eliminación del sueldo mínimo, permitir el despido de trabajadores en huelga, cosas que han propuesto sus técnicos, se me vienen a la cabeza mis 2 domingos libres, que se podrían transformar en 1 o en ninguno.
Total, el hombre ha dicho que va a crear 1.000.000. de empleos, nunca ha dicho como van a ser esos empleos.
Pero bueno, ud. quizás anula porque no es un trabajador, o no tiene conciencia que lo es. O no piensa en lo que pueden sufrir los trabajadores que están en peores condiciones que ud., o quizás ud. no se da cuenta de nada.
Quizás algunos piensan que anulando castigan a Camilo Escalona, le advierto que Camilo Escalona sigue siendo senador y le quedan 4 años más de ejercicio. No lo castiga ni a él, ni a Auth ni a Latorre ni a Frei ni a Lagos ni a nadie.
Ellos tienen sus vidas hechas, y aun perdiendo esta elección tienen su lugar asegurado en la historia, como parte de la coalición más exitosa que haya tenido Chile.
Si anulas, estás votando por Piñera.
Y si votas por Piñera estás castigando a los trabajadores, a tantos que como yo quieren, aunque sea dos veces al mes, dormir hasta un poco más tarde los domingos.