THE CLINIC PRESS
Ilustración: Ajab
Una diferencia de 1,8% a favor de Sebastián Piñera. Un margen de error del 3%. Una confiabilidad del 95%. Esos son los números principales de la encuesta sobre intención de voto elaborada por el centro de estudios MORI, que dirige Marta Lagos.

Se le preguntó a una muestra de 1.200 personas: “¿Por cuál de los siguientes candidato (s) votará usted en al segunda vuelta de las elecciones presidenciales? ¿Sebastián Piñera o Eduardo Frei?”. Piñera 50,9% y Frei 49,1% fue el resultado del ejercicio.

La encuesta se hizo hace algunos días (del 1º al 9 de enero). Y hoy se agrega otro elemento que aumenta la incertidumbre frente a una elección que los seguidores de Piñera ya daban por ganada: Marco Enríque-Ominami acaba de hacer público su apoyo a Eduardo Frei. Esta declaración ya se daba por inminente desde el fin de semana.

“Ante esta coyuntura histórica, ante esta incertidumbre que la derecha pueda llegar a impedir la marcha de Chile ante el futuro, es de mi responsabilidad contribuir en lo que pueda a que eso no ocurra”, argumentó MEO. “Por tanto, declaro formalmente mi decisión de apoyar al candidato de este pueblo, el del 29% de chilenos que votaron el 13 de diciembre”, dijo refiriéndose a Frei, sin nombrarlo en ningún momento.

NADA DICHO

Según MORI, el 44% de los votantes de Marco Enríquez-Ominami respaldaría al concertacionista, mientras que un 20% se sumaría al magnate presentado por la derecha a la presidencia. Un porcentaje que podría variar frente a las palabras del “díscolo”.

Aporta a este final de fotografía un 15% de personas que no apoyan hasta ahora a ningún candidato, si se cree en los resultados de MORI.

El desempeño de Piñera en el debate presidencial no resultó tampoco lucido y pasó por pasajes de descontrol. Sobre todo cuando fue atrincado por el periodista de UCV Claudio Elórtergui, quien no se conformó con las evasiva cuando le preguntó si había hecho algo en contra del cheque en garantía en su calidad de accionista de la Clínica Las Condes.