Según lo informado esta mañana a radio Bio Bio por la vocera de los Deudores de la financiera informal Eurolatina, María Huaiquipán, mañana se realizará el remate de la casa de Rosa Guitard, quien en 2005 pidió un préstamo de $960 mil para tratarse un cáncer terminal y hoy debe más de $4 millones fruto de los altísimos intereses generados por el atraso en el pago de las cuotas. La señora Guitard solicitó el préstamo a la empresa Los Queñes, uno de los nombres adoptados por la financiera tras hacerse tristemente célebre, cuya titular es Isabel Urra, esposa de Marco Elgueta, dueño de Eurolatina junto a su hermano.
Oriundos de Castro, los hermanos Elgueta perdieron a su padre en un río y nunca más lo encontraron. Partieron de botilleros y se hicieron famosos al comerse un cheque protestado de un proveedor que les fue a reclamar. Iniciaron su lucrativo negocio prestamista con sólo 600 mil pesos y al cabo de dos meses el capital de la empresa se empinaba por sobre los 100 millones, según relato del diario La Nación. Lo suyo: quedarse con las casas de aquellos que no pueden pagar las cuotas de los préstamos y luego sacarlas a remate. Al deudor le piden la escritura de una propiedad dejada en prenda como garantía. Si no hay pago, logran que un juzgado civil decrete el embargo del inmueble.
El pasado 23 de septiembre, Marco y Pedro Elgueta salieron libres de polvo y paja de los cargos de usura y estafa, en una querella patrocinada por 234 personas. El juicio estuvo a cargo del juez Juan Cristóbal Mera, quien determinó su inocencia tras 2 años de investigación.