Claudio Castro, empresario de Viejos Pascueros: “Me han tocado viejitos hediondos a pichí”

POR CLAUDIO PIZARRO • FOTO: ALEJANDRO OLIVARES
Tiene a su cargo 18 viejitos pascueros que ofrecen sus servicios en la temporada navideña. Asegura que cada Papá Noel puede ganar alrededor de un millón de pesos al mes y que el negocio funciona tiquitaca. Si usted tiene barba natural encanecida, una panza de antología y ojos color turquesa, esta es su oportunidad. No se la pierda.

¿Cómo te hiciste empresario de viejos pascueros?
Fue casi por casualidad, un día pasé por una plaza y vi un viejito sentado con su barba blanca y larga, me acerqué y le dije si alguna vez había trabajado de viejito pascuero. Me contestó que una vez pero que ya no lo hacía porque estaba medio enfermo. Ahí se me ocurrió que podía rescatar a todos esos viejitos que andan en la calle o están desempleados. Y así fue cómo empecé. En la víspera del año 2007 trabajé con uno, el 2008 tuve a tres y ahora tengo 18.

Hace poco, de hecho, hiciste un casting para reclutarlos.
Sí, hice cuatro casting donde llegaron alrededor de 100 viejitos. Algunos tenían el pelo negro, otros venían sin barba y había unos que eran unos gorditos súper simpáticos pero lampiños. Hartos me decían que se disfrazaban, se ponían algodón y que tenían traje pero no todos cumplían con los requisitos del verdadero viejito pascuero natural.

¿Y cuáles serían los atributos?
Bueno, en primer lugar tener una barba real, que sean panzones, que tengan carisma y, en lo posible, ojos celestes. Ese es nuestro plus. Lo que pasa es que nosotros no tenemos la culpa que nos hayan pintado al viejito pascuero con ese prototipo que aparece en los libros o en la televisión.

Y qué pasa si no tienen los ojos claros, ¿les pones lentes de contacto?
Podría ser. Si el cliente me lo pide y no tengo disponibles viejitos de esas características se los pongo. Lo que pasa es que hay gerentes de empresas que son medio regios estupendos, entonces necesitan al verdadero viejito y pagan bien por tenerlo.

¿Cuánto gana un viejito?
Nunca es bueno hablar de plata pero para que tengas una idea, más o menos, gana alrededor de 30 lucas por hora.

¿Y cuánto ganan en la temporada?
Depende de los eventos pero, fácilmente, puede ganar un millón de pesos.

MEONES Y CALIFAS

¿En qué consiste el servicio?
Trato que el cliente quede súper conforme, que todo sea lo más transparente posible y que sea un servicio limpio.

¿A qué te refieres con limpio?
Bueno, que el viejito pascuero no llegue con olor a trago, que no fume, porque al darle un beso a un niño ese olor se le impregna. A lo mejor el niño no lo percibe pero sí el papá. Hay varios detalles que cuido. Cuando llegan me pongo a conversar con ellos para saber cómo vienen.

¿Te ha tocado el clásico viejo pascuero bueno para el copete?
El año pasado, sin ir mas lejos, uno de los organizadores de un mall me llamó y me dijo que había sorprendido a un viejito con una botella de cerveza detrás del sillón. Resulta que un cliente lo vio cagado de calor y un duende aceptó el regalito. Después, obviamente, lo pillaron.

¿Qué hiciste?
Lo tuve que despedir porque no podía arriesgarme a tener ese problema nuevamente.
Pero es que los viejitos de la calle generalmente son buenos para empinar el codo…
Por eso hay que discriminar un poco porque no puedo llevar a cualquier viejito a un evento. El año pasado, por ejemplo, me tocó un viejito que andaba hediondo a pichí, desaseado, entonces dije “puta, este viejito lo baño, le regalo ropa pero me deja mal”. Justamente es eso lo que quiero evitar.

A lo mejor tenía problemas a la próstata…
Es posible, si hay de todo, lo que pasa es que tienen que estar mucho rato sentados. A veces una hora y media sin parar. Igual es probable que pasen esas cosas pero, por suerte, ahora los conozco y no me han fallado.

¿Y algún viejito artereosclorótico, por ahí?
Me tocó uno que era súper comerciante, quisquilloso, y cuando estaba haciendo el casting ya me estaba cobrando. Entonces, no me sirve. No porque no quiero que me cobre sino porque en algún evento le puede parecer algo mal y me deje tirado.

Hay que tener una sicología especial de viejo pascuero, entonces…
Claro, aunque tenga la mejor barba y los ojos celestes no puedo aceptar a cualquiera, tengo que buscar a los más amorosos y carismáticos. Por eso cuando van al casting les hago preguntas para saber cómo van a reaccionar en caso especiales.

¿Y, aparte de meones y buenos para el copete, te has topado con algún viejo verde?
Ja ja ja… sí, pero son tallas para callado, me las echa a mí nomás. Me ha tocado que a veces vamos a un jardín infantil y me dice “la media raja de la tía me tiene desconcentrado”. Esas cosas. Pero es algo sano, igual tratan de pasarlo bien y divertirse.

Y las pascueritas, ¿cuándo las incorporaste?
Ahhh, buena pregunta. Fue este año, lo que pasa es que muchas veces el cliente no tiene más presupuesto para pagar que una hora y media. Entonces a veces son muchos niños y yo les digo, mire, págueme un poquito más y le llevo una pascuerita para que agilice el tema. Así los papitos se relajan disfrutando con los niños.

¿Me imagino que es un deleite para ellos?
Sí, siempre trato de llevar a las más bonitas. Los papitos les tiran el churro y cuando el viejito pascuero se va piden que las pascueritas les bailen el caño. Me entendí. Nosotros, obviamente, nos vamos…

¿Hiciste un casting de pascueritas?
No.

¿Seguro?
Ja ja ja, no… le dije a mi hermana que contactara a algunas amigas sin pega y así empecé. Si son las mismas promotoras que se ven en todos lados.

Si ves a un viejito de barba blanca en la calle, ¿qué haces?
Lo abordo de inmediato. De partida me saco los lentes oscuros, tiene que haber contacto visual, no ocultar nada, ser súper transparente, porque yo trabajé en ventas muchos años y conozco el tejemaneje. Después lo saludo bien cordial, me acerco y le digo un cumplido. Señor, buenas tardes, con esa barba hermosa que tiene usted ¿no trabajaría de viejito pascuero? Si sigue conversando conmigo lo tengo listo.

¿Cómo imaginas el negocio el próximo año?
Me encantaría que al viejito pascuero, como viene del norte muy arropado, inventarle una indumentaria de verano, con un short, unas bermudas y una camiseta hawaiiana. Los duendes, igual. Me lo imagino así. ¿Por qué no?

The Clinic Newsletter
Comentarios