THE CLINIC PRESS
• Río Zaza se encuentra envuelta en la mayor batida anticorrupción realizada en el período de Raúl Castro.
• En su entrevista en la actual edición impresa de The Clinic, Carlos Ominami defiende al ex generalísimo de su hijastro: “No es un corrupto”. También inscribe los sucesos como parte de “un ajuste de cuentas” entre la línea de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, comandadas por Raúl Castro desde antes de acceder al mando supremo, y la línea del Ministerio del Interior, en la que se inscribiría Marambio.

• Un canal de la TV cubana de Miami habla de un segundo ejecutivo de la empresa de Max Marambio muerto en las últimas horas. El gerente Ramiro del Río, de acuerdo a la versión, se habría suicidado en una celda.
___________
Ayer la agencia Reuters informaba que, según la autopsia oficial cubana, el ejecutivo chileno Roberto Baudrand habría muerto tras sufrir un ataque cardíaco. Baudrand era gerente de la investigada empresa alimenticia Río Zaza, de propiedad del ex guardiaespalda de Allende, ex comandante de fuerzas especiales de Cuba y ex generalísimo de MEO, Max Marambio. Baudrand, quien fue encontrado muerto en su domicilio el pasado martes, se encontraba bajo una orden de arraigo, en medio de la investigación por corrupción que afecta a la empresa.

< Max Marambio, foto Alejandro Olivares

El jueves pasado The Clinic fue el primer medio chileno en dar a conocer que la situación de Río Zaza no se limitaba al “corralito” que afecta a otras empresas de capitales extranjeros en la isla. La insistente versión oficiosa (rumor, “bola”, “radio bemba”) que corría desde hace días en La Habana, y que hablaba de una investigación por corrupción en contra de la empresa, fue narrada casualmente en una entrevista a nuestra revista por la blogera cubana Yoani Sánchez.

EL “DOSSIER MARAMBIO”

Ayer El Mostrador, por su parte, reveló la existencia de un “documento secreto” del Partido Comunista de Cuba que detalla las acusaciones oficiales en contra de Río Zaza, individualizando a Marambio como uno de los responsables de las supuestas irregularidades que habrían sucedido en la empresa de capital mixto (una parte de ella pertenece al estado cubano). “Según el informe reservado del único partido político legal de Cuba, los negocios del empresario chileno en la Isla estarían vinculados a supuestos delitos como la venta de productos con sobreprecios y fraude. Dos ilícitos centrales para la fiscalía que habrían motivado la detención de colaboradores de Marambio y los largos y duros interrogatorios a los que fue sometido el gerente de Río Zaza, Roberto Baudrand”, dice la crónica de El Mostrador.

En tanto, otros empresarios chilenos con inversiones en Cuba se han desmarcado de la situación de Marambio en una carta a El Mercurio: “El caso de las empresas del empresario chileno Max Marambio es una situación puntual que se encuentra en proceso de investigación ante los Tribunales de Justicia en Cuba, y será de su competencia el dirimir las transgresiones que hayan podido cometer a las regulaciones vigentes, problemas que ninguna de las otras empresas chilenas en Cuba tienen”.


Una imagen publicitaria de la empresa Río Zaza, que también vende en Cuba vino chileno en caja.

La versión de El Mostrador coincide con la anteriormente señalada por Yoani Sánchez, en cuanto a la relación existente entre el caso y la caída de algunas autoridades del gobierno. Es el caso de la reciente destitución del ministro de Aeronáutica Civil, el general Rogelio Acevedo González, cuya esposa era directora comercial de la cuestionada Río Zaza.

En tanto Diario de Cuba, periódico digital con sede en España, informa que, de acuerdo a “fuentes de la disidencia interna”, también habría caído a raíz de la investigación de Río Zaza el ex ministro de Industria Alimenticia, Alejandro Roca Iglesias.

De acuerdo a todos estos antecedentes dispersos, se estaría en presencia de la mayor operación anticorrupción realizadas por Raúl Castro en el tiempo que lleva al mando de la isla.

¿OTRO GERENTE MUERTO?

En tanto, el programa “A mano limpia”, emitido por el canal AmericaTeve, de Miami, asegura que otro directivo de Río Zaza, el cubano Ramiro del Río, habría muerto este mes en la cárcel. De acuerdo al periodista del espacio, Wilfredo Cancio, “son aun inciertas las circunstancias de la muerte de Del Río, quien había sido detenido como parte de la investigación que siguen las autoridades cubanas en torno al caso”. Cancio agrega que los detenidos en el caso ascienden a casi una veintena y señala que la información le ha llegado a través de “varias fuentes confiables”.

Hay que consignar que America Teve, canal de baja cobertura en español, es asociado por muchos observadores al histórico exilio cubano anticastrista afincado en La Florida.

OMINAMI: UN AJUSTE DE CUENTAS

En las últimas horas, algunas fuentes cercanas a Max Marambio habían hecho circular la versión de que los problemas de la empresa Río Zaza sería parte un ajuste de cuentas del gobierno de Cuba, relacionado con el rol jugado por el empresario en las últimas elecciones presidenciales chilenas, como generalísimo de Marco Enríquez. De acuerdo a esta explicación, en Cuba se culparía a Marambio y Enríquez de la victoria electoral de Sebastián Piñera, hecho que se sumaría a varias declaraciones del candidato abiertamente contrarias al gobierno cubano.

En tanto, el padrastro de Enríquez, Carlos Ominami, en la edición de esta semana de The Clinic, señala motivaciones que nacen de la misma política interna de Cuba y que no parecen responder a los resultados de las elecciones chilenas. La caída en desgracia de Marambio se relaciona, a su juicio, con que “el ‘subsistema Fidel Castro’ ha ido crecientemente perdiendo peso”.

Marambio, se inscribiría, de acuerdo a Ominami, en la larga lista de personas que fueron gravitantes en los tiempos del mando activo de Fidel, y que, por “un ajuste de cuentas” de Raúl Castro, han terminado siendo desfenestradas en el último año. Es el caso de Carlos Lage, Felipe Pérez Roque y Gustavo Ramírez.

Estos movimientos y destituciones sería expresión de una rivalidad que se arrastra desde años, según Ominami, entre la linea de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (que comanda Raúl, desde antes que Fidel se alejara del mando supremo) y la línea del Ministerio del Interior (Minint).

Hay que recordar que Max Marambio fue en algún momento comandante de las Tropas Especiales del Minint cubano, un fuerza de elite que funcionaba de manera independiente a las FAR, dirigidas por Raúl Castro.