Por Claudio Pizarro / Foto: Alejandro Olivares
Flor es una mujer que vive con su madre y su hija en una casucha al frente del campamento El Molino en Dichato. El martes de esta semana estuvo haciéndole guardia a Piñera, quien fue a ver el partido de la selección, para contarle su historia. Esto es lo que vivió.


________
¿Qué onda las lluvias?
-Mal, si estuvieras aquí te mueres, mi cama está toda embarrada, el agua se me pasó por abajo. Pero lo más cuático de todo es que, ahora que me llamas (martes en la noche), el Presidente está aquí al frente en las mediaguas del campamento.

Así supe…
-Llegó como a las nueve y media con la Tonka Tomicic, la Andrea Molina y el ministro de educación. Pusieron una carpa al medio de las mediaguas porque dicen que viene a ver el partido de Chile. Yo no sé pero esto parece show. La gente me dijo que se iba a quedar en una mediagua…

¿Y tu qué piensas?

-Para mí que se va a ir a un hotel que está en el pueblo. Si anda todo arreglado y como es de plata, qué se va a estar embarrando. Necesito un periodista y no hallo de quién agarrarme. Nadie me pesca, no hallo qué hacer para acercarme. Está todo escoltado. Un vecino me dio una entrada para mañana porque no dejan entrar a todos. Menos a mí que vivo al frente en una carpa. Es la única posibilidad que tengo.

Pero la otra vez cuando fue a Dichato hablaste con él…
-Sí, eso pasó cuando recién estaban armando las mediaguas y él se puso a martillar. Me acuerdo que después se acercó donde estaban los periodistas, me dio la mano, un beso y ahí yo me aproveché y le pasé una carta. Le dije léala por favor. Necesitaba que viera por lo que estaba pasando…

¿Y qué pasó?
-Me la respondió. La señorita Perla Muñoz, de la Moneda, me dijo que el Presidente la había guardado, que la tenía él y que me mi caso había pasado a la Intendencia. Después me llamaron y me dijeron que me iban a ayudar pero todavía estoy esperando. Estoy desesperada. Mi hija la otra vez se me intoxico por el agua, no la he podido mandar al colegio. A la carpa llegaron ratones. La otra vez saltó uno a la mesa. No sé que hacer.

¿Piensas que ahora sí te va a pescar?
-Bueno él quiere darle entretención a la gente pero la gente está mal. Para mí es una actitud media cínica. Igual me da impotencia acercarme a él y decirle lo que me pasa. A veces me dan ganas de ahorcarme adentro de la carpa. Mejor que me hubiera llevado el tsunami. Estoy mal aquí poh.

¿Cómo ha pasado las lluvias la gente del campamento?
-Se gotearon entero y se les volaron las latas. Yo pensé que a mí no más me iba a pasar, como estoy en carpa, pero a ellos también se mojaron. Hace unos días estuvieron los bomberos en una casa que se estuvo a punto de desbordarse del cerro, en un lugar que está cerca de la carpa donde está el presidente. Se le cayó un pollo (pilar) con el barro. La señora estaba más asustada porque pensaba que se le iba a caer.

¿Qué va a pasar contigo?
-No se poh. Aquí estoy. Mi vecino dice que no va a venir nadie. Yo le digo que no perdemos nada. A lo mejor mañana podemos hablar con el Presidente.