Aunque no puede meterse con el fútbol: Acusan a Ruiz-Tagle de paralizar remodelación del estadio de Puerto Montt


THE CLINIC PRESS
El alcalde de Puerto Montt, Rabindranath Quinteros acaba de distinguir al subsecretario de Deportes, Gabriel Ruiz-Tagle, con el polémico título de “enemigo número uno” de la sureña ciudad, al tiempo que lo acusó de congelar los recursos destinados a terminar las obras de remodelación del Estadio Regional Chinquihue, donde ejerce habitualmente la localía el club de fútbol profesional Deportes Puerto Montt.

“Evidentemente para mí, es el enemigo número uno que tiene Puerto Montt en términos de deportes, porque él también hoy, con el dictamen de Contraloría, debiera abstenerse de participar en el fútbol profesional”, declaró ayer el alcalde Quinteros a Cooperativa.

Autoridades del gobierno regional han salido a apagar este incendio. En la Intendencia de Los Lagos se declara a la prensa local que los dineros están. Pero las versiones son contradictorias. El consejero regional Mario Aroca señala a El Llanquihue que en realidad la plata no está disponibles hasta que la liberen en Santiago: “Todos querían los dineros para ayer, pero como es un Fndr (Fondo Nacional de Desarrollo Regional) es el Gobierno central el que tiene que entregar esos recursos y no el Gobierno Regional”.

Pero parece que nadie se pone de acuerdo en la explicación, porque en las oficinas locales del Instituto Nacional del Deporte saltaron a responder al alcalde Quinteros explicando la paralización intempestiva de las obras por una supuesta falta de permisos municipales.

La remodelación del Estadio Regional Chiquihue es una obra que forma parte de la llamada “Red de Estadios Bicentenario”. Los trabajos en enero llevaban un 50% de avance. Deberían estar listos en tres meses más, debido a retrasos relacionados con las condiciones climáticas de la zona.

La obra, que dejaría al Chinquihue dentro de los estándares de un recinto FIFA, contempla la instalación de 10 mil butacas, techo, aéreas verdes, estacionamientos, iluminación y un elogiado diseño, que privilegia la vista hacia el Canal Tenglo desde las graderías.

Queda por aclarar si Ruiz-Tagle tomó la decisión, si lo hizo personalmente o a través de un subalterno, y si este posible resquicio lo salva de haber incumplido el dictamen de la Contraloría, que le prohibe conocer y resolver cualquier materia relacionada con el fútbol profesional, por el conflicto de intereses que implicaría, en su calidad de dueño del 20% de Colo Colo.

The Clinic Newsletter
Comentarios