Una masiva protesta se realizó ayer en las calles céntricas de Copiapó. Se estima que unas 2.000 personas marcharon por la ciudad protestando contra la instalación en la costa de la mayor central termoeléctrica a carbón que se quiere instalar en el Chile, el proyecto “Castilla”. Un negocio de capitales brasileños, que es representado legalmente por la oficina de la que fue socio el ministro del Interior hasta marzo: Bofill Mir & Álvarez Hinzpeter Jana Abogados. El proyecto, de inusitadas dimensiones (4 veces mayor a Barrancones), se convertiría en la termoeléctrica más grande y contaminante de Latinoamérica y ,de acuerdo a las denuncias, aumentaría en 8% el total de la huella de carbono (emisiones de CO2) del país.

Luego de que el gobierno echara pie atrás respecto a la instalación de la central Barrancones en Punta Choros, el presidente Sebastián Piñera declaró a los medios que esa decisión sería únicamente “una excepción”. Antes, el bufete Bofill Mir & Alvarez Hinzpeter Jana Abogados ya ha conseguido la instalación de la central termoléctrica Campiche, en las cercanías del saturado puerto de Ventanas.

Preocupada por este panorama, la comunidad copiapina y personas llegadas de toda la Región de Atacama protagonizaron la masiva marcha, bajo la habitual consigna de “Atacama sin carbón”.

Los activistas expresaron que de concretarse esta iniciativa, se incrementarán perjuicios en la zona, como enfermedades crónicas, la extinción del ‘Desierto Florido’, a la flora y fauna natural de la zona, aumento de la contaminación de las aguas del mar, del aire, a la eliminación de fuentes laborales como la pesca artesanal y el turismo ecológico, entre otros perjuicios de importancia.

En la marcha participaron miembros de la Comunidad Agrícola Totoral, la Junta de Vecinos de Totoral, el Movimiento Pro Defensa de las Costas de Atacama, el Consejo de Defensa del Valle del Huasco, la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Copiapó, la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Caldera y Bahí a Inglesa, Juventudes Comunistas, Juventud Socialista de Atacama, entre otras organizaciones sociales.

“El Presidente Piñera no sólo debe cumplir su promesa, sino que también debe considerar a la Región de Atacama, tal como lo hizo con la Región de Coquimbo al realizar las gestiones para que Barrancones fuera cambiada y luego cancelada. La Central Castilla es 4 veces mayor que Barracones y por ende provocará daños 4 veces mayores. La ciudadaní a debe exigir su derecho de vivir en un mundo libre de contaminación para que sus hijos y sus nietos puedan respirar oxigeno y no elementos y partí culas venenosas; y también de defender nuestra tierra, nuestra cultura turí stica, nuestro medio ambiente”, dijo uno de los directores de la Comunidad Agrícola Totoral, Milton Morales.

También participaron los diputados Lautaro Carmona (PC) y Alberto Robles (PRSD). Este último había sido detenido el jueves por Carabineros, mientras participaba de otra manifestación en contra de la termoeléctrica Castilla, realizada en Santiago.