• Una elección que tuvo vueltas de chaquetas, mentiras y hasta manipulación política

Han sido las elecciones más reñidas de la historia del fútbol. Tanto que al cierre de esta edición corría el rumor que la comisión jurídica de la ANFP había inhabilitado a Jorge Segovia de la presidencia de la asociación por incompatibilidad con el cargo. Así, lo más probable es que la elección se repita, pero Harold ya dijo que no va.

FOTO: ALEJANDRO OLIVARES

El hilo empezó a cortarse en el avión que traía de vuelta a los dirigentes a Chile desde Sudáfrica. Chile acababa de perder 3 a 0 frente a Brasil.

-Harold estaba adelante en el avión, donde terminan los asientos business. Nosotros veníamos más atrás. A su espalda se comentó que Gabriel Ruiz Tagle hizo lobby (para levantar una candidatura opositora). Me enteré arriba del avión. Era tema. Veníamos todos juntos y si se conversa un tema, el tema es para todos -recuerda Julio Venegas, ex director de la Federación de fútbol y dirigente de Provincial Osorno.

No habían pasado ni tres días de la eliminación de Chile del Mundial y entre los dirigentes, según Venegas, ya se había instalado la idea de levantar una oposición a la administración de Mayne-Nicholls. El dirigente osornino apunta directamente al subsecretario de Deportes Gabriel Ruiz Tagle, que en ese tiempo además era dueño del 24% de Colo Colo, que después le vendió al consuegro del presidente.

-Fue tema el que Gabriel Ruiz Tagle habría contactado gente en Sudáfrica, dirigentes de clubes. ¿Con quién? No sé, porque no estuve presente en la conversación, pero lo escuché. Los dirigentes se referían a él como a una persona que estaba sondeando apoyos. En el avión uno de ellos me dijo: “se supo que tu club también estaría en oposición”. Fui donde el presidente de mi club, hablé con él, y volví a decirle que estaban equivocados. El tema no era estar en contra de Harold, sino que a favor de una lista disidente. A nadie le llamó la atención que fuera el subsecretario de Deportes, porque todavía lo asociábamos a Colo Colo -dice Venegas. Y agrega:

-Esto se conversó en el estadio, en el hotel cuando ya nos veníamos y fundamentalmente fue tema en el avión. Fue bastante incómodo en algún minuto, porque veníamos llegando de un Mundial, íbamos directo a La Moneda y el dueño de casa (Sebastián Piñera) es uno de los accionistas principales del que aparecía liderando esta situación.

El subsecretario Ruiz Tagle, sin embargo, niega que eso haya sucedido. En conversación con The Clinic, dijo que la acusación es falsa.

-Lo desmiento categóricamente. No lo hice y no hubiese tenido tiempo para hacerlo. No tuve contacto con ningún dirigente de club durante mi estadía en Sudáfrica, más allá de haber saludado a alguno de pasada por no más de un minuto. No sé de dónde sale este rumor -dijo.

Según Ruiz Tagle, sus problemas con Mayne-Nicholls tenían que ver con el Canal del Fútbol.

-Tuve una discusión en el consejo de presidentes a propósito de la distribución de las platas del Canal del Fútbol, que terminó con un muy buen acuerdo, y eso fue toda mi participación. Después, vendí mis acciones y perdí toda relación con ese tema. No he tenido ninguna participación en este proceso -dice.

Julio Venegas, pese a no haber escuchado directamente de la voz de Ruiz Tagle el llamado a oponerse a Harold, sigue creyendo que fue Colo Colo, el que hizo caer a la actual directiva.

-Lo que se trató de hacer en Sudáfrica fue un caldo de cultivo de las situaciones incómodas que algunos dirigentes vivieron. No sé por qué nos enredamos tanto, si dos más dos son cuatro. Acá el principal promotor de todo fue Colo Colo. Y los dueños de Colo Colo, en el momento en que se comenzó a fraguar esto, eran Gabriel Ruiz Tagle y el presidente Sebastián Piñera -concluye.

Y el comienzo de esta historia fue el día en que Harold Mayne-Nicholls dijo que era partidario de la repartición igualitaria de los excedentes del CDF, a mediados de 2009. La oposición, liderada por Colo Colo, Universidad de Chile y la Católica, se levantó y tomó fuerza, siempre a espaldas del actual presidente de la ANFP, hasta que la sorpresiva conferencia de prensa de Marcelo Bielsa, un día antes de las elecciones, hizo entender a todo el mundo que la sangre había llegado al río y que Mayne-Nicholls estaba perdido.

En el camino al desastre, se sumaron otras razones que hacían necesaria la salida de Mayne-Nicholls. Entre ellas, su pésima relación con Piñera, que además es uno de los dueños de Colo Colo, su principal opositor.

SE SALVÓ EL RUCIO

El 11 de abril de este año, los dirigentes de los tres equipos más grandes, junto con Antonio Bloise de Everton y los mandamases de San Felipe y de Palestino, se reunieron en la casa de Alberto Eguiguren, dirigente de Santiago Wanderers, a fijar cuál sería la estrategia de voto para dirimir cómo se repartirían los dineros mensuales y los excedentes del CDF. La propuesta que salió de allí fue la que se aprobó en el Consejo de Presidentes: los equipos grandes se quedarían con el 26% de los excedentes; los de la Primera B, con el 14%; y los otros 15 clubes, con el restante 60%. Una idea radicalmente contraria a la que proponía Harold, que abogaba por un reparto más igualitario, donde todos los equipos obtuvieran la misma cantidad de dinero.

Ese fue el primer round que perdió Mayne-Nicholls. Y el decisivo, porque desde entonces ya no fue mirado con buenos ojos y empezaron a tenerle ganas.

-Creo que en la reunión de la casa de Eguiguren se elaboró la estrategia de sacar a Harold, porque si le doblaban la mano en el reparto del CDF, el segundo paso era sacarlo y de esa reunión nació la decisión política de hacerlo, porque son las mismas instituciones que levantaron a Segovia -dice Miguel Bauzá, dirigente de Coquimbo y ex jefe de campaña de Mayne-Nicholls.

Un cercano a Harold coincide con esta versión.

-A Everton, Ñublense, Universidad Católica y a Unión Española les ha ido mal económicamente.Se aburrieron de la mala gestión y por eso les interesa el CDF. Gastaban más de lo que generaban y su principal gasto era en entrenadores y jugadores. Existe la sensación de que muchos de estos dueños de clubes metieron plata y ahora quieren recuperarla para su bolsillo. La gran diferencia entre el modelo de Harold y el de Segovia es la inmediatez: Harold apuesta al largo plazo y esta gente al corto -cuenta.

Y es que a Harold, según sus cercanos, se la tenían guardada: primero por si no clasificaba al Mundial y segundo por si la selección quedaba eliminada en primera ronda.

-El año pasado, con motivo de las campañas electorales, me encontré con Demetrio Marinakis y otro de la gremial de mucho peso. Salieron a la calle a fumar un cigarro y cuando me iba, Demetrio me dijo: “se salvó el rucio”. Le pregunté a quién se refería y me dijo: “tu presi, po. Si no clasificaba lo tenían listo”. Le pregunté quiénes eran esos y me comentó que “ya se habían reunido para ver cómo botarlo”. Al mes siguiente le di el mensaje -cuenta Carlos Soto, presidente del Sifup.

Pero Harold Mayne-Nicholls no hizo nada.

TRAIDORES

Cuando Mayne-Nicholls se dio cuenta de que le estaban haciendo la cama ya era demasiado tarde. La elección estaba prácticamente perdida. En la ANFP aseguran que se perdió por tres votos: dos de equipos de Primera B y uno de la A.

Desde el sector que apoyó a la directiva perdedora dicen que Unión La Calera, equipo que ha estado 21 años en Primera B y 5 en los potreros de la Tercera División, fue uno de los más activos en la trama que sacó al actual presidente. Según cercanos a Mayne Nicholls, Sergio Jadue, el mandamás del club, comprometió su apoyo irrestricto a la lista oficialista al menos cuatro meses antes de la elección. La versión del presidente de La Calera, sin embargo, es diferente:

-No comprometí el apoyo con Harold. Ellos sacaron una firma hace varios meses donde nosotros apoyaríamos una eventual postulación suya a la ANFP, pero solicitamos dos cosas: quedar en libertad de disposición si es que existía una segunda lista y que la lista que firmamos iba a ser privada, que jamás se iba a publicar. Ya estaba firmado por varios presidentes de clubes cuando me llamó Jorge Contador, el secretario general de la asociación, para que manifestara un eventual apoyo a Harold -cuenta Jadue.

La lista de la que habla, que entre otros estaba integrada por San Luis y La Serena, equipos que también votaron en contra, básicamente aseguraba al actual presidente contar con la palabra empeñada, porque la firma no los vinculaba a nada. Y parecía servir. Cuando se levantó la candidatura de Antonio Bloise, presidente de Everton, la mayoría de quienes se comprometieron siguieron firmes junto a Mayne-Nicholls. El tema se complicó durante la gira de la selección nacional a Emiratos Árabes, a comienzos de octubre. Jadue fue invitado por el propio Mayne-Nicholls y durante esos días comenzó a circular el rumor de que el presidente de La Calera estaba indeciso ante la candidatura de Bloise. Para no alterar los ánimos y durante el traslado a Omán, Jadue le mandó un mail a casi todo el alto mando de la ANFP, donde se empeñó en dejar en claro que no estaba con el “ruletero”.

-En el periódico de la Quinta Región salió esta nota hoy viernes 8 de octubre. En ella ratifico mi preferencia en las próximas elecciones, luego de aparecer en alguna que otra encuesta o nota de prensa como “indeciso” -le escribió Jadue a Mayne-Nicholls.

En la nota que hace referencia se especifica que el presidente calerano votaría por Mayne-Nicholls. Una semana después de volver a Chile, sin embargo, el presidente de la ANFP perdería un voto: Jadue se dio vuelta la chaqueta y apoyó a Jorge Segovia, porque -según él- el español le daba más garantías al negocio de su club en segunda división.

-Mi conversación con Jorge Segovia fue un par de días después de mi llegada al país, cuando me invitó a conversar en un café. Esto fue a casi dos semanas de las elecciones. Me presentó su proyecto y me pidió apoyo. Le pedí 24 horas para analizarlo y conversar con mi directorio, y a las 24 horas siguientes se plasmó el acuerdo de apoyar a Jorge. Una vez comunicado esto, me pidió una nueva reunión donde me solicitó que lo acompañara en su lista. Me parece que hay gente muy dolida. Los que dicen que somos traidores son desinformados y eso no le hace bien al fútbol -se defiende Sergio Jadue.

La historia de la carambola del presidente de La Serena, Mauricio Etcheverry, es similar. El 23 de septiembre pasado Etcheverry se paseó por la ciudad en compañía de Mayne-Nicholls, a quien ya le había prometido su apoyo en la misma carta firmada por Jadue. Y también se lo ratificó cuando pudo verlo. De eso quedó constancia en el diario El Día, que en su edición del 24 de septiembre, bajo el título de “La Serena con Harold”, decía en palabras del mandamás del equipo local: “nuestro compromiso es con Mayne-Nicholls y estamos seguros que con él seguirá ganando el fútbol chileno”. Pero no: a una semana de la elección, se cuadró con Segovia, porque -dijo en La Tercera- lo había cautivado el proyecto. Al cierre de esta edición intentamos comunicarnos con él, pero no respondió nuestros llamados.

CUESTIÓN PERSONAL

Para nadie es un secreto que la relación entre Harold Mayne-Nicholls y los presidentes de los clubes más grandes, la mayoría de ellos de derecha, no es buena. Partió mal, con muchas críticas al interior de los consejos de la asociación, y terminó peor: las críticas laborales se convirtieron en asunto personal.

A Harold le achacaban que había una manifiesta preferencia por la ex presidenta Michelle Bachelet y que eso le robaba cámaras y protagonismo al presidente Piñera. También a varios políticos les molestaba la forma en que se refería al mandatario, como cuando dijo en The Clinic que “Piñera tendrá sus razones para haberse ido a Colo Colo, pero no creo que sea económico porque los empresarios tienen miles de opciones más para ganar plata”. Con todo, la mala onda entre Mayne-Nicholls y los dirigentes futboleros de derecha quedó reflejada antes y después del Mundial de Sudáfrica, el punto más álgido de esta mala relación, antes que estallara el conflicto por la presidencia de la ANFP. En esa ocasión, Piñera tuvo que conformarse con ver los partidos en las aldeas creadas después del terremoto, mientras que la ex presidenta era la invitada de honor de la selección.

Si bien hay consenso de que fueron los dineros del CDF los que detonaron el fuego cruzado en el fútbol, en el ambiente ha quedado instalada la idea de que esto fue personal, que a Mayne-Nicholls lo sacaron por vendettas políticas y, agregan ahora, problemas de trato.

La misma fuente cercana a Mayne-Nicholls lo confirma:

-Esto partió por una cuestión personal contra Harold porque se paró frente a los tres grandes y ellos dijeron “no, po’ huevón, éste es un empleado y nosotros somos empresarios”. El ninguneo hacia él estaba en la lógica de que era un funcionario y los otros eran dirigentes; dueños; empresarios. Una vez escuché a Miguel Nasur, presidente de Santiago Morning, decir que no podía creer que no hubiese ningún dirigente del fútbol que se postulara, porque en definitiva, en el mundo del fútbol, como en todo, el funcionario pesa menos que el dueño. Además, Harold fue el primero que le tiró la piedra a Piñera cuando le dijo que a él nadie lo invitaba por la prensa. Por eso creo que esto al final es contra él, como queriendo decir: “este huevón no nos levanta la voz” -dice.

Por eso para la directiva de la ANFP fue como un ají en el poto el que Piñera anunciara los estadios para Everton y Wanderers -dos equipos que han liderado la oposición- el mismo día en que Mayne-Nicholls perdió.
Sin embargo, para Nibaldo Jaque, presidente de Deportes Concepción, acá no hubo manejo político.

-No necesitaba armar una lista opositora. El tema es que Harold no se preocupaba por los clubes y se pasaba por el forro las huevadas. Entonces los clubes se aburrieron. Esto no es un tema de un día, es un tema de años.

En enero de este año, en entrevista con este pasquín, el propio Mayne-Nicholls adelantó lo que ahora se está viviendo. Cuando le preguntamos si se iba a repostular a la ANFP, respondió:

-Sí, he despejado las dudas después de escuchar muchas cosas. Tengo miedo de que esto pase a ser controlado únicamente con fines económicos. Eso es una muestra de que lo deportivo está quedando relegado. Yo llegué solito y no necesito que haya un acuerdo para que siga. Tengo la independencia suficiente para hacer las cosas que yo quiero y si quiero seguir acá es porque el sistema no está preparado 100% para ser deportivo. Tengo temor que la ANFP se transforme en una sociedad anónima donde puedas transar tu participación y que sólo se juegue donde rinde más.

Un temor que hoy está más vivo que nunca. Y peor, porque política, negocios y rivalidades están juntos.