A 24 horas del anuncio del Ejecutivo que descartó incluir a mayores de 80 años y enfermos terminales en el proyecto que busca disminuir el hacinamiento en las cárceles -lo que permitiría indultar a personajes como el ex jefe de la CNI Odlanier Mena fuera- el propio mandatario en su último día de su gira internacional dijo que esperaba discutir la polémica iniciativa en el Congreso.

Piñera salió al paso de la polémica que se generó tras el anunció el Ejecutivo y su estrategia para disminuir el hacinamiento en las cárceles del país. Pese a que el gobierno había decidido excluir a los mayores de 80 años o enfermos terminales en el paquete -calculando el costo político que significaba otorgar indultos a los militares involucrados en violaciones a los DDHH- el mandatario no lo descartó.

En medio de su gira en España, Piñera dijo estar dispuesto a debatir está posibilidad: “Vamos a explorar y conversar en el Congreso la posibilidad de otorgar también conmutaciones de penas a personas de edad avanzada, mayores de 80 años, y a personas con enfermedades terminales, es decir, que le quedan pocos meses de vida, con tal que puedan pasar sus últimos meses no en una cárcel, sino que recluidos en sus domicilios”.

Piñera fue más lejos y contradijo a sus ministros Rodrigo Hinzpeter y Felipe Bulnes, de Interior y Justicia, respectivamente: “Cuando se habla de razones humanitarias, no se debe hacer ninguna distinción entre ser civil o militar. Son todos seres humanos, por tanto, todos sujetos de razones humanitarias”.

Esto último a pesar de que ayer por televisión fue el propio Bulnes quien descartó esta medida. Según sus palabras, los cálculos del gobierno apuntaban a que el proyecto tenga una amplia mayoría en el Congreso y sin ruidos en ambas cámaras. Sin embargo, con la vocería de Piñera en España se abrió un nuevo flanco, lo que obligará a sus secretarios de Estado a muñequear y hacer frente a la oposición por esta medida.

La Concertación, según han manifestado algunos parlamentarios, no votará un proyecto si se insiste en el modelo original, pues una de las mayores preocupaciones es el eventual indulto que podría beneficiar al ex jefe de la CNI, Odlanier Mena, entre otras joyitas de la dictadura.