Avión de combate gringo se estrella en Libia

El secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, confirmó la caída de un avión estadounidense en Libia. Aunque aclaró que los dos pilotos alcanzaron a activar sus asientos eyectores a tiempo, el impasse podría acelerar el retiro de las tropas americanas de la zona.

Mientras la intervención de Estados Unidos en Libia todavía es un tema cuestionado por la comunidad internacional, según el New York Times, los norteamericanos ya están pensando en retirar sus tropas. El debate se ha generado luego que la OTAN -junto con anunciar el ataque aéreo sobre las tropas de Muhammar Gadafi- asegurara que no existía ningún riesgo para los soldados de la coalición. Sin embargo, la realidad ha demostrado lo contrario.

Mientras sobrevolaba la ciudad de Benghazi, ubicada al noreste de Libia, el avión F-15 Fighter de la U.S. Air Force experimentó graves fallas técnicas que precipitaron su caída a tierra. En una hábil maniobra digna de un Film de James Bond, los dos pilotos consiguieron activar sus asientos eyectores a tiempo y salvaron con vida.

El vocero del comando de las fuerzas americanas en África, Vince Crawley, declaró que “ambos pilotos están con vida y sólo tienen heridas menores”. Las autoridades militares de la OTAN descartaron la posibilidad de que el avión haya caído por la acción de fuego enemigo, asegurando que se trató de una falla técnica.

Consecuencias de la caída

El accidente generó inmediatas reacciones en los Estados Unidos. El gobierno de Obama sabe que la pérdida de vidas americanas significaría una baja de popularidad. Es por ello que el secretario de Defensa gringo, Robert Gates, señaló que: “La intensidad de los ataques aéreos a Libia va a disminuir”.

Esta visión es compartida por el resto de los países de la OTAN. El General británico John Lorimer dijo que las fuerzas inglesas no han abierto fuego en más de 24 horas, por lo que cree que las hostilidades están por concluir. Aunque manifestó que esto se producía “por una serie de razones” no mencionó ninguna en especial.

La reacción de Obama

En plena visita del presidente Barack Obama a nuestro país, el mandatario aclaró que la campaña de Estados Unidos en Libia se mantendrá por un tiempo limitado: “El ataque terminará no en cosa de semanas, sino que en cosa de días”. El mandatario recordó también que Estados Unidos no es quien inicia los ataques sino que “es uno entre una coalición de pares”.

El fantasma de la guerra de Irak sigue complicando el actuar de Obama en medio oriente. Para diferenciarse con las intervenciones de George W. Bush, Obama le envió lunes recién pasado una notificación al congreso norteamericano aclarando que “Estados Unidos no ha desplegado tropas terrestres en Libia y sólo está conduciendo una misión definida de apoyo internacional para proteger a los civiles y evitar un desastre humanitario”.

Sin embargo, las metas de algunos oficiales gringos parece ser bastante más ambiciosas. El General Carter Ham declaró que esperan desmoralizar a las tropas del régimen y provocar una ruptura al interior del círculo de hierro de Gadafi. Esto demuestra la intención de los generales americanos de que Gadafi sea traicionado por sus propios hombres. Para decirlo con todas sus letras: que se produzca un golpe de estado.

Fuente: The New York Times

Traducción: Daniel Belmar

The Clinic Newsletter
Comentarios