-¿Es verdad que usted participó en un caso de tráfico de inmigrantes paraguayos?

-No hay nada de verídico en esa acusación. Es una injuria y ejerceremos todas las acciones civiles y penales que correspondan en contra de las personas que hayan hecho tales acusaciones incluyendo al gobernador de la provincia de Pichilemu, Julio Ibarra, quien las ha respaldado.

-¿Con qué objeto el gobernador Ibarra habría respaldado esas acusaciones?

-Por una política seguida por la PDI que se inició cuando los trabajadores paraguayos pretendieron ingresar al país con una carta de invitación que personalmente les extendí cuando pidieron trabajo y fueron retenidos en la cordillera a 4 mil metros de altura. Fueron desnudados y acusados de ser lumpen, cuando simplemente era gente de esfuerzo que venía a buscar trabajo. Esa es una humillación que pone en vergüenza a Chile.

-¿Qué habló en su reunión con la embajadora de Paraguay?

-Hoy yo denuncié todos los hechos a la embajadora de Paraguay, Terumi Matsuo. Yo ya le había informado del abuso al que fueron sometidos estos ciudadanos paraguayos. Ella está ahora con el intendente de O’ Higgins inquiriendo información para saber cual es la razón por la cual les ha quitado sus documentos paraguayos, sus visas de ingreso y sus cédulas de identidad. Porque ese es un abuso inusitado.

Persecución política

-¿Cree que alguien está haciendo una campaña en su contra?

-Eso es evidente. Yo no soy ningún imbécil, por lo que me preocupo de averiguar cómo diablos ocurrió esto. Porque esta es toda una campaña en contra mía, igual que la que me hizo Pinochet. Tratando de destruir mi imagen, destruirme como empresario y como político. Incluso me causaron un infarto y casi me morí. Pero como la mala hierba nunca muere, aquí estoy vivito y coleando. Estos bypass duran 10 años, pero yo ya llevo 20.

-¿Usted cree que el intendente tiene algo personal en su contra?

-Yo al intendente no lo conozco. Pero al gobernador sí lo conocí anoche en la embajada del Paraguay. El gobernador de Pichilemu es muy buena persona, pero es un pendejo que no cacha nada. ¿Qué hace ese cabro ahí? Piñera debería nombrar a alguien que tenga conocimiento.

-¿En qué posición política se encuentra usted?

-Yo que no soy de ninguno de los dos lados, me matan entre los dos. Eso pasa por estar al medio. Cuando dicen “Yo soy el jamón del pan”, yo digo que es verdad. Porque el jamón es la mejor parte del Sándwich.

-¿Cómo evalúa al gobierno de Sebastian Piñera?

-Lo encuentro malo. No me gusta. Creo que nos va a llevar a una crisis. Es lo mismo que le decía a Álvaro Bardón el año 1981. Todos estos Chicago Boy son absolutamente rígidos de mente, son dogmáticos.

Los problemas por amar a Paraguay

-¿Cómo ha sido su experiencia con los trabajadores paraguayos?

-La gran mayoría de los paraguayos que he traído ha sido gente muy empeñosa y trabajadora. El 80% ha tenido buenos resultados. Aunque no todos han sido buenos. A esos le hemos pagado el pasaje de vuelta. Algunos fueron detenidos por carabineros a petición nuestra porque se acuchillaron entre ellos. Otros porque quisieron quemar una casa donde habían otros compañeros paraguayos porque estaban discutiendo por un celular y esos fueron procesados por el juez del crimen chileno y fueron puestos por nosotros inmediatamente en un bus para que se fueran de vuelta a Paraguay.

-¿Qué lo que pasa con los que no se sienten conformes con el trabajo?

-Al que no le gusta, le pagamos el pasaje y se regresa. Y a los que les gusta, se quedan aquí. Y esto es lo que ha sido incomprensible para el gobernador, que es un mocoso que denunció está situación como “trata de personas”. Con lo cual incurre en la imputación de un delito grave.

-¿Qué clase de problemas le han provocado estas acusaciones?

-De todo tipo, incluso matrimoniales. La Toyita, mi señora, me dice “bueno, tu serás de origen Paraguayo, yo no. Esto lo encuentro inaceptable”. Total me han pecho pelear hasta con la Toyita después de 45 años de matrimonio y 18 nietos. Porque ella no es paraguaya y me pregunta porque defiendo a los paraguayos. Yo le digo que es por mi tatarabuelo que luchó en la guerra del chaco y llegó sin una oreja a Chile. Por eso yo los voy a defender hasta el final, y les ofrecí a todos ellos defenderlos.

-¿Qué es lo que piensa de lo que se ha publicado en Paraguay de que usted tenía a estas personas en condiciones de esclavitud?

-Bueno, me parece que los que publicaron eso son unos pasquines, muy mal informados. Ellos difundieron lo que les dijo tres personas que no ameritaron sus condiciones, que no calificaron para ser trabajadores en Chile. Son tres personas que hicieron acusaciones falsas. Pero de esclavitud no hay nada. Yo le he abierto las puertas a investigaciones y a toda la gente que ha llegado se ha quedado admirado de que la gente tenga casa con televisión por cable, camas limpias y lavadoras automáticas. En la investigación que hicieron ayer, el jefe de investigaciones los vio comiendo y viendo un partido de fútbol por cable. Dijo “esta comida es muy buena” y la única observación que hizo fue que les podría poner calefacción.