Cientos de manifestantes se enfrentan esta mañana a agentes antidisturbios de la Policía egipcia en las inmediaciones de la plaza Tahrir, epicentro de las protestas que acabaron con el régimen de Hosni Mubarak.

Según pudo constatar en el lugar Efe, los manifestantes arrojan piedras a los policías, que a su vez responden con el uso de gases lacrimógenos, mientras que otras decenas de personas se han congregado en la plaza cairota para protestar.

El tráfico se halla cortado en estos momentos, y los únicos vehículos que acceden al lugar son ambulancias que acuden a retirar a los heridos.

Estos disturbios son la continuación de los incidentes que anoche se vivieron en esta misma zona, que causaron al menos 43 heridos, según dijeron fuentes médicas a la agencia oficial Mena.

Las calles aledañas a Tahrir muestran el escenario de la batalla campal vivida anoche, y que se prolonga en estos momentos, con contenedores calcinados, el suelo lleno de piedras y adoquines y varios de los manifestantes ataviados con mascarillas por los gases lacrimógenos.