Mira, por ejemplo yo soy cristiano. 

-¿Evangélico?

-Sí, pertenezco a una iglesia.

-¿Por qué dices cristiano y no evangélico?

-Porque el evangelio es la palabra. Todos seríamos evangélicos. Hasta los católicos. Pero como los amigos no leen mucho la Biblia… tú les preguntai cualquier cosa de la Biblia y no saben. De hecho la Biblia dice que no pueden tener ningún tipo de ídolos de ningún material y tú entras a una iglesia católica, y está lleno de ídolos. ¿Pero a qué iba yo? Viste, se me fue el tema.

Las palabras de Enzo Corsi parecen correr adelantadas a su pensamiento. O correr por la pista del lado. Sentado, al frente de un plato de empanadas que no comerá porque está a dieta, con el pelo teñido rubio-pato, habla y habla, y habla, y a veces no usa conectores; y otras veces habla en tercera persona, y usa referencias bíblicas que no explica, y mezcla evangelio y farándula, y cuenta esto:

-Muere mi padre. Cuando Dios entra en tu vida generalmente es por un quebranto. Un quebranto como el que tuvo Jacob en Peniel, que se le salió la cadera hacia afuera y le cambiaron el nombre de Jacob a Israel. Yo llevo harto tiempo leyendo la biblia. Mi vida era un desastre. Estaba a punto de pegarme un tiro. Estaba muy mal yo. Cometí errores, como todo el mundo tiene derecho a cometer errores.

-Eso de que estafaste a gente…

-Te lo voy a contestar con una pregunta: si una persona que dice ser estafada por un millón doscientos -lo que debe la mitad del país en distintas tiendas- lo arregla por la vía que tiene que hacerlo, pero él me ha hecho una persecución familiar de vida, de trabajo, durante casi cuatro años. ¿Qué vale más plata? ¿Todo lo que me ha hecho en desprestigio y ha ganado siendo alguien desconocido en pantalla o lo que yo le debo a él?

-Luis Dimas, tu tío, dijo que también había tenido líos de plata contigo.

-Luchito. No quiero referirme a Lucho. Es un tipo muy especial, tuvo cosas -también- con la familia. Yo a Lucho lo quiero mucho, pero tiene que acordarse que el que siempre lo busca para darle pega soy yo a él. Yo le he llevado shows, muchos shows. O sea al mejor lo tergiversaron. Yo creo que lo tergiversaron. Así como la Maca (Tondreau) me llama para decirme: “Me tergiversaron”. 

-Me estabas contando antes cómo te hiciste evangélico…

-Tuve una vida complicada. Me puse muchas inyecciones de anabólicos porque quería tener un físico musculoso, quería pesar ciento y tantos kilos, me empezó a afectar a la cabeza, empecé a hacer tonteras, tapaba un hoyo, abría otro hoyo, me separé, me casé, me separé. Fueron tantas cosas que me sentía solo, poco querido. Estuve mal. No tuve ayuda como la tuvieron tantos tipos del ambiente artístico que están en la droga, que están presos, que se han robado hasta autos, puta, y a Enzo Corsi por un problema así de menor de los que tienen al lado la gente de cien millones, de doscientos millones, lo estaban lapidando.

-¿Te importa lo que piensen de ti?

-A mí me importa lo que piense el Señor de mí y no me interesa lo que piense el resto. En la calle no he tenido ni un grito de mala onda ni de lejos. Nada. Ha sido puro cariño. Lo que sale en las redes sociales es algo manejado por un señor que yo oro por él, oro por él para que su corazón se ablande como ablandó el del Faraón y dejó libre al pueblo de Israel, que fue cuando Moisés sacó al pueblo de Egipto.

-¿Qué piensa Dios de ti?

-Proverbios 28:13 dice: “Aquél que confiesa su pecado y se aparta de él, alcanzará misericordia”. Yo confesé mi pecado y alcancé misericordia, y Dios me ama. 

-¿Qué te dijo la gente de la iglesia por entrar a un reality? 

-Este domingo me dieron mucho cariño y me cantaron hasta la canción:”Do-Do-Do-Dominiiiique”.

El proceso creativo gracias al que pudo nacer el hit del reality duró cuatro minutos exactos, dice Enzo, y entonces canta:

-La primera vez que yo te vi/ no sabía que hacer/te llamabas Dominique/y en tus ojos me perdí/eras una linda estrella/no podías ser más bella/como el sol que me ilumina/o la luna que termina el día/mi amooor/yo estoy enamorado de ti/yo no sé por qué/yo estoy enamorado de ti/como jamás pensé/Do-Do-Do-Dominiiiique/amor estoy aquí/ Do-Do-Do-Dominiqueee/ Estoy esperándoteeeee. 

Enzo le canta al amor pero no tira hace un año.

-Llevo un año hasta el día de hoy de celibato. No es broma. 

-¿Por el tema evangélico?

-Quise hacer un compromiso cristiano.

-¿Y? ¿Muy difícil?

-Soy italiano con árabe yo. Soy Tapsin: caliente día, caliente noche. Soy tetera de campo. De hecho tú eres muy guapa, mira los ojazos, me he estado pegando debajo de la mesa con la pierna todo este rato. Nooo. Es broma. Yo soy un tipo efusivo, soy un tipo muy pasional, fuertemente pasional, un tipo que se prende con facilidad, un tipo con harta chispa. Tengo esa chispa, esa fuerza y me ha costado, me ha costado mucho, pero pasa que me destruyó la vida. No las mujeres, si no yo. No fue la droga porque no consumo droga. No fue el alcohol porque bebo la nada. Fue esto de que con una mujer me arrancaba para acá, con otra para allá y dije: “ya, quiero dejarlo”. Como los tipos que dejan el alcohol y Dominique fue muy cortés conmigo, fue una mujeraza conmigo.

-Yo he leído en la Biblia algo así como que no puede haber yugo desigual. O sea que un no evangélico no puede estar con un evangélico. ¿Podrías haber estado con Dominique?

-Tienes que leer un poco más la Biblia porque hay otra parte que dice que cuando la persona no cristiana que está con una persona cristiana se divorcia, tú sigues con Dios y esa persona es la que no sigue con Dios. Y tú la puedes transformar también. Dominique nunca dijo estar lejos de Dios. ¿Y quiénes necesitan a Dios? No los sanos, si no los enfermos.

-¿Habrías dejado el celibato por ella?

-Si era para algo serio, sí. Es que esto es como una especie, no de trato con Dios, si no: “Señor, te pido esto y te vas a dar cuenta de que tu hijo puede cumplir muchas cosas también”. Yo he estado rodeado de mujeres. He ido a hacer eventos a discoteques y se te ponen las mujeres encima, y te hacen de todo y tú mmmm, y te están diciendo vamos a un after a mi casa, estamos solos, y yo: “Nooo po” y olvídate como llego (Enzo se ríe), llego como cowboy en su mejor época. Pero así es la vida. 

Enzo habla a mil:

-Creo que la mujer es maravillosa, un complemento maravilloso. No creo en el machismo bruto. Yo era muy machista pero creo que he cambiado. Yo lo que te puedo decir es que la mujer es un lindo complemento necesario. Quizás es estúpido, como de cuento, pero quiero que si yo me caigo le duela a ella y si ella se cae me duela a mí.

-¿El amor es entre un hombre y una mujer no más?

– Es que se ha puesto frío el amor. Ahora la mina está con otro y están de nuevo juntos, y “ah buena onda”. Yo soy más idílico ahí. Me gusta el amor lindo. Si yo voy al cumpleaños, como fui al de la Kenita, le busqué algo que le gustaba y le escribí algo. Le escribí: “para que sigas floreciendo y creciendo con la pequeña grandeza de este bonsai”.

-Oye Enzo pero yo me refería a qué pensabas del amor homosexual.
-Uhhhh. Tiene que ser entre un hombre y una mujer. No tengo nada contra el homosexualismo. A mí me han tildado de homofóbico en muchos lados pero no es que yo sea homofóbico si no que yo vivo según mi Biblia y está claro que Dios creó al hombre y a la mujer. Y yo creo que más que una enfermedad, como todos lo tildan, es una opción que ellos toman. Como que no se pudiera pensar de otra forma. Pero sí se puede.

-¿Por qué se puede?
-En nuestra iglesia tuvimos un tipo que llegó vestido de mujer -un brasilero- y cambió, se cortó el pelo, le dimos palabra, entendió, se vistió como hombre. Y me alegro. Pero yo no juzgo. Yo no juzgo pero pienso -no sé- que si seguimos así a qué vamos a llegar más adelante: a Calígula. A nombrar de ministro a un caballo. Si no hubiera norma o cosas imagínate como estaría. Lo que pasó con el terremoto. Si no sería todo un desastre. Pero mira que es lindo el hombre y la mujer juntos. Lindo, es hermoso. Uno se imagina una relación de otra forma y no se ve tan lindo. Es tan lindo una pareja que se ama al lado de un niño. Esa típica postal del niño, la playa, qué lindo.

-¿Cómo eras tú de niño?
-Decían: “qué lindo los trillizos” “No si es uno solo, hueón, es que es muy inquieto” (Enzo se ríe). Tenía dos amigos imaginarios que jugaban entre ellos y me dejaban solo a mí, hueón, los volvía locos (Enzo se ríe). Según mi madre yo era más tranquilo en un principio, después me puse más así. Vivía en un condominio donde yo me iba y me seguían catorce niños gritando: “Enzo no se vaa” y cuando volvía gritaban “Llegó Enzo”.

-¿Te dieron ritalín?
-Me dieron hartas cosas. Un palo cada media hora (Enzo se ríe). Casi me pusieron cállate pero me pusieron Enzo (Enzo se ríe). 

-¿Qué te pasa cuando solo tú te ríes de tus chistes y nadie más?
-Yo nunca me he reído solo de mis chistes. Cuando estuve en el programa Alfombra Roja yo mostré una rutina y se trataron de poner serios pero todos los periodistas se mataron de risa. Encuentro que tu pregunta tiene que ver con lo típico del chileno: chaquetero. 

Dice Enzo y enumera un par de rutinas:

-Tengo una rutina en la que Pinochet pasa a ser el viejo pascuero. Es como un viejito pascuero y regala estupideces.

-¿Qué piensas de Pinochet?
-Uff. Voy a decir la verdad que aquí nadie dice: ¿qué puedo pensar de Pinochet? No tengo idea. Tenía tres años. Según lo que he escuchado fue una persona que se equivocó. Según lo que he escuchado obviamente Pinochet es una persona que se equivocó en decir que no se movía una piedra sin que él no lo supiera.

-Una hoja
-O una hoja. Tendría que haber un tsunami para que se moviera una piedra

(Enzo se ríe).