Las cagadas del gobierno que ayudaron a los estudiantes

Seis meses se cumplen hoy desde la primera marcha convocada por la Confech en Santiago y a medio año de petitorios, tomas, funas, guanacos y piñericosas repasamos las jugadas más “inteligentes” del gobierno en medio del conflicto estudiantil más grande y masivo de los últimos años. Acá una pequeña selección de las metidas de pata más memorables.

Hinzpeter y las lacrimógenas

Tres días alcanzaron a estar en bodega las bombas lacrimógenas, luego de que el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, dijera un día que iba a retirarlas para hacer un estudio serio sobre sus efectos en la población y se echara para atrás antes que terminara la semana. Fue en la víspera del 21 de mayo y aunque la razón principal fue por las protestas contra Hidroaysén, escolares y universitarios ya estaban mamándoselas en sus marchas.

Lavín asume haber lucrado

Comenzaba a convertirse en un problema político el pasado como accionista del ministro Lavín en la Universidad de Desarollo cuando Matías del Río le pregunta si ganó dinero en esa época. Acá el video.

Lavín adelanta las vacaciones

Corría el jueves 30 de junio y con una nueva marcha en las calles, al entonces ministro de Educación se le prendió la ampolleta y decidió adelantar las vacaciones de invierno de los colegios tomados para que echaran pie atrás. Muchos de ellos siguen tomados o en paro.

Piñera anuncia el GANE

Más de dos meses de movilizaciones y tomas llevaban los estudiantes cuando el Presidente Piñera hizo una cadena nacional en la que explicó el plan del gobierno para mejorar la educación y destrabar el conflicto.

“La educación es un bien de consumo”

Era el debut de Felipe Bulnes como ministro de Educación, después del cambio de gabinete que sacó a Lavín de ese ministerio, y el Presidente se mandó una declaración que le dio la razón a los estudiantes.

4 de agosto

Dos marchas estaban convocadas para ese día y como ninguna de ellas se autorizó, Carabineros aplicó un operativo represivo para impedir que se juntaran personas a manifestarse en Plaza Italia. Ese día se concretó el primer caceroleo en Chile después de dos décadas y la decisión de la Intendencia, mandatada por el ministerio del Interior, convirtió el conflicto educacional en una crisis social a lo largo del país.

Manuel Gutiérrez

En la madrugada del primer día de paro convocado por la CUT para el 24 y 25 de agosto pasado, un carabinero de Peñalolén disparó contra un grupo de jóvenes que miraban las protestas desde una pasarela de Américo Vespucio. Ese día murió Manuel Gutiérrez, un joven de 16 años que después de eso se convertiría en el primer martir del movimiento estudiantil y provocaría una crisis institucional y de legitimidad en carabineros.


Piñera invita a La Moneda

Después de varias semanas en que el ministro Bulnes intentó llevar el debate educacional al Parlamento, el Presidente decidió atender el llamado de los estudiantes y los invitó a una reunión en el palacio de gobierno.

Zalaquet y Labbé

El primero avaló el accionar de carabineros contra la toma del Liceo Lastarria y luego amenazó con cerrar la matrícula a los alumnos que no eran de Providencia, sin dejar de decir que el gobierno sabía lo que iba a hacer antes de ordenar los desalojos. iiiiiiiii el segundo, quien ha reclamado varias veces por los montos de los daños cada vez que hay una protesta en su comuna, deslizó la razonable idea de sacar a los militares a la calle el 11 de septiembre si es que seguían las marchas. Ayúdeme usted compadre.

Criminalizar al movimiento estudiantil

Desde que empezó el conflicto el gobierno ha apuntado con el dedo a los estudiantes y los ha culpado de los destrozos, de hacer perder el año, de instransigentes y hasta de ultrones. En este punto, el ministro Hinzpeter ha jugado un rol protagónico y después de seis meses, siguen las amenazas de no “autorizar” las marchas por la Alameda.

The Clinic Newsletter
Comentarios