La empresa británica British Petroleum llegaría a un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos para pagar entre 20 mil y 25 mil millones de dólares en compensación por los juicios civiles y penales por la mansa cagaíta que se mandaron cuando una plataforma petrolera estalló y cubrió de crudo gran parte del Golfo de México en el 2010.

Martijn Rats, jefe de investigación de petróleo para Europa de Morgan Stanley, que ve muy probable un acuerdo entre la compañía británica y el Departamento de Estado, antes que culmine el año fiscal en febrero.

Además, el presidente ejecutivo de la petrolera británica, Bob Dudley, ha mencionado anteriormente que la empresa prefería resolver los procesos de manera extrajudicial, llegando a un acuerdo económico con las partes, pero no a cualquier precio.