“Prefiero apoyar a los estudiantes y a los mapuche que gastar la energía en algo que ya está hecho”

Hoy Francisca Valenzuela inaugura un ciclo de música en Matucana 100 que está lleno de mujeres: Ana Tijoux, Pascuala Ilabaca, Camila Moreno, María Colores y Catalina Claro. Y Catalina Claro -dato interesante: nieta de Marcela Paz- es tal vez el nombre menos conocido para Chile, pero que ha colaborado con Spinetta, León Giecco, Ana Belén y Victor Manuel.

-¿Te molesta esa etiqueta de “música de mujeres”? Una vez leí que una cantante argentina decía que contribuía a generar más segregación…

-Noo. A mi me parece que está bien. Es una apertura para las mujeres. En el fondo la mujer tiene un aporte particular que entregar a la música, hay una visión más femenina. Hay ciertos hombres que lo tienen -Jorge Drexler, Manuel García-, pero en las mujeres hay más sutileza, más profundidad, es más espiritual también.

-Tienes un tema que se llama Credo…

-Es una sátira. Es una ironía al credo católico. No es en contra del credo católico, si no una ironía a la vieja pechoña que va a misa y que muchas veces su vida es inconsecuente con su práctica religiosa. Se trata de reírse sin mirarlo en menos: tomárselo un poco a la ligera. Yo no soy religiosa. Soy cero de religiones. Respeto mucho las religiones, creo que todas tienen algo bueno pero en lo que de verdad creo que es en el amor universal: respetarnos todos y querernos todos. Los temas de mis canciones son bastante existenciales. Me interesa hacer algo que ayude a la persona que escuche, que te quede algún mensaje positivo, que te abra un poco la esperanza aunque la canción te haga llorar o reír.

Hay una canción -Santiago de Chile- que busca proponer la posibilidad de un espacio de refugio en la vorágine de la ciudad. Una de las frases del tema es: “En trance en el Transantiago”

-La letra la creó la Loreto González. Se armó una gran polémica cuando se creó al Transantiago. Y esta canción trata de algo que va más allá: que uno sueñe sentado en la micro y que sueñe más allá de la polémica. Si las cosas ya están, uno tiene que apoyarlas: el Transantiago ya está, hecho independiente de que esté en contra a favor, ya está hecho, entonces prefiero apoyar a los estudiantes, a los mapuche, al tema de Aysén, que gastar la energía en algo que ya está hecho.

-Pero rebelarse al Transantiago apunta a lo mismo: rebelarse contra el orden establecido. Quiero decir: la educación también ya está hecha…

-Bueno pero yo prefiero no hablar del Transantiago. He andado mucho en el Transantiago. Mi energía la utilizo en apoyar cosa que me importan más. Y esta canción te invita a ir más alla de la polémica.

-¿Y dónde se refugia la gente que vive en las grandes ciudades, entonces?

-En el interior de uno mismo. Todo el mundo busca afuera y hay que buscar adentro. Si yo estoy bien adentro, afuera todo empieza a mejorar.

-¿Vale eso para -qué se yo- gente que de verdad tiene situaciones heavy, alguien que viva en La Legua, etc?

-Sí. Creo que vale para todos. Es que estamos aquí en la tierra de paso. El que esté bien por dentro, va a saber vivirlo mucho mejor por maldito que sea su entorno. Si sabes estar contigo mismo, lo que vas a encontrar poco a poco con ese trabajo es paz.

Puedes escuchar a Catalina acá: http://soundcloud.com/catalina-claro

Toca el Sábado 14 de abril, 20 hrs. Entradas Pre-venta: $1.500 Estudiantes , $3.500 General. Día del concierto: $2.000 estudiantes, $5.000 General. Matucana 100.

Comentarios