El Ministerio de Defensa de Perú rechazó hoy a través de un comunicado que se haya pagado por la liberación de un grupo de trabajadores de empresas vinculadas al consorcio de gas de Camisea, secuestrados desde el lunes por un grupo armado en la selva.

Los captores habían exigido 10 millones de dólares, una “cuota de guerra” anual de 1,2 millones de dólares y explosivos por la liberación de los trabajadores.

Según el documento, “se descarta que se haya cedido a alguna de las demandas de los delincuentes”.

El Gobierno peruano confirmó hoy a través de su cuenta de Facebook la liberación de los 36 trabajadores, una cifra que no había sido precisada oficialmente los días anteriores y sobre la que se manejaban diversas versiones.

En el comunicado del Ministerio se indica que “como resultado de la enérgica presión ejercida por las operaciones tácticas y acciones de inteligencia de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, los delincuentes narcoterroristas se vieron cercados y obligados a intentar una maniobra de fuga, dejando liberados a sus rehenes”.

Los medios locales señalan que los secuestrados fueron liberados a las 04.00 hora local (09.00 hora GMT) y tuvieron que caminar siete horas en la espesura de la selva para llegar a la localidad de Chuanquiri, para después dirigirse en dos buses a Kiteni.

La madrugada del lunes, unos 50 hombres armados secuestraron a trabajadores de las empresas Coga y Skanska en el centro poblado de Kepashiato, en la zona del Valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE), un lugar selvático remoto de difícil acceso donde operan remanentes del grupo terrorista Sendero Luminoso y mafias del narcotráfico.

El miércoles, el Gobierno declaró el estado de emergencia (excepción) en la provincia de La Convención, donde se produjo el secuestro, y envió a 1.500 militares para “aislar” a los secuestradores.

Dentro de las operaciones del comando combinado del Ejército y la Policía para rescatar a los secuestrados, el jueves pasado la oficial Nancy Flores falleció tras un ataque terrorista contra el helicóptero que copiloteaba.

El presidente Ollanta Humala visitó ayer la zona de Kiteni para coordinar las labores de búsqueda y señaló que la prioridad era “preservar la vida de las personas tomadas como rehenes”.

Actualmente, Humala se encuentra en la VI Cumbre de las Américas en Colombia, y según la televisión estatal, apenas regrese hoy a Perú viajará a la localidad de Kiteni, para conocer el estado de los liberados.

El comando unificado continúa con las operaciones en la zona para capturar a los secuestradores, según el comunicado.