Confech se reordena y pone el ojo en la reforma tributaria y la rebaja del CAE

Ad portas de la primera manifestación masiva estudiantil del 2012, la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) ya comenzó a delinear lo que será este año en materia educativa reorganizado su mesa ejecutiva y con los ojos bien puestos en dos proyectos impulsados por el gobierno: rebaja del interés del Crédito con Aval del Estado y la propuesta de reforma tributaria, que se daría a conocer en los próximos días.

Esto fue parte de la discusión del sábado pasado en el Campus San Joaquín de la Universidad Católica, donde se definió como primer objetivo la preparación durante esta semana de la concentración cultural del sábado en el Parque Almagro y la marcha del próximo miércoles 25 de abril, por la cual ya iniciaron gestiones para ocupar la Alameda.

“Estamos haciendo un llamado a una marcha pacífica y esperamos que se desarrolle en estas condiciones, y vamos a poner todo de nuestra parte como estudiantes para que así sea y esperamos contar con el respaldo de la intendencia para que nos pongamos de acuerdo y en el fondo acá todos ganen, los estudiantes se puedan manifestar, los profesores, estudiantes universitarios y secundarios, y no se altere el normal funcionamiento de la ciudad”, dijo Gabriel Boric, presidente de la FECh, a la salida de la reunión con la Intendenta de Santiago.

Una reunión que dejó bastante conformes a los dirigentes estudiantiles, quienes pretenden volver a instalar las demandas del movimiento estudiantil del 2011, que a su juicio no han sido escuchadas ni atendidas aún por el gobierno, y que tienen entre ceja y ceja la discusión del proyecto que rebaja el CAE y el anuncio de la propuesta de reforma tributaria que presentaría el gobierno durante la última semana de abril.

Reforma tributaria y CAE

Según reveló el diario La Tercera este fin de semana, el proyecto que prepara el gobierno buscaría establecer beneficios tributarios para las personas que pagan por la educación de sus hijos, descontando parte de los gastos de la base imponible en la declaración de rentas anual.

Una propuesta similar a la que planteó a fines del año pasado el Instituto Libertad y Desarrollo, que genera absoluto rechazo al interior de la Confech. Para los estudiantes, la solución es diametralmente opuesta. Desde hace unas semanas la Fech terminó de presentar su propia propuesta de reforma tributaria, la cual ya tienen las demás federaciones y se encuentran estudiando para luego debatir una posición única como Confech.

El documento comenzó a ser trabajado en julio pasado por alumnos de las facultades de Derecho y Economía y Negocios de la Casa de Bello, quienes plantean que lo central es reducir la evasión, reformular la ley de impuestos a la renta y la explotación de recursos naturales.

Ante esto, Boric recalcó que cuando se habla de gratuidad “no estamos pensando en que la educación es gratis, sino que en responder la pregunta de quién y cómo se paga. Creemos que debe hacerlo el Estado y para tener más recursos, el Estado debe hacer una reforma tributaria. Por eso tenemos nuestra propia propuesta, para debatir”.

Sin embargo, la postura del gobierno apenas considera volver al 20% de impuestos para las empresas, tal como se hizo en 2010 posterremoto, lo que serviría para recaudar 700 millones de dólares, menos la mitad del número clave para conseguir la principal demanda estudiantil: 1.800 millones.

A la par, siguen de cerca, la tramitación del proyecto que busca rabajar la tasa de interés del actual Crédito con Aval del Estado. A ese proyecto, actualmente en discusión en el Congreso, se le añadiría una iniciativa para administrar el CAE desde una agencia estatal en vez de la banca privada, algo que tampoco satisface a los dirigentes estudiantiles.

Congreso

Con todo, las próximas semanas son contempladas como una medida de temperatura del movimiento, que este año lideran nuevos rostros, sin Camila Vallejo en la primera línea. De hecho, la salida de Patricio Contreras del Zonal Sur de la Confech abrió el espacio para un tercer cupo este 2012, el que lo ocuparán los representantes de la Universidad de la Frontera.

Estos, sumados a la Universidad del Biobío, con Gastón Urrutia a la cabeza, a la Universidad de Concepción con Recaredo Gálvez, y la presencia de José Ancalao como representante de la Femae, prometen poner a las universidades del sur del país como protagonistas de la dirigencia estudiantil, más a la izquierda de lo que ocurrió el año pasado y algo que temía el gobierno mucho antes de la renuncia de Felipe Bulnes al ministerio de Educación.

A eso se suma la realización del Congreso que reestructurá la Confederación, la que fue debatida el sábado pasado sin lograr un consenso único para llevarla a cabo, pero iría, según los dirigentes, en camino a una propuesta integrada y que busca convocar a un gran movimiento por la educación, con organizaciones sociales y otros gremios incluidos.

Comentarios