Las calles de Santiago están llenas de hoyos y tacos. Al aumento descontrolado del parque automotriz, se suman una serie de proyectos inmobiliarios que van a colapsar aún más la vías capitalinas. Emblemático es el caso del Costanera Center, el Mega Mall que va producir un caos vial en la ya saturada avenida Providencia. Pero este no es el único proyecto que va a dejar la zorra.

Hace un par de semanas, el MOP anunció que se invertirían 500 millones de dólares en ocho obras de mitigación en la zona oriente de Santiago. Cuando Alberto Undurraga, Alcalde de Maipú, leyó está noticia, sintió mucha rabia. “Me enfurece que se invierta esa cantidad para resolver los problemas viales solo del sector oriente. Cuando en el sector poniente y sur poniente tenemos necesidades iguales o peores”, comenta.

Los peores conflictos viales de Maipú, como dice Undurraga, se concentran en camino a Melipilla con sus principales avenidas. El edil explica que “hay vecinos que se demoran más de dos horas en llegar a sus trabajos saliendo desde las intersecciones de camino a Melipilla con Tres Norte o con Pajaritos”.

El presidente de la fundación “Defendamos la Ciudad”, Patricio Herman, atribuye este problema a una falta de planificación a nivel regional. Herman explica que “La región Metropolitana concentra el 45% de la población del país. Para más remate, la mayoría de esas personas vive en un extremo de la región y trabaja en el centro. Por eso es natural que se produzcan tacos atroces en Maipú o en Huechuraba”.

Los condominios de Huechuraba

Los vecinos de Huechuraba también tienen que lidiar con un taco interminable para llegar a sus lugares de trabajo. La zona de los condominios de Huechuraba se encuentra instalada en los cerros con apenas una calle que los comunica con el resto de la ciudad: la avenida Pedro Fontova. Hace un par de meses, los vecinos protestaron con pancartas en contra de los extensos tacos con los que tienen convivir todos los días. En la ocasión, los automovilistas solidarizaron con los manifestantes, emitiendo bocinazos.

El urbanista Jorge Abarca comenta que “la congestión en Huechuraba es producto de una falta de planificación urbana. Se pusieron a construir condominios en forma descontrolada llegando hasta la punta del cerro, pero nunca se detuvieron a pensar en una sistema vial y una estructura de transporte adecuada para toda la gente que iba a llegar a vivir a un lugar antes deshabitado”.

Las tres torres de Santa María

Un proyecto que se prevé especialmente conflictivo en materia vial, es uno de la constructora Socovesa en Avenida Santa María. Se trata de tres torres de 30 pisos que los expertos urbanos consideran aún más peligroso que el Costanera Center. Pero a diferencia de lo que pasó con el mall de Cencosud, la dirección de urbanismo de Providencia tomó cartas en el asunto antes que se iniciara la obra gruesa del proyecto. Patricio Herman celebra que “la misma dirección de urbanismo que se bajó los pantalones con el Costanera Center ahora se ponga las pilas. Lo único malo, es que la constructora se avivó y recurrió al Seremi de vivienda para que dirimiera el asunto”.

El permiso que necesita Socovesa para iniciar la construcción de su proyecto actualmente se encuentra objetado por el probable perjuicio al flujo vial que producirían las torres. El urbanista Jorge Abarca comenta que “la entrada en funcionamiento del Costanera Center provocaría taco en la parte oriente de providencia y estas torres harían lo suyo en la parte poniente. Considerando que Providencia ya está saturada, el resultado sería desastroso”.

De La Dehesa a La Florida

Los conflictos viales están llegando a lugares antes impensados. El reducido nivel de densidad poblacional de La Dehesa, por ejemplo, parecía asegurarles a los vecinos que nunca tendrían grandes tacos. Pero a finales de marzo, el Colegio Santiago College inauguró su nueva sede en La Dehesa. En el primer día de clases, se produjo un gigantesco taco en avenida Los Trapenses.

Está saturación tiene diversas explicaciones. Mientras el alcalde de Lo Barnechea, Felipe Guevara, declaró a La Tercera que “la congestión fue producto de una descoordinación”, el urbanista Jorge Abarca considera que hay una razón más de fondo. A su juicio “el aumento del parque automotriz se ha dado sin ningún control. Estableciéndose incluso como una necesidad en áreas casi sin cobertura del transporte público como La Dehesa”.

En La Florida se produce una gran congestión en el área cercana a Vicuña Mackenna con Américo Vespucio. Dicho taco se genera por la concentración de dos grandes malls en pocas cuadras: El Plaza Vespucio y el Paseo La Florida. Para Herman, la concentración excesiva de grandes centros comerciales obedece “a una política por la cual estamos pagando los platos rotos. Es una política en que lo único que importa son los intereses de los inversionistas, dejando de lado el bien común. Esto lo hicieron los gobiernos de la Concertación, que se autodenominan progresistas, pero fueron tan de derecha como el gobierno actual”.

Solución ¿O no?

Es un hecho que existen una serie de conflictos viales de Santiago. Pero ¿existirá alguna forma de solucionarlos? Todos los expertos parecen coincidir en que es posible, pero existen grandes diferencias respecto a la forma de solucionarlos. Para el alcalde Undurraga, las obras de mitigación serían la respuesta: “Existen una serie de obras que pueden resolver estos problemas, como ya se ha hecho en algunos sectores de Santiago. Una medida efectiva es convertir calles comunes en vías de alta velocidad, instalando también las pasarelas correspondientes para los peatones. Esto se hizo con gran éxito en Avenida Kennedy”.

Pero no todos están de acuerdo con que las mitigaciones son suficientes. Abarca considera que “El tema vial no tiene que enfocar en las mitigaciones de proyectos muy grandes como el costanera center o un mall cualquiera, porque las obras de mitigación privilegian al automóvil. Ese es un mal enfoque, porque lo que se tiene que incentivar es el transporte público”.

Herman apunta a que los conflictos viales no son temas meramente técnicos, sino que también tienen una arista política. En este sentido, el director de Salvemos la Ciudad comenta que “el gran causante de todos los problemas que tenemos en Santiago es el ministerio de la Vivienda, porque se ha negado a evaluar el impacto global de varios proyectos en una zona y ve cada proyecto en forma individual, minimizando el real impacto vial y ambiental que va a tener esa construcción. Eso no puede ser así, pero los políticos chilenos son muy serviles a los empresarios”.