Vía www.peru21.com.pe
Para no creerlo: Laura Bozzo confesó que se inyectó su propia sangre, además de Botox, para eliminar las arrugas de su rostro.

“No me gustan para nada las cirugías porque los cortes te dejan cara de momia o de sorpresa. A mí mejor que me pongan Botox y métodos alternativos, me gustan las cosas naturales. Esa técnica de la sangre siempre la hago en Perú con mi doctor Otto Cedrón”, contó la polémica conductora, de 60 años.

“A mí me gusta que se me vea de mi edad. Pero, como salgo en televisión, tengo que hacerme algún tratamiento que me refresque. Tampoco quiero parecer una jovencita de 20 aumentándome atrás y adelante”, agregó muy a su estilo.

De otro lado, Bozzo se mostró contenta por los resultados de su talk show en Chile. “Mi programa, que ahora se ve en Chile, lideró el rating y estoy feliz. En Estados Unidos, Bolivia y Venezuela también me va de maravillas. En Argentina y España se está negociando”.