Franco Parisi, el autodenominado “economista del pueblo”, volvió a demostrar su humildad, afirmando que sí el sale electo va a “hacer una mini revolución gobernando para las personas y no para los grupos de poder” y se definió como “hijo de vecino” pese a su buena situación económica.

Con respecto a su falta de apoyo partidario, Parisi usa su retórica para plantear que esa es realmente una ventaja. “El sistema de partidos está agotado. La gente se aburrió. En Chile, la estructura política es de cinco o seis familias, igual que la estructura económica. Eso es lo que hay que cambiar”.

En la última elección presidencial, Marco Enríquez Ominami generó una campaña independiente que obtuvo un alto porcentaje de votación pero que no llegó a la segunda vuelta. Parisi está convencido de que esta vez un candidato independiente puede ser presidente. “El padrón ha cambiado. Se incorporan 5,3 millones de electores y no se sabe cómo van a votar. Estos jóvenes pueden cambiar la forma de pensar de sus padres y sus abuelos”, señaló.

Respecto a la cobertura mediática, Parisi considera que estos han sido injustos con él pero está convencido de que Internet, Facebook y Twitter puede compensar la falta de respaldo mediático y partidista a su candidatura.

Una reciente encuesta otorgó a Parisi un respaldo del 10 por ciento. “Un extraordinario punto de partida”, según el economista. “Es que no sólo ha cambiado el universo electoral y los medios de difusión. La gente también está cansada de los partidos”, explicó.

Parisi recuerda que él criticó duramente a los responsables del fraude multimillonario en las tiendas La Polar que afectó a decenas de miles de consumidores y acudió a la región de Aysén, en el sur del Chile, a apoyar las protestas de pescadores y agricultores. “Si mi candidatura sigue creciendo, el monopolio de estos señores feudales de la política va a ser perforado con nuevos postulantes independientes” asegura Parisi, quién se considera a sí mismo un ejemplo empresarial.

Parisi no tiene problemas en admitir que ha votado por distintos sectores políticos, reconociendo que votó por Ricardo Lagos en 1999 y en 2006 apoyó a Sebastián Piñera. “Hay que tomar lo mejor de donde vega. La división entre izquierda, derecha y centro es completamente anacrónica”.

Sin miedo a caer en el populismo, Parisi dice que él va a “gobernar para las personas, y no para los grupos de poder”. Para esto, propone “hacer una gran reforma tributaria. Porque aquí, cuanto más altos ingresos tienes, menos pagas”. Ante las acusaciones que ha recibido de populismo, Parisi se defiende: “¿Populista yo? Si bajar las tasas de interés y hacer que los ricos paguen impuestos es populista, sí, lo soy”.