A un año de la tragedia de Juan Fernández, en que murieron los 21 ocupantes del CASA 212 de la FACh, el abogado Alfredo Morgado, representante de algunas de las familias de las víctimas, sostuvo que el principal avance en el proceso es que a la luz de informes y diligencias se ha podido establecer la verdad, “lo cual ha aportado con una cuota de paz para las familias”.

El sentimiento de los deudos, en general, es que las primeras declaraciones de la Fuerza Aérea (FACh) generaron aprensiones, motivo por el cual no confían y deciden hacerse parte de la investigación por medio de una estrategia jurídica “y el tiempo ha dado la razón”.

“En este año se ha establecido que hubo una cadena de errores y equivocaciones que no apuntan sólo a la tripulación del CASA 212 -pilotado por Juan Pablo Mallea y comandado por Carolina Fernández-, sino que además hay una serie de circunstancias que confluyen para que se haya dado este resultado fatal, las cuales tienen que ver principalmente con la falta de procedimientos esenciales en seguridad aeronáutica. En eso, la FACh tiene una responsabilidad como institución”, declaró el profesional.

Morgado argumentó que la FACh, con diez años viajando a la isla, debió establecer un protocolo, como lo tenían las compañías comerciales que vuelan a Juan Fernández, dadas las condiciones climáticas y geográficas complejas de la zona, sobre todo en lo que respecta al aterrizaje.

Se debieron considerar condiciones de mínimos de altura, circuitos de vuelo, las maniobras precisas que se debían realizar en determinadas circunstancias, a qué altura se debía volar en caso de complicaciones o descender al momento del aterrizaje. “Hoy sabemos que no se puede circundar el archipiélago a menos de 1.500 pies porque justamente en la zona del canal Santa Clara y de Punta O’Higgins se producen torbellinos y fuertes vientos descendentes, por ejemplo. Si hubieran existido estos procedimientos por parte de la FACh, claramente la tragedia no se habría producido”, aseguró Morgado, en base a los resultados establecidos en la investigación.

El ministro en visita Juan Cristóbal Mera, en sus indagaciones, determinó que la información meteorológica entregada a la tripulación no era concordante con lo que en realidad ocurrió. A ellos se les informa que había un rango de 25 nudos en la pista y los sectores circundantes, cuando en realidad se establece que superaba los 37 nudos, lo cual hacía mucho más peligroso el vuelo, por ejemplo.

RESPONSABILIDAD PENAL

“Nosotros, como representantes de las familias, estimamos que no sólo hay responsabilidades administrativas, sino que también las hay penales relacionadas con algunos altos mandos de la FACh”, dijo Morgado, pero el ministro Mera opina que no corresponde y ha desestimado la solicitud de declararlos inculpados, por lo que explicó que los tres profesionales que representan a las familias apelaron y esperan la resolución de la Corte Marcial.

Los abogados de los familiares de las víctimas piden que se procese por cuasi delito de homicidio al general de aviación y ex comandante en jefe de la V Brigada Aérea, Julio Frías Pistono; el coronel de Aviación y Jefe del Estado Mayor de la V Brigada Aérea, Aldo Carbone Frugone, y al ex comandante del Grupo Comando de Aviación número 8, teniente coronel César Pineda Troncoso.