Cuatro ex trabajadores de la planta de Agrosuper en Freirina cumplieron 10 días en huelga de hambre. Hace tres días dejaron de consumir líquidos en protesta por el cierre de la planta, que los dejó sin empleo.

Los trabajadores iniciaron las manifestaciones en la catedral de Vallenar, en señal de protesta por la pérdida de sus trabajos en diciembre pasado, exigiendo a las autoridades que se hagan cargo de los desempleados tras el cierre y que se reabra la planta.

La presidenta del sindicato, Patricia Ramírez, aseguró en Radio Cooperativa que es un problema “que compete tanto a las autoridades, al Gobierno, al obispo y a las instituciones de derechos humanos”. Además señalaron que los trabajadores en huelgan sufren diversos malestares como dolores abdominales, calambres e hipoglicemia.

La medida fue tomada por el sindicato luego de que la semana pasada se reunieran con la ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, para exigir, entre otras cosas, un plebiscito que definiera el curso de la planta, ya que para ellos, a pesar del daño medioambiental, era una fuente de trabajo segura y estable.