El actual jefe jurídico de la Asociación Chilena de Municipalidades, Juan Esteban Millalonco Díaz, demandó al diario El Mercurio para que borre todas las noticias relativas a un proceso por robo, lesiones y acuchillamiento a un carabinero, en el que se vio involucrado en Arica.

Así consta en la acción legal que interpuso en el 17º Juzgado Civil de Santiago, que a mediados de enero dio curso a la presentación, la que debiera ser notificada en las próximas semanas a Jonny Kulka, representante legal de el decano de la prensa nacional.

La historia de Millalonco se inició en mayo de 2008, cuando un carabinero lo sorprendió forcejeando con una mujer. Pensó que se trataba de una pelea de pareja, por lo que intentó arreglar la situación. Sin embargo, la afectada dijo que la estaban asaltando. Las cosas cambiaron de castaño a oscuro y en un confuso incidente, Millalonco habría asestado un cuchillazo al uniformado. El abogado arrancó en su auto hacia su hogar donde fue detenido por los efectivos policiales y pasó varias semanas detenido en el penal de Acha.

Se iniciaron entonces dos indagatorias. Una por la fiscalía militar y otra por el Ministerio Público. En esta última se llegó a un juicio oral, donde el tribunal sólo condenó a Millalonco por lesiones en contra de la mujer (cuya identidad nunca fue revelada) a 300 días de pena remitida, porque no se logró acreditar el “ánimo de lucro” en relación al supuesto robo.

Volviendo a la acción legal, Millalonco quiere que “La Estrella de Arica”, saque de internet las 19 crónicas que se publicaron cuando se desarrollaba la indagatoria. Asegura que su honra está en juego, ya que el robo del que fue imputado no se configuró ante la justicia, aún cuando fue acusado por la fiscalía del ilícito a través de una presentación formal.

Millalonco asegura que la existencia de las noticias en internet lo ponen en entredicho y afectan su vida privada y le provocan “una molestia síquica constante”, ya que se desempeña en el cargo antes aludido, como también en calidad de profesor universitario, por lo que teme que su nombre sea “gugleado” por sus alumnos y clientes y aparezcan dichos antecedentes.

Lea la demanda del Millalonco

Demanda contra Edwards