Hijo de Bachelet asegura que le preocupa que vean a su mamá como una salvadora y responde por los Lexus

El hijo de la ex Presidenta Michelle Bachelet, Sebastián Dávalos, concedió una entrevista a la Revista Qué Pasa donde analizó el escenario político y respondió a las críticas por su actividad empresarial.

Aseguró que espera que un eventual nuevo gobierno de la directora de ONU Mujeres “tenga la base más amplia posible, que tuviese voz la mayor cantidad de partidos, movimientos, ONGs y que se crease un mecanismo de participación ciudadana mucho más elaborado de lo que existe hoy. Que la gente no sólo se manifieste a través de las protestas, sino que hubiese una instancia para que participen en la elaboración de nuevas ideas y del programa. Me interesa un bloque amplio, que garantice gobernabilidad al país y que lo represente”.

Dávalos agregó que le da orgullo el aprecio hacia la ex Presidenta, pero destacó que “me preocupa que la gente la vea como una salvadora cuando es una persona común y corriente. Es una persona que está dedicada al servicio público, siempre lo ha estado, que le gusta mucho trabajar con la gente y que le gusta ver los resultados”.

También sostuvo que le ha perjudicado ser hijo de la ex jefa de Estado “porque nadie cree que uno trabaje como lo hacen todas las personas. En la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería (repartición a la que ingresó a fines de 2005) había gente a la que se les acercaban otras personas y lo primero que le preguntaban: “Oye, tú conoces al hijo de la Bachelet”. Sí, les decían. Y la segunda pregunta era: “¿Y trabaja o no hace nada?”. Todos creen que por ser hijo de la ex presidenta uno es flojo y que está echado para atrás”.

Además respondió a las críticas por haber llegado en diciembre en un automóvil Lexus al condominio de la ex presidenta Bachelet y dijo que “me llama la atención que eso llame la atención. Por eso, creo que da lo mismo en el auto que hubiese llegado esa tarde, igual hubiera generado comentarios. Si hubiese llegado en citroneta, quizás hubieran dicho: “Oye, que le va mal al hijo de Bachelet”. Lo del Lexus para mí es una anécdota. Me cuesta entender que le hayan dado toda la valoración que le dieron. El auto ni siquiera es mío, es de la empresa en la que trabajo. Yo no lo pagué. Son autos (los cuatro Lexus con un valor promedio de $27 millones) para uso de los directores y de los gerentes, nada más que eso, porque la empresa es una empresa de gestión, de negocios, que trabaja en inversiones”.

Sobre la labor específica que cumplen él y su esposa, Natalia Compagnon, a través de Caval Inversiones asesorando a figuras como Gonzalo Vial Concha, hijo del dueño de Agrosuper dijo que es “básicamente una consultora”. “Efectivamente, Natalia en algún momento le hizo una asesoría a Gonzalo Vial Concha y ellos tuvieron una muy buena relación profesional. Sobre la asesoría no te puedo responder, primero porque no tengo la claridad y segundo porque no tengo la facultad debido a cláusulas de confidencialidad en el contrato. De paso descartó que hubiera realizado algún lobby para conseguir los permisos de Freirina. “Caval Inversiones tiene un poco más de un año de antigüedad y los permisos en Freirina se deben haber gestionado con bastante antelación. Caval Inversiones no tiene nada que ver con Agrosuper y yo, Sebastián Dávalos, nunca he tenido nada que ver con Agrosuper, no conozco a Gonzalo Vial Vial y, es más, ni siquiera sabía dónde estaba ubicado Freirina en el mapa hasta que estalló el conflicto.

Comentarios