“Yo ya pasé a MEO hace mucho rato”. Las palabras de Franco Parisi en entrevista con CNN, el 16 de septiembre, reflejaban el momento más auspicioso para el candidato presidencial independiente, tras la publicación de la encuesta Ipsos, que le otorgaba un 13% de intención de voto, contra un 9% de Marco Enríquez-Ominami. A esos números los sucedieron varios estudios que pusieron al economista pisando los talones a Evelyn Matthei en la disputa del segundo lugar; y al progresista en un resignado cuarto puesto.

Pero el freno no tardó en llegar. La noche del domingo 20 de octubre, Matthei sacó toda la artillería para terminar abruptamente con la sensación de amenaza, acusando a Franco Parisi de apropiarse de $500 millones que correspondían al pago de cotizaciones a trabajadores de colegios de su administración. La estrategia funcionó: Matthei tomó el control de la agenda y se afirmó como la segunda opción en la carrera presidencial.

Pero hubo otro beneficiado por los golpes a Parisi, quien desde una posición más silenciosa está cosechando entre los destrozos de una batalla ajena. Es Marco Enríquez-Ominami, quien en la recta final se asoma como opción a quedarse con el tercer puesto de la elección, cerca de los dos dígitos y por delante de Parisi. Así lo advierten tanto en el comando de Matthei, como expertos electorales y datos de la encuesta CEP.

La encuesta publicada la semana pasada otorga varios datos esperanzadores para el ex diputado socialista, aun considerando que el sondeo fue realizado antes de que la imagen de Parisi se viera afectada por los dardos de la ex ministra del Trabajo. Considerando al 50% de los encuestados que señalan que votarán con toda seguridad, el progresista marca 8%, sobre el 7% de Parisi. La distancia aumenta a dos puntos cuando la pregunta va dirigida sólo a quienes votaron en las municipales del año pasado. MEO sólo está en desventaja con Parisi cuando se considera al 73% de quienes señalaron que probablemente votarán.

Sin embargo, es muy improbable que la participación llegue al 70%. Según Pepe Auth, el único experto electoral que predijo la baja votación de los comicios municipales, el 17 noviembre votará sólo el 58% del padrón.

Además, la encuesta CEP entrega otros datos que hacen previsible un incremento en el respaldo a Enríquez-Ominami, como que es el candidato que más subió en su aprobación (8%), contra el 5% de Parisi; o el 32% que le tiene confianza, ante el 20% que registra el ex rostro de La Red. Cuando se pregunta si el candidato está o no preparado para ser presidente, MEO obtiene el 30% contra el 18% de Parisi.

Por otro lado, es relevante que el 24% de los consultados señala que podría decidirse a votar por Enríquez-Ominami en la recta final, contra el 12% que dice lo mismo de Parisi. El decir, según la CEP el fenómeno Parisi nunca tuvo la envergadura que dieron encuestas menores.

Desde el comando de Evelyn Matthei, consideran que uno de los efectos colaterales de los dardos de la ex senadora hacia Parisi es el beneficio directo de MEO, a quien desde ya le dan el tercer lugar, en torno al 10%: “perfectamente puede ser un efecto colateral; porque lo que en definitiva está instalado, como conclusión de las acusaciones que hizo la candidata, es la sensación de haber desenmascarado a una persona. En ese sentido lo que hay como efecto electoral es que se desinfló el fenómeno Parisi y probablemente de ahí mucha gente que tenía simpatía por ese proyecto pudo haber saltado a Marco, si es que no estaban dispuestos a votar por las alianzas grandes”, señala Gonzalo Cornejo, ex alcalde y asesor de la candidata oficialista.

“A nosotros nos da la impresión de que en general en las mediciones hay una subvaloración de la votación de MEO. Creemos que está en más de los 7 puntos que se le da. Efectivamente si hay una conclusión clara producto de un análisis de lo que ha sucedido en las últimas semanas es que es muy probable que el tercer lugar lo obtenga MEO y no Parisi. Se desinfló ese atractivo que se sentía en el ambiente por esta novedad, que más bien era una persona con un pasado oscuro respecto al respeto a los trabajadores y con una inconsecuencia entre su discurso y su accionar privado”, agregan desde el bunker de “Un 7 para Chile”.

Sin embargo, el jefe de campaña de Franco Parisi, Dino Villegas, insiste en que “Marco quedó bastante atrás” y que los datos de la CEP hay que mirarlos con lupa: “Él nos sigue atacando, pero siempre el que está atrás ataca al grande, lo que nos parece normal. Nosotros miramos la muestra total de la encuesta CEP, porque en la otra claramente hay una distorsión hacia los candidatos que tuvieron candidato a alcalde. Por supuesto que en ese escenario va a caer nuestra votación”.

“Si los jóvenes deciden quedarse en la casa, Matthei pasa a segunda vuelta. A nosotros no nos interesa competir con Marco, porque no nos interesa el tercer lugar. Acá no hay medallas, acá pasas o no pasas”, asevera Villegas, según quien aún están muy cerca de Evelyn Matthei, pese a los ataques. Para el jefe de la campaña de Parisi, los efectos de la jugada de la abanderada aliancista “están por verse; algunas encuestas incluso nos dan que sumamos un par de puntos, otras que seguimos igual y otras que bajamos un par de puntos, pero en la tendencia afecta muy poco”.

Mirando al 2017

Según el experto electoral René Jofré (PPD), “en los debates de Anatel, MEO intentó meterse entre la pelea de Matthei con Parisi; eso sería coherente con la estrategia de adelantarse a Parisi. Pareciera haber una pelea cerrada entre Matthei, Parisi y Meo. Se dice que cuando Matthei atacó a Parisi esto le baja a Parisi; pero ojo que también le baja a Matthei y eso beneficia a Meo, que por eso se intentó meter entre medio en el debate. Yo creo que va a haber una pelea por el tercer lugar cerrada. Pero por lo que se ve en las encuestas hay una sensación ambiente de que Meo viene subiendo y Parisi va bajando”.

De acuerdo al analista, en la balanza también pesará la presencia del Partido Progresista: “en voto voluntario adquieren mucha importancia los partidos, la gente que tiene detrás otra gente. Y Parisi ni siquiera tiene candidatos a parlamentarios”.

¿Pero cuál es la importancia de salir tercero y no cuarto? El 2017. Jofré señala que “la apuesta que está haciendo él (MEO) es darse cuenta de que las posibilidades electorales son menores a 2009; y está tratando de consolidarse políticamente para 2017. Tiene más una meta de consolidación política que electoral, y para eso salir tercero le sirve. Para su estrategia es importante quedar como la segunda fuerza progresista después de Bachelet”.

El experto, que apuesta a que el ex díscolo debería andar cerca del 9%, vislumbra un futuro para Meo que “va a depender de la correlación de fuerzas que surja de esta elección”, y que en el mejor de los casos -aunque falta mucho tiempo-, lo posicionaría como una de las opciones del progresismo en 2017, junto con otros liderazgos como los de Carolina Tohá o Ricardo Lagos Weber.

Desde el comando del candidato que llegó al 20,14% en 2009, evalúan positivamente su actuación en los debates, y aseguran que están totalmente desplegados en la gira que recorrerá 15 regiones en 15 días, a la espera del mejor resultado en los comicios del domingo subsiguiente.

Jaime Parada, vocero de la candidatura, señala que “la caída de Parisi ha sido grande y nuestras ideas están mostrándose aún más, porque Marco -entre otras cosas- en la franja y los debates ha logrado instalar temas. Y lo que nos queda en estas dos semanas es terminar de consolidar eso para cautivar a las personas que son votos indecisos y blandos, porque hay un 24% que dice que estaría dispuesto a votar por Marco y hay que conquistarlo”.

Respecto a la disputa con Parisi, Parada agrega que “se dio vuelta la tortilla. Marco estuvo ‘escondido’ no porque él quisiera, sino porque estaba invisibilizado por la pelea entre Matthei y Parisi. Eso finalmente decantó en que Parisi hoy está bastante fuera de la órbita de los medios, precisamente porque no le conviene aparecer, porque cada vez que aparece se le cuestiona. Por eso se resta, y al restarse la gente se da cuenta de quién es quién. El es un tipo cuñero de derecha y Marco es un candidato con contenido”.

Aunque en el comando no se dan “por delante de nadie” hasta el 17 de noviembre y aseguran que llegarán a la segunda vuelta, adelantan que seguirán “más que nunca” siendo un proyecto político activo, pensando en 2017. “Marco hoy se ha transformado en un referente nacional, porque las grandes coaliciones por primera vez fueron puestas en jaque por alguien lo suficientemente crítico pero también aportativo. Marco es una figura nacional. Y el partido si bien no se articula en torno a la figura de Marco, él es nuestro líder natural”.