FOTOS: ALEJANDRO OLIVARES

Ayer se cumplió un año que está fuera de la alcaldía, ¿qué ha hecho en todo este tiempo?
-Me he dedicado a la compra y venta de casas, de terrenos y me ha ido bien. Cae una al mes, de repente dos o de repente ninguna, pero así me mantengo. Estoy administrando un fundo de un gran amigo y en eso me bato.

¿Todavía sigue regalando lucas?
-Sí, poh. Yo quedé bautizado como el de la luca y el Farkas piojento. Todavía recuerdo los viernes cuando se juntaban en la municipalidad entre 120 y 200 curaditos. Y hacían fila para darle una luca. Pero no era solamente la luca. Todo el mundo decía que era una luca para ir a puro tomar. Pero no.

¿Y para qué era esa luca?
-Yo tenía un amigo que tiene un restorán que se llama El Sureño. Un día me dice “Antonio, ¿y estos viejitos qué hacen con la luca?”. “Si pueden comer, comen”, le dije. “¿Cómo te puedo ayudar?”. Le dije “saquemos la cuenta, ¿cuánto te sale un plato de porotos con tallarines, con una chuleta de chancho, un pan y una cañita de vino?”. Sacó la cuenta y me dijo “unos mil 400 pesos”. “Ya, pone el resto tú”, “Ya, espectacular, mándamelos todos pa’ allá”. Y así fue. Entonces, le pasaba la luca y marchaban a su local. A lo mejor él perdía plata, pero la gente lo amaba. Le voy a contar una anécdota que le va a gustar. ¿Quiere que se la cuente?

Cuéntemela…
-Un día se me ocurrió que por qué chucha no podría ayudarlos. Me gané una tripleta en el Hipodrómo Chile de siete millones de pesos, un rajazo, y me pongo a pensar por qué no podría llevar a los viejitos curaditos a comer a las Parrilladas Argentinas. Hablé con el dueño y me hizo un descuento. Al final, me salió un millón y medio. Hablé con una funcionaria, una cabra bonita, y la dejé invitada con otras más. Le dije que fueran a la comida con minifalda. ¿Y para qué? Para que cuando estuvieran allá, bailaran con los curaos y la orquesta que les iba a llevar. Contraté a la Malena, la señora del Manolo Palma, que canta re lindo. Contraté dos buses y todos pa’ allá. Entramos y los gallos no la podían creer. Todos sentados y les dije “no se pongan a pelear, por favor”. Porque son re buenos pa’ pelear entre ellos. Les dije “chiquillos, qué se quieren servir”. “¡Vino, vino!”. “Espérense un poco. Tenemos pisco sour, vaina y menta, qué quieren de entrada”. “¡Vino, vino!”. “Puta, no sean hueones, si de vino tenemos reservadas 130 botellas”. Empieza a llegar la parrillada y los cacho que pocos comían: ¡se estaban metiendo la carne en los bolsillos! Fue algo tan lindo. Y bailaron con las chiquillas que andaban con minifaldas y los que no, las miraban por detrás diciendo “mijitas ricas”. Es una de las acciones más lindas que he hecho. Las cabras quedaron más cansadas que la cresta porque todos querían bailar con ellas. Querían bailar apretaditos, más calientes los hueones, planchaban con la mano, calcule lo caliente ja,ja,ja.

¿Cómo lo hace ahora que no tiene su sueldo como alcalde?
-¡Ay, sufro, sufro! Bueno, con lo que trabajo, les doy. Ayer vino una señora de La Granja a mi casa y como pudimos le hicimos una bolsa de mercadería con un kilo de arroz, uno de azúcar, y mi señora le hizo un sandwich de queso con tomate. Y quedé feliz. A todo el mundo le decía que tenía un sueldo de cinco millones de pesos y que de esos cinco millones, sacaba un 40% para regalarlo a los pobres.

¿Y no juntó plata cuando era alcalde?
-No, no, no soy de juntar plata. Toda la vida la he regalado. Si yo boxeando gané muuucha plaaata. Yo calculo que gané unos siete millones de dólares.

¿Y qué hizo con esos siete millones de dólares?
-¡Los regalé todo, poh! Toda mi vida he regalado la plata.

¿No se dio lujos?
-Ningún lujo me he dado todavía. Mi único lujo es estar sano.

¿Su esposa qué le dice por dar su plata?
-Me reta, porque ahora se nos achicó mucho el billete y la verdad de las cosas que después de ganar un sueldo bueno, uno queda prácticamente pato, porque esa es la verdad y no voy a mentir, no tengo quien me ayude, nadie nadie.

CANDIDATURA

Usted iba a ser candidato a diputado por RN, pero no lo fue. ¿Qué pasó?
-Jamás pensé en ser candidato a diputado. A mí el partido me lo propuso. Y fui clarito con ellos. Les dije no tengo plata, de dónde voy a sacarla, porque una campaña a diputado mínimo son cien millones de pesos. Y les manifesté que si se ponían con las lucas, sería el próximo diputado, porque a todos -partiendo por la comunista- yo les ganaba. Y la verdad de las cosas, es que el partido me dejó botado. Sí, me dejó botado, botado, botado. Cero ayuda. Estoy muy sentido con el partido. No le voy a mentirle; soy de las personas que dicen la verdad. Todos me dejaron botado. Yo encuentro que los de RN fueron maricones. Incluso, yo tenía amigos en el partido, como Félix Viveros, que por muchos años fue secretario del partido, y jamás me llamó.

¿Por qué lo dejaron botado?
-¡Por las lucas! ¡Por hocicón! O, como pasa en Chile, que si una persona no sirve, la desechan. Pero a lo mejor no tengo plata, pero puta que tengo votos. Usted no se imagina cómo me quiere la gente en la calle. Es cosa de que salgamos.

Pero perdió la alcaldía. La gente de la que habla no votó por usted…
-¡Es que la gente no fue a votar, nomás!

¿Por qué no fueron a votar por usted?
-La gente no está acostumbrada a hacer cosas voluntarias, aquí la Concertación hizo algo que venía estudiando hace tres años, que era botar Providencia, Independencia y Santiago. Entonces, juntaron votos de todos lados y los inscribieron en las comunas respectivas, porque esa era la única manera de sacarnos. Y lo otro que me perjudicó fue haber salido en caravana de autos antes de la elección. Éramos como 800 autos. La gente debe haber pensado, para qué voy a ir a votar si éste de seguro tiene ganada la elección.

¿No le habrá jugado en contra que diera plata a la gente o el que mezclara la política con la religión?
-Todo eso me jugó en contra. Los otros candidatos lo utilizaron en contra mío. Pero no creo que lo de los carteles de Cristo me haya jugado en contra. A lo mejor podría ser porque que la gente ya no cree en Dios, hay una falta de fe tremenda, a lo mejor exagero un poco, pero lo cristiano no me lo quitará nadie.

Hay gente que lo criticaba por su mala gestión en el municipio…
-Qué mala gestión, de adónde, pregúntele a la gente, haga una encuesta… La gente me pide.

¿Por qué perdió la derecha las alcaldías de Santiago, Recoleta e Independencia?
-Bueno, en Recoleta es fácil porque presentaron a dos giles de derecha y había que presentar a uno solo. A la hora que presentan uno, jamás gana la izquierda.

La única que va quedando en su sector, es Vicky Barahona
-La encuentro bien.

Hay un video en el que usted se ríe del eslogan de la comuna diciendo que “Renca la lleva, la lleva llena de mierda”.
-Lo dije por la basura, pero ella ha hecho una buena gestión. Me cae bien. Es una muy buena mujer.

Ella estuvo metida en cahuines amorosos
-Jejeje, bueno, todos tenemos tejado de vidrio de una u otra manera …Yo, gracias a Dios, ni porque sea homosexual ni ladrón. En lo demás, soy tejado de vidrio. ¿Sabe qué? Le voy a decir la firme del por qué me dejaron botado. Todos los de derecha me dejaron botado por ser pinochetista. Porque lo dije en la tele “soy pinochetista y qué”. Me acuerdo que me preguntaron ¿usted votó por el SI? “¡Sí! Y soy pinochetista y qué”. Me dejaron todos, todos, todos botado, botado. Yo toda mi vida he sido pinochetista y no me avergüenzo. Más de una oportunidad alguien me dijo que por favor no siguiera hablando de Pinochet.

¿Quién le dijo?
-Para qué me voy a quemarme más. No quiero tener más problemas. En el partido llevo más de 20 años y no pienso cambiarme nunca.

SUPERMAN

¿Por qué ahora la derecha se avergüenza de Pinochet?
-Hay mucho hipócrita en la derecha que niega a mi general Pinochet. Es como lo que pasó con Jesús. Lo negaban, porque tenían miedo de que los mataran y lo mismo pasa ahora con mi general Pinochet que ahora todo el mundo lo está negando. No se olvide que los ministros, esos que tanto le chuparon la sangre y a los que tanto mi general defendió, ahora están escondidos y pidiendo perdón. ¡¿Perdón de qué, de qué?! Si no fuera por mi general Pinochet, ¿este país qué sería? Estaríamos peor que Cuba.

Usted decía que Chadwick era uno de los que le había chupado las patas a su general
-Sí. Al Chadwick lo tenía como una gran persona, pero cuando dijo que jamás se imaginó una cosa así, que estaba arrepentido y que pedía perdón, para mí dejó de ser el señor Chadwick.

¿Y en qué se transformó el señor Chadwick?
-En uno más de los que está pidiendo perdón y que son hipócritas. En el fondo son pinochetistas en la casa, pero ponen las patitas afuera y dejan de serlo. Eso es ser hipócrita. Uno tiene que ser igual en todas partes. A mí, claro, de repente los que odian a mi general Pinochet me ven en la calle y me echan cualquier cantidad de garabatos, pero me hago el tonto. No les doy bola y no peleo con nadie. Pero prefiero no ser hipócrita, ser igual en todas partes y defender a mi general siempre. Siempre he sido pinochetista. Mire la pared. Estuve 16 años en la municipalidad y en todos esos años estaba esa foto en mi oficina (muestra una foto donde sale dándole la mano a Pinochet). ¡Nunca la saqué! O sea, no soy hipócrita.

Usted era amigo de Pinochet.¿Cómo se conocieron?
-Él era mi admirador número uno que tenía en el boxeo. Le encantaba como yo boxeaba, porque yo boxeaba muy lindo. Me decía “Antonio, tú boxeas muy lindo” (imita la voz de Pinocho).

¿Le enseñó a boxear?
-Bueno, travesuras. Fuimos amigo de toda la vida. Era un hombre muy simpático, bueno pal’ chiste, tampoco se hacía el cartucho. Era como era. Yo le decía las cosas al pan, pan; vino, vino. Y él también. Conversábamos de boxeo, de la vida. Era una persona buena. Estoy seguro que mi general Pinochet nunca mandó a matar a nadie. Fueron los mandos medios los que se mandaron todas esas cagadas. Porque tampoco estoy de acuerdo con que alguien mate a otra persona por ideas políticas.

Pero ellos estaban al mando del general…
-Sí, pero en la misma municipalidad yo era el alcalde y abajo habían hueones que vendían licencias de conducir y yo no sabía. ¿Cómo iba a saber todo lo que estaba pasando en la municipalidad y menos en un país?

Piñera dijo que había cómplices pasivos dentro de la derecha
-¿Sabe qué? En estos momentos, al presidente Piñera no le creo nada, ni lo que reza. Lo que hizo ahora con la Evelyn, de decir cosas que estaban de más, no corresponde. Está muy malo. Decir que la Evelyn había dicho que había votado por el Sí, que lo encontró malo, no. A Piñera no le creo nada.

¿Qué le pareció que cerrara el Penal Cordillera?
-Malo, malo. ¿Por qué Lagos, que es un extremista de izquierda, lo mandó hacer? ¿Por qué la señora Bachelet nunca se pronunció para cerrarlo? ¿Y por qué éste sí? Por tratar de dárselas de Tarzán, de salvador, ¡de hipócrita! Y empezar a castigar a viejos de setenta, ochenta años, ¿para qué? ¿Para creerse Superman? Si a Piñera no le alcanza ni para la Mujer Maravilla, poh.

¿Por qué ya no le compra nada a Piñera? Se lo pregunto porque ustedes eran amigos…
-Hubo un tiempo en que estuvimos amigos, trabajé en su campaña, voté por él. Incluso, aquí sacó un 53% y mire -escuche bien porque sé que él la va a leer y ojalá la lea para que sea un poquito agradecido- él perdió en Santiago, Renca, Recoleta, Conchalí, Huechuraba, Colina, pero aquí en Independencia ganó con un 53%, la misma votación que saqué en la elección anterior. Me las jugué por él y hoy gracias a él estoy sin pega, porque él sacó esa ley huevona, estúpida, del voto voluntario. Todos los países sub desarrollados, el voto es obligatorio. Es lo mismo que pasó con el servicio militar voluntario. Puta, si ahora vamos a pelear con Bolivia, vamos a tener tres soldados y nos van a sacar la cresta.

¿Cuándo dejó de creerle a Piñera?
-En el momento en que empezó a hacer cosas muy populistas. Soy un convencido que Piñera le tiene miedo a la izquierda. Le tiene terror. Ahora quiere terminar con el Binominal. Oiga, se lo voy a decir care’ palo: a la hora que se termina el binominal, nos van hacer mierda a los de la derecha. Así que no sean hueones los diputados y senadores de derecha.

A la hora que le dan la pasada con eso, estamos cagados.
Carlos Larraín presentó un proyecto para cambiar el Binominal.
-Puta, es que no pueden ser más hueones. ¡Es que no lo hagan, es que no lo hagan, porque vamos a perder! No sean giles.

LOS GAYS Y PERUANOS

Si iba de candidato, le iban a tocar primarias con Valentina Verbal (historiadora transgénero). Para usted habría sido terrible competir con ella…
-No, ¿pero por qué? Al correr del tiempo uno va cambiando de opinión… En lo que no voy a cambiar nunca, es en la idea de que el matrimonio es entre un hombre y una mujer. Nada más. Porque la Biblia lo dice bien claro: Dios trajo a Adán a la tierra y lo vio tan solito que le puso a una mujer al lado.

Usted dice que ha cambiado su manera de pensar. ¿En qué ha cambiado?
-Puedo tener un par de amigos que pueden ser homosexuales, pero que no me gusta, no me gusta. No me gusta que se anden exhibiendo, ver dos mujeres besándose en la calle como sacando pica, un hombre vestido de mujer, eso no. Pero que cada cual haga lo que quiera con su vida. En eso cambié. Pero ellos tendrán que dar cuenta ante Dios, nomás.

Hace unos días se condenó a los asesinos de Daniel Zamudio
-Deberían haberlos condenado a todos cadena perpetua. Uno no puede quitarle la vida a nadie. Ya les guste esto o no, sean homosexuales o no, no pueden hacerlo.

Usted también criticaba a los peruanos que llegaban a su comuna.
-Usted ve que estamos llenos de peruanos y de negros. Y, puta, llegan puros peruanos pobres. Que no aportan en nada a la comuna. No son como los chinos, que vienen con capital.

Usted decía que eran de cuarta categoría…
-No me acuerdo que haya dicho eso, pero hay de todo en la viña del señor, igual hay peruanos súper trabajadores.

¿Y nunca le ha dicho nada un peruano por sus comentarios?
-No, al contrario me quieren harto. Le di trabajo a todos. Yo tenía más de 180 peruanos trabajando ya sea en carros, quioscos o ferias libres.

INDEPENDENCIA Y EL CUCO

¿Cómo ha visto su comuna con el actual alcalde? Usted dijo que con él, Independencia se iría a la mierda. ¿Se ha ido a la mierda?
-Yo creo que sí. Todo lo que ha inaugurado el alcalde Durán, lo hice yo. Y le digo: el estadio Villa Río, el más lindo que tiene Chile, yo lo gestioné, yo lo saqué… las pavimentaciones en la calle Coronel Alvarado, que se está haciendo hoy, todo fue gestión mía. Hasta el momento no hay nada en la comuna que haya hecho este gobierno municipal.

Y en Independencia, ¿está instalado el cuco?
-No. Entiéndame, la gente no me entendió lo que yo dije. Cuando le dije a la galla ésta que se la iba a llevar el cuco, fue porque empezó una entrevista criticándome todos los letreros que yo tenía de Dios en la calle. Y yo la caché, que no creía en Dios, entonces, le dije “parece que no cree en Dios, que es atea, si es así se le va llevar el cuco”. Así fue.

¿Cómo es el cuco?
-Es el diablo, poh. Cómo usted que estudió periodismo no va a saber cómo es el cuco. El cuco es el diablo. Y el diablo es malo. Y el cuco es malo, está al otro lado mío.

¿El cuco también es la izquierda?
-Es todo aquel que no cree en Dios.

¿Bachelet, que no cree en dios, es el cuco?
-Bueno, ella no cree en Dios, así que es el cuco. Lagos tampoco cree en Dios. Y los miles y miles y miles que no creen en Dios, son todos unos cucos.

¿Quién más vendría siendo el cuco? ¿Longueira por lo fantasmal?
-Longueira es un hombre muy bueno. Lo enfermó la política. Es demasiado bueno. Y es uno de los pocos fieles a mi general Pinochet. Los demás, todos tortugas, han escondido la cabeza.

¿Y Larraín por lo feo?
-Nooo, puta, yo he visto hombres más feos que él y mujeres bien feas. Si el cuco es el malo de adentro. En Chile hay mucho cuco, mucho malo de adentro.

¿Dónde están metidos? ¿En la política, son empresarios?
-En los empresarios porque cuando el empresario tiene plata ya no cree en Dios y no cree en nada. Un ejemplo bueno es el Farkas, un gallo bueno, un ángel de Dios y sé que Dios ya le debe tener su departamento guardado en el cielo. Y eso publíquelo. En una de esas, puta, me ayuda ja, ja, ja.

EL CHAVO

¿Volvería a candidatearse?
-Si el pueblo lo pide y vienen 20 mil personas, soy candidato, si no me sigo tirando las hueas. A mí me gusta ayudar a la gente. Y le voy a decir de puro picado, concejal no, porque ya fui concejal y los concejales valen callampa, no pesan nada. Y yo, cuando era concejal, no pesaba nada.

Usted dijo alguna vez que los políticos eran los hueones más flojos que existían.
-Pero nómbreme un político que trabaje, poh. A usted la desafío. No se le va a ocurrir nunca. Pillar un político que trabaje es más difícil que peñizcar un vidrio.

¿Qué hubiese hecho como diputado?
-Hubiese dejado la cagada en la Cámara de diputados. Ni le cuento qué habría hecho, mejor me abstengo, prefiero pasar como diría la Bachelet. Es que no sirvo para eso. Yo sirvo para alcalde y nada más.

¿Vio los debates?
-No. Prefiero ver el Chavo del Ocho. Los debates son una mieeeerda, una mieeerrrda. Todos se quieren agredir, quieren joderse, no, prefiero ver el Chavo del Ocho. No pierdo mi tiempo.

Usted apoya a Allamand.
-Sí, por supuesto. Como no miento, le digo que tenía tres candidatos en mi lista: Pablo Longueira, Andrés Allamand y Evelyn Matthei. Ninguno más, pero ninguno más.

A varios de RN no le gustaba Matthei como candidata
-Claro, eso no hay ninguna duda. A mí me encantaba Allamand como candidato. Era el mejor candidato

¿Para ganarle a Bachelet?
-No sé si tanto así, pero creo que la Evelyn-de mujer a mujer- le puede ganar a la Bachelet. Y tengo la esperanza en Dios de que gane.

Las encuestas no la favorecen en nada
-No se olvide que las encuestas me daban el 80% y la gente no fue a votar porque se confiaron.

¿Y Parisi qué le parece?
-No tiene ningún brillo. Es más fome que un choque de globos. Habla mucho y tiene muchas yayas. Uno para hablar tiene que estar con el tejado más o menos limpio. No le creo nada. ¿Sabe qué? Le digo en nombre de Dios que le creo a Evelyn Matthei: ella sabe lo que pasó en Chile, lo que no pasó en Chile. Y es una mujer que tiene su futuro asegurado, no se va a morir nunca de hambre y es una mujer que quiere ser presidenta de Chile para ayudar a Chile.

El 45 Y LA BOQUITA

Usted una vez dijo que las mujeres lindas eran todas huevonas…
-No, eso es mentira, rotundamente una mentira. Soy un defensor de la mujer. Eso fue un montaje que me hicieron en la campaña política el hueón maricón de Copano, porque este alcalde actual le pagó para que hiciera eso… Fue un montaje, yo jamás habría dicho eso.

Pero lo dijo…
-No, nunca lo he dicho.

Lo dijo en pantalla…
-Para mí lo más rico, lo más hermoso, lo más lindo del mundo es la mujer. Le voy a contar tal como fue: estábamos hablando de la flaca, que me cae súper bien, la Adriana Barrientos. Y lo que pasa es que dije que esa cabra era bonita, pero media huevona. ¿Y dije alguna mentira? Porque estamos claro que la Barrientos es bonita pero huevona. Y que yo había dicho que todas las mujeres eran huevonas, no. La mujer es más inteligente que el hombre. La mujer caga cuando quiere al hombre. Y el hombre caga una vez a la mujer y lo pillan altiro.

¿A usted se lo han cagado muchas veces?
-Ya voy en mi tercer matrimonio. Ahora, si me han cagado, la venganza no es mía, es de Dios. Pero así como me cagaban, yo también me las cagaba, ja, ja, ja. Si yo era encachado. Si yo era el Alain Delon del boxeo. Y no es hueveo. Si cada uno tiene sus méritos. En esa foto que usted ve, calzaba 45. Si lo de la boquita tampoco es mentira.

¿Qué cosa no es mentira?
-Que cuando la mujer tiene la boquita grande, es porque el otro también la tiene muy grande ja, ja, ja.

La Patty Maldonado tiene la boca grande…
-A la Patty Maldonado hay que entrarle con ski, si no se va cagando pa dentro ja,ja,ja. Y lo de la pata también es verdad. Eso del 45 pregúntale a mi señora si es verdad o no. O le muestro la silla de ruedas que tengo adentro… Cuando tenemos sexo, tres días tiene que andar en silla de ruedas ja, ja, ja. Más encima tengo la pata grande y ancha, así que calcúlate. Sí es verdad. No es mito.

Qué cachiporro…
-No, porque muchas veces te juega en contra. Las mujeres tienen su cosita y a veces le duele. Y el hombre es bruteque. No ve que el dicho ese de que sólo la puntita, estái hueón, con todo pum pa dentro ja,ja,ja. Muchos dicen chiquitito pero juguetón, eso es mentira.

¿Toma viagra?
-No, gracias a Dios no. Y cuando era boxeador, tomé mucha vitamina.

Cuando era boxeador, ¿iba al matadero a tomar jugo de nuca?
-Sí, tomé siete veces jugo de nuca. Y mil 800 veces tomé sangre de toro.

El jugo de nuca dicen que es mejor que el viagra
-Más que un viagra. Yo la dejaba en silla de ruedas. Pero tomé siete veces jugo de nuca. No más, porque era muy fuerte, además que el sabor es malo, es como el aceite rancio, malo, asqueroso.

EL MUERTITO

Mucho antes de ser alcalde, usted trabajo como chofer del diario La Tercera
-Tuve el honor de trabajar 14 años con los mejores periodistas que ha habido en la historia: Mister Huifa, Julio Martínez, Sergio Livingstone, Rubén Adrián Valenzuela. Mire, lo que voy a contarle, en ese tiempo yo era boxeador y usaba tacos, así unos tacos de grandes.

¿Tacos, tacos?
-O sea, me mandé hacer unos tacos para unas botas, para que quede claro y no quedar como mamá ja,ja,ja. Bueno, dentro de esa bota metía la cámara fotográfica.

Ah, usted reporteaba…
-¡Por supuesto! Hice de todas, hasta de muerto.

¿Cómo?
-Una vez que atropellaron a un hueón en la rotonda de Vicuña Mackenna, nosotros llegamos atrasados y ya se habían llevado al muerto que era más o menos importante. Nunca me voy a olvidar que el guatón Osvaldo Navas, periodista policial, me dice “cabezón, hazte el muerto voh”, “estái más hueón”, “sipo”, “ya, listo”. Me puse en el suelo, me taparon con diarios y solo me dejaron los dedos afuera. Y al otro día en primera página. Y no fue la única vez. Después me hice de muerto en el mismo auto de un taxista en Cerro Navia que habían matado con puñaladas por la espalda. Chuta, esa vez también llegamos atrasados. Y me subieron arriba del auto. Yo andaba de blanco entero, porque me gustaba vestirme de blanco, y andaba con el Mario Riveros que murió y me dice “mijito, mijito, háceme una gauchá”, “qué” “súbete al asiento y te hacís el muerto”. Le hago caso, me sacan la foto y el asiento había quedado lleno de sangre… chucha, tuve que botar toda la ropa, pero también salí en la primera página de los diarios.

Pero esa fue al menos bien realista
-Ja,ja,ja. Sí poh, me anduvieron cagando los hueones. La foto fue impactante.

¿Le hubiese gustado ser periodista?
-Sí. Habría sido periodista policial, donde está la papa, porque el espectáculo es más fome que un choque de globos.
No tiene ningún brillo.

¿Cuándo fue su última pelea como boxeador?
-El 14 de septiembre de 1982 en Londres. En Wimbledon, poh. Si no está hablando con cualquier hueón. Y ese estadio hace 18 mil personas. Cuando peleé con Tomy Simpson ese estadio estaba repleto. Esa fue la última. Le di tres glorias a Dios y prometí no pelear más.

¿Y nunca más peleó después?
-Sí. Le he pegado a hartos delincuentes en la calle. Le saco la chucha a combos defendiendo a viejitas. Hace unos tres meses atrás, en la calle J.J. Vial salí a comprar y habían unos cabros culiaos, como de 20 años, cogoteando a un viejito. Y les saqué la chucha. A puros combos en la cabeza, porque se van cortados y después a la zapatería. A los delincuentes los zapateo. La última vez, fue cuando un hueón le había robado la bicicleta al dueño de un kiosco. Lo seguí y lo pillé en avenida Francia, en la calle del Cementerio. Y el hueón era grandote y le saqué la chucha… Tanto que no sé dónde estará ese hueón ahora. ¿En qué cementerio habrá quedado?

Usted siempre dice que es choro. ¿Cómo ve a los choros de ahora?
-Yo soy choro, no soy hueón, no soy pavo, me le paro a cualquiera. Siií, poh. Es que me crié en un barrio muy pobre en el sector de Reina María, donde en ese tiempo habían puros choros, puros hueones malos. Por ejemplo, estaba el Cochelelé, el Satanás- calcule como sería de malo pa que le digan Satanás- el Coco Seco, el Alan Guacho. Todos malos y me crié con ellos. Pero sufrí mucho, trabajé en la ferias libres con mi padre desde chico: vendíamos guatitas, cordero, todo lo que era panita. Y nos iba bien gracias a Dios. Ahora hay puros giles. Antes los choros eran buenos, porque no robaban en su barrio. Ahora los hueones parten robando en su barrio; son giles, son domésticos. El barrio de uno no hay que tocarlo, porque es intocable. Incluso, si vienen patos malos, a esos hay que echarlos. Pero ahora son longuis, hueones, pura delincuencia mala. Roban por nada, matan por nada.

¿Y acá en su casa cómo se cuida de la delincuencia?
-Mire, yo estoy enrejado entero. Y si llegaran a entrar, yo tengo una pistola.

¿Qué tipo de pistola?
-Lo único que puedo decirle es que es semi automática y que la compré hace más de diez años. Yo tengo prometido que el hueón que se meta a robar, lo voy a matar aquí dentro. Si se meten cinco, los voy a matar a los cinco. Creo mucho en Dios; es lo más grande que hay en la vida, es mi todo, pero si alguien me va a hacer daño, no tengo contemplaciones con esos delincuentes.

Se cree que los boxeadores cuando dejan de pelear se vuelven locos…
-Algunos, sí. La secuela que tengo son las costillas quebradas por un derechazo de la muerte y me lo pegó Hugo Pastor Córdova, campeón del mundo, faltando cinco segundos para terminar el segundo round… y peleamos doce, o sea, que peleé diez round con las costillas quebradas. Estuve diez meses durmiendo en la silla de playa para que se me soldaran. Y esta otra me la quebró entrenando un negro reculiao (muestra una costilla del lado derecho). Pero de arriba, bueno ahora usted fue la doctora, la siquiatra, que me interrogó y será usted quien tendrá que decir si éste está hueón o no.

Usted peleó en Holanda. ¿Cómo llegó allá?
-Me llevó mi hermano mayor, Pablo Garrido, que cuando arrancó se fue de asilado político a Holanda, porque él es comunista comunista a cagarse, él era presidente del Mapu en la época del golpe militar. Y me llevó para allá. De hecho, allá hasta defendí los colores de la bandera holandesa. La gente me quería.

¿Y visitó el barrio rojo?
-Sí, pero iba a vitrinear nomás

Vitrinear le llaman ahora…
-En serio. Habían chinas, de la India, sudamericanas, de todos los países, porque estaban en vitrina y tenían sus cositas…Nunca me voy a olvidarme que había una fila de cinco hueones esperando. Chucha, yo pregunto qué está esperando esta gente. “Están esperando que termine la cachita para meterse con la mina”. Puta, cómo sería de rica la mina que estaban esperando.

¿Y usted hizo la fila?
-No, si le digo que pasaba vitrineando nomás. Porque le cuento, que como boxeador de elite, habían meses en que no tenía sexo. Porque el sexo ataca acá, a la cabeza, no lo deja concentrarse y así es como te pegan después.

¿Nunca pensó poner un barrio rojo en Independencia?
-No, no se me pasó ni por la mente.

Lavín era de esa idea…
-A Lavín yo lo tengo por hueón. Además que me gustaría que la Matthei se operara de él, porque Lavín es como perdedor y yeta. Trae mala suerte. A Lavín no le compro nada.

A usted tampoco le gusta Golborne. Usted dijo que era una muñeca de guagua.
-Para presidente no me gustaba. Muy populista. Esa hueá que decía que venía de Maipú y que había salido de la pobreza, esa hueá era más falsa que billete de mil 500 pesos. No, no. Está bueno de mentira y de políticos mentirosos. Al que yo le creo es a Pablo Longueira, a Andrés Allamand, que para mí son los dos más grandes políticos que hay en Chile.

¿Y Carlos Larraín?
-Una buena persona. El siempre me defendía cuando me mandaba cagazos. Cagá que me mandaba, salía a defenderme, por eso lo quiero y admiro.